Fernando Lebrija dirige ‘El juego de las llaves’, una serie que cuestiona al espectador
La polémica producción de Amazon llega a México.
(Amazon).

Por Héctor González

Alrededor de la sexualidad circulan traumas, miedos y obsesiones. Por medio de las cuatro parejas que protagonizan El juego de las llaves, la nueva serie de Amazon para México, se filtra la forma en que nuestra sociedad se relaciona con las pasiones humanas. A partir de la idea original de la argentina Marisa Quiroga, la saga llega a nuestro país para cuestionar la doble moral alrededor del sexo. Con este proyecto Fernando Lebrija, director de las películas Amar o morir y Guatdefoc, debuta con realizador de series y reconoce que el tránsito supuso un reto mayúsculo.

¿Cómo es tu tránsito del cine a las series?

La idea de Juego de llaves es de Corazón Films. Compraron los derechos en Argentina y me invitaron a ser el director principal. Vivimos la época dorada de las series y aunque mi pasión es el cine, el proyecto me pareció interesante por el tema y por la participación de Lionsgate y Amazon.

¿Qué espacio de libertad encontraste en un remake?

En las series de televisión el director que dirige el episodio piloto es quien pone las bases y reglas visuales del resto de los capítulos. Yo llegué a hacer eso, di el cauce y los colores, pero también tuve la oportunidad de terminar de pulir los guiones. Ahí fue cuando invitamos a los otros directores, Javier Colina y Kenya Márquez. Trabajamos dos meses y eso nos permitió meter mano en la historia.

La serie aborda el tema de la libertad sexual. ¿Qué peculiaridades trabajó a fin de adaptarla al público mexicano?

El tema de pareja y los swingers son universales. Los productores decidieron hacerla en México porque aquí todavía, al menos en apariencia, somos algo conservadores.

Aunque Juego de llaves encierra un cuestionamiento a la doble moral respecto al sexo.

Sin duda, eso fue lo que me llamó la atención de la serie. Me interesaba la exposición de la doble moral y exhibir algunos secretos de nuestra sociedad. Todos tenemos amigos casados pero que no se separan por el qué dirán o por los hijos. Una de las cosas que más me interesan como realizador es cuestionar al espectador y los convencionalismos.

Parte del éxito de las series tiene que ver con el uso de recursos cinematográficos…

Creo que los realizadores de cine aportamos ángulos más interesantes, cuidados y que hablen por si solos. Las telenovelas no tienen tanto tiempo de pulir este tipo de detalles. Además tenemos otra forma de crear y perfilar a los personajes, somos más clavados en su psicología. Personalmente uno de los retos más interesantes consistió en ajustarme a los ritmos que marcan los episodios. En cine hay más espacio para redondear y concluir una historia, pero en una serie los parámetros son distintos. Profundizar en esta narrativa fue de lo más seductor que encontré como director.

¿El público es más exigente?

Desde luego. Cada vez hay más competencia entre las plataformas y además los consumidores pagan por ellas, así que es normal que los públicos más jóvenes pidan más. Las nuevas generaciones son más empáticas con estas producciones que con la televisión convencional de hace veinte años.

libros



Temas relacionados:
Cine
Cultura
Libros
Televisión





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.