"El escritor es quien verdaderamente no sabe escribir": Fabio Morábito - Aristegui Noticias
“El escritor es quien verdaderamente no sabe escribir”: Fabio Morábito
El narrador habla en entrevista sobre su nuevo libro 'El idioma materno', donde reflexiona sobre el quehacer literario.
Fabio Morábito/Portada. (Foto. H. González/ Sexto Piso).

Poco más ochenta textos integran El idioma materno, el nuevo libro de Fabio Morábito. Publicado por Sexto Piso, el volumen recoge las aproximaciones del autor nativo de Alejandría pero afincado en México desde los quince años.

A través de una prosa cadenciosa y con aspiraciones poéticas, reflexiona sobre la lectura, la escritura y el proceso creativo. En entrevista con Aristegui Noticias el ganador del Premio de Narrativa Antonin Artaud en 2006, habla sobre los alcances y limitaciones de su oficio.

El idioma materno parece una suerte de confirmación de principios.

Es el libro donde digamos, por primera vez opino. Recoge experiencias de lectura y escritura de muchos años.

Un escritor siempre opina, ¿no?

Debe opinar lo menos posible sobre todo en sus libros y debe tener el menor número de ideas posibles. Por supuesto no hablo de un ensayista, sino de un narrador y un poeta. Con el tiempo he aprendido que entre menos ideas tienes cuando inicias un poema o cuento, mejor le va porque eso permite que el texto y las palabras guíen y busquen su propio camino. Las ideas en el caso de los escritores tienen poca importancia porque la mayoría de las veces no son más que lugares comunes más o menos brillantes. Además la literatura no se nutre de ideas sino de otras cosas. Con este libro he tratado de plantear preguntas sobre cosas relacionadas con la escritura o mi vocación.

De acuerdo, pero cuando escribe: “La poesía se escribe verso a verso y la prosa no”, hay una idea, incluso de una teoría. 

Desde luego, por eso digo que opino pero no lo hago desde una posición teórica. Hablo a partir de la experiencia, el ejemplo que citas no podría aparecer en un libro o manual de teoría literaria o manual.

Aunque sí hay una reflexión sobre el proceso creativo, pienso en el texto donde habla de la niña pianista que no podía superar una nota de Beethoven.

Cierto, hablo de la música para referirme al bloqueo. Esa niña no logra pasar de la misma nota de Beethoven. A todos los que escribimos nos ha sucedido, el bloqueo es un fantasma permanente que a veces se disfraza de repetición.

¿Cómo no repetirse?, decía Borges que uno siempre escribe el mismo libro.

Claro, hay que conciliar ambos puntos de vista. Hay un estilo y una manera de ver las cosas que nos condenan a cierta repetición. En cada libro y texto siempre hay que decir algo nuevo o inesperado, al menos para uno mismo.

¿En este sentido, uno escribe a partir de la duda?

De la duda y de la incertidumbre sobre saber si se puede concluir aquello que se empieza a escribir. Calvino decía de manera provocadora, que solo empezaba un texto cuando llegaba a la plena convicción de que no iba a poder escribirlo. Por supuesto es algo exagerado pero la incertidumbre es un antídoto maravilloso contra la repetición.

Estamos entonces con que El idioma materno resume varias de sus experiencias personales y literarias.

Sí, viene a construir un poética; una visión de la literatura pero también de la gente. Muchos textos hablan de personas y relaciones humanas.

Personificar las situaciones establece una relación más cercana con el lector.

Sí aunque tampoco he querido escribir un libro autobiográfico sino recoger aquellos sucesos que me parece, indican algo del quehacer literario.

Hay también una declaratoria del idioma como territorio e identidad.

Sí, me interesa el idioma como abrigo e intemperie al mismo tiempo. No es algo dado de una vez por todas y en ese sentido resume lo que es la propia literatura.

Después de una infancia y juventud itinerante usted se ha tenido que apropiar del idioma materno. 

El español nunca será mi idioma materno. Quizá el escritor no tenga idioma materno. Mi condición de extranjería es el común entre los escritores porque la lengua literaria es la más inalcanzable. La literatura implica la imposibilidad de alcanzar la perfección. La escritura evidencia la impotencia por plasmar lo que queríamos decir. Pienso que el escritor es quien verdaderamente no sabe escribir porque de ese no saber escribir hace su profesión.



Temas relacionados:
Libros



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]