Con EPN “se destruyó” la industria petrolera: Meyer; AMLO enfrentará “grandes resistencias”: Aguayo
Desde el punto de vista de Lorenzo Meyer y Sergio Aguayo, para revertir la Reforma Energética, el nuevo gobierno se enfrentará a inversionistas y a sindicatos.

En el sexenio de Enrique Peña Nieto “se destruyó conscientemente la industria petrolera“, por lo que darle vida nuevamente representará un reto para Andrés Manuel López Obrador y su equipo, afirmaron el analista político Sergio Aguayo, y el historiador, Lorenzo Meyer.

En #MesaPolítica con la periodista Carmen Aristegui, Aguayo recordó que el Pacto por México en 2012, con Enrique Peña Nieto, fue recibido con expectativa; sin embargo, “nos damos cuenta que fue un fracaso”.

Con la victoria de Andrés Manuel López Obrador, apuntó, “hay la sensación de que ya hubo un cambio”, aunque habrá que esperar a ver los resultados.

Hay que “observar la manera en cómo van desarrollándose los acontecimientos y hasta dónde puede llevar ese afán de limpieza, porque más que transformación, mi impresión es que va a poner orden en el aparente desorden en lo que no se hizo bien“, señaló.

En tanto, el historiador Lorenzo Meyer comentó que durante el sexenio de Peña Nieto, el petróleo se mandó al mercado y “se fue haciendo a un lado a Pemex”.

Se le deja con un sindicato corrupto… Se está deshaciendo Pemex, se está pudriendo y se promete, ‘pero ahora que vengan los extranjeros, van a ver qué bien nos va, va a haber petróleo en abundancia, a precios baratos’, esa es la promesa del neoliberalismo.

“Los extranjeros llegaron y están las gasolineras que no son de Pemex, los precios están por los cielos, la producción de petróleo sigue cayendo, importamos cada vez más, y tenemos lo peor de las dos partes: se destruyó conscientemente la gran industria nacional petrolera y la parte de la promesa del neoliberalismo de que ‘el mercado nos hará libres de las necesidades y entonces vendrá capital, exploración, producción y abaratamiento de los combustibles, no ha venido’. Entonces estamos en el peor de los dos mundos”, abundó.

Aguayo mencionó que la intención política de López Obrador de revertir la Reforma Energética se va a enfrentar a dos grandes resistencias: una legal y otra paralegal.

En la parte legal creo que los inversionistas van a contratar a los mejores abogados para defender sus intereses, hayan adquirido concesiones como las hayan adquirido, se van a defender, y luego vendrá la resistencia paralegal que serán los cabildeos, los acercamientos, y en esta dimensión estarán también los inversionistas pero destacarán los sindicatos“, expuso.

En ese sentido, añadió, corresponderá a López Obrador y a su equipo “desplegar una gran capacidad pólítica, jurídica y de operación concreta para lograr sacar adelante sus objetivos”.

Desde el punto de vista de Meyer, México se metió en una economía global dominada por las reglas del neoliberalismo, por lo que salirse de ellas no es posible, y “lo que va a coexistir es el deseo de volver a darle vida a Pemex”.

“Estos ya llegaron, se los permitió Peña Nieto y desde antes, y echarlos fuera requeriría no solo un enfrentamiento no nada más con las petroleras sino con toda la estructura de la inversión internacional“, advirtió.

Recordó que cuando las encuestas intervinieron en el tema de la reforma petrolera, durante la actual administración, “el grueso de la opinión pública no estaba de acuerdo con esta transferencia en la práctica de los recursos petroleros a la inversión extranjera”.

En cambio, anotó, ahora López Obrador tiene a su favor una parte importante de la opinión pública para revertir la reforma.

A continuación la Mesa Política (Parte 1):



Temas relacionados:
México
Pemex
Sociedad





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.