Quizá somos títeres de nuestras neuronas: neurocientífico UNAM
El investigador de la UNAM planteó que todo lo que somos nace de nuestro subconsciente y los seres humanos estamos dominados por nuestros circuitos cerebrales.
(Foto: Archivo Cuartoscuro)

El investigador del Instituto de Fisiología Celular (IFC) de la UNAM, Ranulfo Romo Trujillo, planteó que quienes toman las decisiones simples y complejas de nuestra vida son nuestros circuitos neuronales.

De acuerdo con un comunicado de la UNAM, el médico y neurocientífico sostiene una conjetura, junto con otros colegas en el mundo: que quizá solamente somos títeres de nuestras neuronas.

Nosotros educamos a nuestro cerebro con la información del mundo externo, que se va transformando y guardando en forma de experiencias. Uno de nuestros temas centrales de investigación es descifrar cómo se guarda esa información”, señaló el doctor honoris causa por la UNAM.

“Todo lo que somos nace de nuestro subconsciente, después lo hacemos consciente. Todo lo que creemos que es mi voluntad, nace involuntariamente, y posteriormente lo hacemos voluntario”, afirmó Romo Trujillo, quien investiga el proceso cerebral en la toma de decisiones junto con su equipo.

El investigador planteó que los seres humanos no somos más que circuitos cerebrales que están trabajando para generar acciones, incluyendo su consciencia. “Por eso hay que educar bien a nuestro cerebro, para tener buenas acciones voluntarias, decisiones y percepciones. Hay que afinar la memoria, la imaginación y la capacidad de hacer cosas”.

 

Al envejecer, perdemos la comunicación entre células

Romo describió al envejecimiento como un problema de la biología celular pura, que afecta el entramado cerebral en áreas fundamentales como la memoria.

“Al envejecer vamos perdiendo nuestras capacidades físicas y mentales. En nuestro cerebro se va perdiendo la comunicación entre las células. En el caso de las enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, hay una desconexión de los circuitos cerebrales, que son los que guardan la información de la memoria”, explicó.

Estos circuitos, junto con otros relacionados con los afectos y los movimientos, también se dañan. “Una buena parte de la investigación cerebral en el mundo está enfocada a tratar de entender por qué ciertos circuitos cerebrales relacionados con la memoria empiezan a degenerarse, a perder su capacidad”. Este proceso tiene bases moleculares, biofísicas y de conectividad, entre otras.

Los circuitos cerebrales determinan cómo percibimos las cosas, y con el proceso de envejecimiento esos circuitos van perdiendo la capacidad de reconfigurarse.

 

Imaginación, producto del conocimiento

Otro interesante y complejo proceso cerebral es la imaginación, la cual, según Romo, es producto de nuestro conocimiento. “No me puedo imaginar cosas que no estén asociadas con algo que conozco”, sostuvo.

Consideró que la imaginación está enfocada, de alguna manera, a los territorios de la educación. “Algunos colegas y yo tenemos la hipótesis de que es una perturbación de los circuitos neuronales en donde está guardada la información, la memoria”.

Es decir, cuando los circuitos trabajan, de pronto reciben una perturbación, localmente; entonces comienzan a trabajar con un patrón distinto, quizá guardan la información de diferente manera.

“A partir de esa información generamos imágenes mentales, o creatividad de una manera muy distinta. La gran pregunta es cómo la materia se convierte en imaginación”, concluyó.



Temas relacionados:
Ciencia
UNAM



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.