Debate demócrata: moderados y progresistas chocan por salud y migración
"Las promesas imposibles harán que Trump salga reelegido", sostuvo el excongresista John Delaney al criticar las propuestas de los senadores más progresistas Elizabeth Warren y Bernie Sanders

Durante la primera ronda del segundo debate demócrata, los ataques se centraron en los liberales mejor posicionados en las encuestas: Bernie Sanders y Elizabeth Warren, quienes rebatieron los ataques de los precandidatos moderados.

Aunque los precandidatos chocaron en temas como migración y cambio climático, la discusión sobre el seguro médico universal provocó buena parte del enfrentamiento.

“Tenemos una elección, podemos tomar el camino por el que los senadores Sanders y Warren quieren llevarnos, que son malas políticas como la de ‘Medicare’ para todos, todo gratis y promesas imposibles que desconectarán a los votantes independientes y harán que Trump salga reelegido, como le pasó a [George] McGovern, [Walter] Mondale, [Michael] Dukakis”, advirtió el excongresista por Maryland, John Delaney.

“O podemos nominar a alguien con nuevas ideas para crear salud universal para cada estadounidense, con elección, alguien que quiere unir el país y crear empleos en todas partes. Y que entonces ganemos la Casa Blanca”, agregó.

Medicare es el programa de atención médica gestionado por el gobierno que cubre a los estadounidenses mayores de 65 años y se financia con fondos públicos.

“Defendamos la política correcta”, dijo el alcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg, quien junto con los aspirantes “moderados” ha respaldado una política liberal de atención médica más modesta que la que defienden Sanders, Warren y el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio.

La sanidad es un derecho humano, no un privilegio”, dijo el senador por Vermont, Sanders, al defender ‘Medicare para todos’, un plan de salud que propone expandir la cobertura a más que sólo estadounidenses mayores de 65 años.

“Ahora tenemos un sistema disfuncional, con 87 millones de personas sin cobertura o con baja cobertura, 500 mil estadounidenses en bancarrota cada año por las facturas médicas”, sostuvo.

En la misma línea, Warren defendió que ya habían probado el sistema mixto, con Medicare, Medicaid (el programa para las personas de bajo recursos) y el sistema privado, “y no había funcionado”.

Las diferencias entre el discurso moderado y el más progresista también se mostraron en el debate migratorio, ya que algunos demócratas defienden que la inmigración irregular constituya un delito, así como la posibilidad de conceder servicios sanitarios gratuitos a los trabajadores sin papeles.

Sanders y Warren coincidieron en que es necesario “descriminalizar” el ingreso de indocumentados al territorio para, entre otras cosas, acabar con la política de separación de familias que puso en práctica el gobierno de Trump con su estrategia de ‘tolerancia cero’.

Pero el resto de los aspirantes, con el exrepresentante texano Beto O´Rourke y el alcalde Buttigieg, reiteraron su posición de que eso sería contraproducente porque aumentaría la presión en la frontera.

Algunos de los contendientes más moderados, inlcuidos el exgobernador de Colorado John Hickenlooper y Delaney, se opusieron al ‘Green New Deal‘, una propuesta que busca lograr una economía más sustentable y combatir el cambio climático.

Este miércoles, otros diez aspirantes demócratas se encontraran en la segunda ronda del debate, donde estarán otros dos de los cuatro punteros: el exvicepresidente Joe Biden y la senadora por California, Kamala Harris.

(Con información de Agencias)








Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.