La violencia en el discurso de los medios en las elecciones…durante el siglo XIX - Aristegui Noticias
La violencia en el discurso de los medios en las elecciones…durante el siglo XIX
Las historiadoras Alicia Salmerón y Fausta Gantús coordinan el libro ‘Cuando las armas hablan, los impresos luchan, la exclusión agrede. Violencia electoral en México, 1812-1912’.
(Redacción AN/Instituto Mora).

La violencia en los procesos electorales de México no es nueva. Acaso han cambiado las consecuencias y los mecanismos con que opera, pero su presencia se remonta casi doscientos años.

Para la historiadora Alicia Salmerón, fue en cuando1812 las elecciones comenzaron a expresar la voluntad de un pueblo. “El siglo XIX fue el periodo donde se construyó el México actual, incluyendo la institución electoral”, explica en entrevista.

Salmerón en colaboración con su colega Fausta Gantús, coordinó el libro Cuando las armas hablan, los impresos luchan, la exclusión agrede. Violencia electoral en México, 1812-1912 (Instituto Mora), volumen donde participan un conjunto de especialistas dedicados a investigar la forma en que la violencia y los medios de comunicación impresos influyeron en algunos de los comicios del siglo XIX en nuestro país.

“Durante el siglo XIX en cada comunidad se realiza por lo menos una elección al año y en ocasiones hasta dos, advierte Fausta Gantús-, los casos de violencia hay que ponerlos en equilibrio con la dinámica electoral. El proceso comicial hay que entenderlo como una institución en construcción y cuyo objetivo era dirimir conflictos”.

Salmerón precisa que en aquella época las elecciones funcionaron como mecanismos negociación política, aunque la cerrazón del régimen no permitió la incorporación de nuevos grupos. A la larga, los niveles de exclusión detonaron el estallido de 1910. “En la investigación encontramos que la presencia de una violencia verbal, de exclusión y en algunos casos extremos como en Tlaxcala y Yucatán, física”.

El papel de los medios

Si hay una constante durante los comicios del siglo XIX es la marginación de las minorías. Abunda Salmerón: “Se excluía a las mujeres, a los mulatos. La violencia era una forma de hacer política y no la negación de la política”.

Respecto a la discriminación a las mujeres, recuerda Gantús, que a través de los escritos de Joaquín Fernández de Lizardi se descubre que para mofarse de los diputados se les asociaba de manera denigrante con las aspiraciones de una mujer por ser legisladora. Durante este periodo los diarios daban pie a la creación de clubes políticos. A la vez que resaltaban el papel de las elecciones también contribuían a generar una noción de violencia alrededor del proceso. “Una de las preocupaciones centrales del libro es revisar el papel que juegan los medios impresos en el proceso electoral. Nosotros los identificamos como un actor fundamental para hacer campaña –añade la académica. Cuando un diario dice que nadie va a votar en la jornada, ¿qué tan cierto es?, o ¿qué idea se quiere transmitir? Los medios y en particular la caricatura política, creó un discurso alrededor de las elecciones ligado a la violencia”.

Pese a que a finales del siglo XIX el analfabetismo en México era cercano al 80 por ciento de la población, los periódicos jugaban un papel fundamental. “Los partidos del siglo XIX eran distintos a los de ahora. Hoy día tienen sus medios, recursos y afiliados, pero entonces los diarios eran voz y cabeza de partido. ¿Quién iba a luchar o promover a un candidato?, pues los medios porque entonces no tenían pretensión de imparcialidad. Nosotros los llamamos periódicos de combate porque construían candidaturas”, dice Alicia Salmerón.

Gantús reconoce que si bien, en la historia reciente tenemos episodios como el de 1982, cuando Emilio Ázcarraga Milmo se autodefinió como un ‘soldado del PRI’, la realidad es que un medio que asume abiertamente su postura genera desconfianza.  “Lo de Azcárraga obedece a un momento determinado. Desde hace al menos cinco décadas, los medios pretenden transmitir la idea de veraces y objetivos, ya mediante un análisis profundo podremos ver sus filias. El siglo XIX fue distinto porque eran periódicos electorales, había que definirse para tener el reconocimiento de los demás”.

Otra forma de violencia ejercida desde los medios consiste en poner a la sociedad en contra de un candidato. Alicia Salmerón recuerda el caso de El Imparcial, publicación que se encargó de promover el temor a Francisco I. Madero. “Tejieron un discurso del miedo para afectarlo”.

En pleno siglo XXI aún se perciben ecos de prácticas de hace doscientos años. Las historiadoras no obstante son mesuradas antes de elaborar un juicio sobre el presente. “En el siglo XX se consiguió el voto universal. Ahora hay otras formas de exclusión, pero obedecen a un asunto de grupos políticos cerrados; es innegable que la manipulación puede violentar la voluntad popular, pero hoy los problemas son otros. Habría que revisar las formas en qué se orquestan las campañas desde los medios y el uso de ciertas violencias para generar discursos desde los medios. En este renglón, cada medio deberá hacer su ejercicio de conciencia”, concluye Fausta Gantús.

Para Alicia Salmerón la violencia más preocupante en términos electorales es la que proviene del crimen organizado. “La guerra contra el narcotráfico puede alterar e incidir en las elecciones. Vivimos una violenta disputa del Estado. Todavía hay muchas formas de exclusión y en lo personal más que violentada no me siento representada por los partidos. No obstante, la violencia electoral más preocupante es la que nos contagia el narcotráfico”.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Libros



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]