Hallazgo de piezas arqueológicas modificaría ruta de Tren Maya: INAH
Descubrimiento de ciudades antiguas durante la construcción obligará modificación del proyecto; usaremos tecnología para detectar estructuras: Prieto Hernández.

El Tren Maya, previsto con 1.500 kilómetros de longitud y un costo de entre 120 mil y 150 mil millones de pesos, estará cobijado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), porque podría “detonar el desarrollo económico del sureste del país”, una de las zonas con mayor marginación en México.

Para financiarlo, aseguró el presidente electo y actor intelectual del proyecto, Andrés Manuel López Obrador, se prevé utilizar los fondos recaudados a través del Impuesto al Turismo, que anualmente ascienden a unos 370 millones de dólares. Pero “como no va a ser suficiente, se va a hacer una convocatoria para buscar una sociedad con la iniciativa privada, de modo que va a ser una inversión mixta: inversión pública, inversión privada”.

Consultado tras la presentación del Códice Maya de México en el Museo Nacional de Antropología (MNA), Diego Prieto Hernández, director del instituto, externó su apoyo al próximo gobierno para la edificación de la vía ferroviaria que abarcará los principales destinos turísticos regionales como Cancún, Tulum, Calakmul, Palenque y Chichen Itzá, aun cuando no le han presentado el proyecto de manera formal.

Señaló que el proyecto puede contribuir a detonar muchas cosas “en los planos social, comunitario, educativo, turístico” y, en este sentido, contribuiría al mejoramiento de comunidades y el crecimiento de la economía en el país.

Para construirlo se utilizará en 600 kilómetros de la antigua vía del ferrocarril del sureste, inaugurado en 1950 por Miguel Alemán. Durante el día, el Tren Maya conectará a los habitantes del sureste y servirá de guía rodante para los turistas en destinos arqueológicos. En la noche, se dedicará al trasporte de mercancías.

Sin embargo, la obra, que dependerá en más de un 75% de recursos privados, podría estrellarse con dificultades múltiples como, por ejemplo, la mala negociación con los ejidos, sintomáticas controversias medioambientales -el tendido de las vías y el cruce del tren puede causar afectaciones en las selvas de la región- y, en el escenario que implicaría al INAH, el encuentro de vestigios arqueológicos de gran envergadura durante la construcción de la vía.

En ese caso, indicó Prieto, el proyecto original tendría que modificarse para recuperar, estudiar y salvar los bienes arqueológicos.

Pero eso no es todo, existe la posibilidad de un bloqueo de dimensiones magnas, debido a que la ruta propuesta no sólo pasa por algunas zonas de reserva ecológica, también planea excavar en zonas que no han sido analizadas y, por lo tanto, podrían encontrarse algunas ciudades de la época prehispánica (o anterior). Ante esto, indicó el director del INAH, sería obligada la modificación del trazo en la ruta, para conservar las estructuras arqueológicas.

“Son bienvenidas en el marco evidentemente de nuestra normatividad, cuidando la debida compaginación entre el avance de nuestro desarrollo y la recuperación de nuestras tradiciones, memoria e historia”, enfatizó.

Prieto Hernández mencionó que la institución a su cargo ya tuvo un acercamiento con la próxima secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, y su equipo de trabajo, y, a pesar, de no conocer de manera formal el proyecto porque “apenas estamos empezando la transición”, ya fueron acordadas un conjunto de reuniones con los directores de los centros INAH en los cinco estados que van ocuparse de revisar el proyecto y “de impulsarlo”.

Afirmó que el INAH recurrirá a su tecnología a fin de constatar que durante la construcción de la vía no se dañe algún vestigio arqueológico en la zona en caso de ser hallado.

“Tenemos tecnologías avanzadas que nos van a ayudar a tener muy claro que es lo que pudiéramos encontrar; tenemos el georradar y el radar de penetración que permite con cierto nivel de aproximación detectar si hay estructuras en el suelo“.

“De manera que lo haremos con toda la celeridad del caso, pero siempre con el cuidado, la sistematización y meticulosidad que implica el trabajo arqueológico”, aseguró. (Con información de NTMX)








Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.