Réplicas al artículo “¿Por qué el ataque sistemático de Enrique Cabrero a @Conacyt_Mx?”
Catedráticos de distintas partes del país rechazan lo escrito por el doctor Ernesto Villanueva y dan sus puntos de vista sobre lo que ocurre en el Conacyt.

Se reproducen íntegras las réplicas al artículo de Ernesto Villanueva publicado en este sitio, titulado ¿Por qué el ataque sistemático de Enrique Cabrero al CONACYT_MX?. 

I

Estimado Dr. Villanueva,

ccp. Dra. María Elena Alvarez-Buylla Roces, Directora General de CONACYT
ccp. Catedráticos CONACYT
ccp.  Aristegui Noticias

Mi nombre es Jonatán Peña Ramírez, Catedrático CONACYT adscrito al Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE).

Me dirijo a usted en relación al artículo: “¿Por qué el ataque sistemático de Enrique Cabrero a @Conacyt_Mx?”, el cual fue publicado en el portal de Aristegui Noticias el día 27 de Mayo del presente año, véase:
https://aristeguinoticias.com/2705/mexico/por-que-el-ataque-sistematico-de-enrique-cabrero-a-conacyt_mx-articulo/

En particular, tengo los siguientes comentarios sobre el segundo párrafo de dicho artículo.

1.- Usted escribió, refiriéndose a las cátedras CONACYT, que: “tras el pago por @Conacyt_Mx de uno o dos años de la plaza académica, la universidad o centro de investigación receptor crearía una plaza para dicho joven investigador.” Lamento informarle que su afirmación/opinión/comentario es incorrecto e infundado.  Déjeme informarlo bien y con pruebas . En el contrato que firmé con CONACYT, en la página 4/12, la cual adjunto a este correo (véase archivo pag4.pdf), la primera clausula  menciona que “la relación de la duración laboral será inicialmente por tiempo indefinido…”  Entonces,  ¿a qué se refiere usted con que la plaza/cátedra solamente era para uno o dos años? Ojalá y pueda responder mi pregunta con un documento oficial.

2.-Refiriéndose  de manera indirecta al proceso de selección de catedráticos, usted escribió que: “La idea era plausible, pero se aplicó equivocadamente. Lo que se hizo, en gran parte de los casos, fue atraer a doctores becados por @Conacyt_Mx afines al grupo de Cabrero que fueron insertados en distintas instituciones de educación superior.” Encuentro varias  imprecisiones en este párrafo. ¿A qué se refiere al decir que  los doctores (es decir los catedráticos) contratados son afines al grupo de Cabrero? Al menos yo no soy afín a nadie, tampoco meto las manos al fuego por nadie. Lo invito a que proporcione las pruebas que respalden su comentario arriba mencionado.  También, le solicito  que dé nombres y no solo se escude en decir: “en gran parte de los casos”.

3.- Más adelante en su artículo escribió que los catedráticos CONACYT  no lograron: “que se abriera una plaza en su entidad receptora”. Le invito a que nos sentemos, junto con los  responsables  y directivos de CICESE y junto con los directivos de Cátedras CONACYT, para que repasemos  mi historial y productividad desde que tomé la cátedra CONACYT.  Será muy fácil mostrarle, con argumentos, pruebas y con una mano en la cintura, y no solamente con palabras o letras vacías, que mi desempeño ha sido destacado y, sin embargo, la plaza no se ha abierto. ¿Por qué? Simple, porque  la apertura de plazas depende principalmente, de la disponibilidad presupuestal, es decir, de la SHCP.  No se necesita ser un erudito o un docto en la materia para saber esto. Además,  en el grupo de investigación en el que estoy trabajando, el último investigador se contrató hace 20 años! Desde entonces no se ha abierto una plaza en ese grupo. ¿Por qué? Porque los investigadores de base no desean jubilarse por las pésimas, por no decir paupérrimas, condiciones de jubilación. Cuando me asignaron la cátedra no me dieron una “varita mágica” para resolver esto y entonces quedarme con una plaza o abrir una nueva.

4.-También, en su artículo escribió que: “ Y el programa que sería temporal se convirtió en permanente, generando una clientela artificial con recursos que no tenían ese destino, pero muy útil para crear “inconformes”, dispuestos a luchar para que no cambiara la cultura de privilegio a que dio vida Enrique Cabrero en el @Conacyt_Mx.”

Lamento decepcionarlo  pero no entiendo a qué cultura de privilegio se refiere usted.  A continuación, le proporciono información verídica sobre este asunto para que, la próxima vez que escriba un artículo sobre este tema, lo haga basado en la verdad y nada más que la verdad.

Mi contrato, en la página 8/12, la cual adjunto a este correo (ver pag8.pdf), en la cláusula 6 sobre la vigencia del contrato, menciona que mi “nombramiento” se encuentra sujeto a disponibilidad presupuestal y que CONACYT “podrá dejar sin efecto el nombramiento sin responsabilidad alguna de su parte”.  Además, en los lineamientos de cátedras CONACYT, los cuales puede consultar en el portal de CONACYT, se establece que, si pierdo mi distinción en el SNI, también pierdo mi trabajo. Finalmente, mi continuidad en el programa también depende de evaluaciones anuales rigurosas.

Le pregunto Dr. Villanueva, como experto y erudito en Derecho que es usted y después de leer la cláusula 6 en la página 8 de mi contrato anexa a este correo,  ¿considera que mi contrato es un privilegio? Yo no lo creo.  Por ejemplo, si por alguna razón usted llegase a perder el SNI, ¿lo despedirían de su  actual empleo?  A mi si.

Le invito a que renuncie a su plaza en la UNAM y se convierta en Catedrático CONACYT y venga con nosotros a disfrutar de las mieles y “los privilegios”  de ser Catedrático CONACYT.  Estoy seguro que, con su trayectoria académica, podrá abrir una plaza en la institución en que lo asignen, cualquiera que esta sea, durante su primer año de comisión, con solo “chasquear los dedos”.

No Dr. Villanueva, se equivoca. Es muy fácil hablar desde la trinchera de la seguridad laboral, en la cual se encuentra usted.  La cátedra CONACYT es un trabajo de alta vulnerabilidad y un trabajo a destajo.  ¿Por qué no mencionó esto en su nota periodística?

5.- Su artículo termina con una “cereza en el pastel”. Usted escribe: “Una inmensa mayoría de esos nuevos investigadores representa el núcleo duro de críticas contra @ElenaBuylla. ¿Qué es lo que buscan? Que no se descubran diversos actos de corrupción y se tomen, en consecuencia, las medidas legales que correspondan.”

Primero, lamento decepcionarlo. No pertenezco a la “inmensa mayoría” de que usted habla.  Por el contrario, en el Foro de Catedráticos CONACYT, celebrado el día 10 de Mayo pasado en CONACYT, expresé mi apoyo al plan a futuro que la Dra Maria Elena Álvarez Buylla, directora de CONACYT,  tiene para el programa de cátedras. Puede escuchar mi participación en el video del enlace que se encuentra abajo  (casi al final del video, en el instante de tiempo 2:39:02):
https://www.facebook.com/ConacytMX/videos/329597194421760?s=100031538052295&v=e&sfns=mo

Segundo, estoy muy agradecido con la nueva administración de CONACYT, ya que lograron rescatar casi 500 proyectos de ciencia básica, entre ellos el mío, que la administración pasada había dejado sin financiar.

Tercero y muy importante, usted habla de actos de corrupción refiriéndose a los catedráticos, una acusación bastante fuerte.  Como catedrático CONACYT le exijo que publique los nombres y las pruebas correspondientes.  Mi exigencia se basa en que me jacto de ser una persona con honor y es también el honor lo que debería de impulsarlo a publicar los nombres y las pruebas de su afirmación.  Después de todo, ¿qué es un hombre sin honor?

Para futuras notas le recomiendo que, cuando haga alguna acusación, use nombres. Cuando se acusa  es muy fácil usar frases tales como “muchos”, “una inmensa mayoría”. Los valientes usan nombres mi estimado  Dr. Villanueva. ¡Ánimese a dar nombres y a aportar pruebas!

Decidí escribirle los 5 puntos arriba mencionados no porque me sienta aludido por la nota, ni mucho menos por una motivación política, o por ser zalamero como algunos estilan en estos tiempos. Simplemente, me animé a escribirle porque el segundo párrafo de su nota me demostró que su percepción del  programa de Cátedras no es del todo correcta, así es que decidí quitar  la venda de sus ojos. Me gusta compartir la verdad y nada más que la verdad.

Ojalá un día haga una nota sobre Catedráticos CONACYT más constructiva e informativa. Será un placer proporcionarle, de primera mano, información para su nota. Para esa hipotética nota yo le diría que es un orgullo ser Catedrático CONACYT, que a pesar de que en términos de contrato estoy vulnerable, la Cátedra me ha permitido desarrollarme y consolidarme como investigador y me ha permitido contribuir a la generación de nuevo conocimiento científico de frontera y formación de recursos humanos nacionales y extranjeros de alto nivel. Dicen que como muestra un botón, lo invito a que lea uno de mis artículos, que publiqué, como catedrático CONACYT, en una revista de  Nature (no sé si sepa, pero Nature es una de las revistas científicas más prestigiosas del mundo):

https://www.nature.com/articles/srep23580

Finalmente, decidí enviar copia de este correo a todos mis colegas catedráticos. Espero que algunos de ellos, ojalá y todos, también expresen su punto de vista  respecto a  la “nota periodística” que usted publicó en Aristegui Noticias. También, marco copia de este correo a la Dra. Maria Elena Alvarez Buylla, a quien agradezco mucho su fuerte compromiso y apoyo al programa de cátedras.

Ojalá que mi réplica también se publique en el portal de Aristegui Noticias, a quien marco copia de este correo.

Le envío un cordial saludo y, de ser el caso, quedo a la orden para cualquier comentario o información adicional y verídica que requiera sobre mi desempeño como catedrático CONACYT.

Atentamente
Jonatán Peña Ramírez
Catedrático CONACYT comisionado a CICESE

*****

II

Estimado Dr. Ernesto,
Agradezco su respuesta.
No tengo el gusto de conocerlo, ni lo que son sus aportaciones profesionales.

Lo que si se de usted es que afirmó categóricamente lo siguiente: “….gran parte de los casos, fue atraer a doctores becados por @Conacyt_Mx afines al grupo de Cabrero….., generando una clientela artificial …….muy útil para crear “inconformes”, dispuestos a luchar para que no cambiara la cultura de privilegio a que dio vida Enrique Cabrero en el @Conacyt_Mx. Una inmensa mayoría de esos nuevos investigadores representa el núcleo duro de críticas contra @ElenaBuylla. ¿Qué es lo que buscan? Que no se descubran diversos actos de corrupción y se tomen, en consecuencia, las medidas legales que correspondan….”

Sus anteriores afirmaciones, pueden ser estricta y rigurosamente ciertas, o bien argumentos subjetivos sin comprobación científica.

Con todo respeto hacia su profesión y su desenvolvimiento, me permito cuestionarle los siguientes puntos para que en base a ellos podamos construir un dialogo con el propósito de precisar a lo qué se refiere en sus afirmaciones.

1.- Teniendo en cuenta un universo de 1388 Catedráticos, los términos “gran parte” o “inmensa mayoría” a cuántos equivale en su texto?. 1387?, 1300?, 1000?. Cuántos Doctores y quiénes son los que son afines al grupo de Cabrero? Cuántos investigadores y quiénes representan el núcleo duro de críticas contra la Directora de CONACyT? Cuántos catedráticos y quiénes buscan que no se descubran diversos actos de corrupción ni que se tomen medidas que la reviertan?
En base a qué lo fundamenta?
2.- A qué se refiere con el término “clientela artificial”?. No le parece que es un término poco adecuado, tomando en cuenta el estricto procedimiento de ingreso y evaluación en el que está inserto el programa de Cátedras?
3.- A qué se refiere con “la cultura de privilegio”?. Le parece que es de privilegio el proceso de evaluación anual, trimestral y quinquenal al que nos sometemos? O lo reduce a los términos de ingreso mensual?
4.- Quienes son el “núcleo duro de críticas contra @ElenaBuylla” de nuevos investigadores a los que se refiere? Cómo actúa ese “núcleo duro”, cómo se coordina?, qué acción de críticas plenamente identificadas por ellos le pueden ser atribuidas a ese núcleo? Cómo ese núcleo puede evitar que se descubran actos de corrupción? Cómo ese núcleo puede evitar la aplicación de medidas legales en contra de la corrupción?

Usted tampoco tiene el gusto de conocerme. Por eso me presento:

1.- Soy la Dra. Fabiola Méndez-Arriaga, Catedra-CONACyT, 4ta generación. Soy la escasa minoría de la que usted NO habla en su texto y de la que bien valdría la pena escuchar públicamente su opinión.
2.- Nunca traté de forma personal al Dr. Cabrero cuando fue Director. No sé quién es afín a su grupo. Por lo tanto, no obtuve mi Cátedra por ser cercana a él o a sus afines.
3.- No considero ser “clientela artificial” resultado de la obtención de mi Cátedra. Si considero ser producto de la falta de visión sexenal -de todos los colores- hacia la Ciencia e Investigación nacional que contemple la creación constante de plazas para investigadores  doctorados sobresalientes.
4.- No me considero una “inconforme” dispuesta a luchar por la cultura del privilegio. Si soy una inconforme de la destrucción de mi país de parte de los gobernantes y clase privilegiada en turno y si estoy dispuesta a luchar desde otra forma de hacer y aplicar la ciencia en pos del beneficio de la humanidad.
5.- No pertenezco al núcleo duro de críticas contra la Directora del CONACyT y desconozco quienes de los Catedráticos sí lo sean. Si he firmado una solicitud para dialogar con la Directora y buscar contribuir en la reconceptualización del programa de Cátedras. A su vez si he asistido a escucharla y mantengo comunicación con mis compañeros Catedráticos de la CDMX (alrededor de 60) y a nivel nacional (alrededor de 480).
6.- No tengo tiempo para encubrir actos de corrupción ni para evitar consecuentes medidas para erradicarla. Me dedico a aplicar tecnologías que aporten en la solución de los problemas medioambientales mediante el uso de energías sustentables como la solar, y en casos como la reciente contingencia medioambiental, me dediqué dentro del laboratorio a eliminar las PM 2.5 mediante materiales fotocatalíticos activados con luz solar impresos en 3D, para que un día usted, no se enferme al consumir agua que pueda contener ese contaminante. A eso me dedico y eso es lo que me consume gran parte de mi tiempo, entre 12 y 15 horas del día. También publico artículos científicos internacionales, y voy a congresos y titulo alumnos y voy a reuniones y respondo mails, e imparto clases en el posgrado, etc.

Le parece si de forma constructiva, evaluamos el daño que genera usted con sus notas de prensa en un medio con los alcances como el de AristeguiNoticias si de esa manera descalifica a los catedráticos “de la gran mayoría” sin hablar de los de la “la minoría” como yo y la importancia que representamos?
Le envío un saludo y de verdad, créame que estoy dispuesta a platicar.
Quedo al pendiente.
*****

III

Dr. Villanueva
Dra. Elena Álvarez Buylla
Colegas Catedráticxs
Aristegui Noticias

Anexo al presente correo, en el mismo espíritu de réplica del colega catedrático Jonathan Peña, una nota de opinión que he publicado en el Sitio Voz Universitaria, respecto a los dichos del Doctor Villanueva en torno a las y los catedráticxs CONACyT.

Las poco afortunadas declaraciones del Doctor Ernesto Villanueva en su columna de hoy en Aristegui Noticias (¿Por qué el ataque sistemático de Enrique Cabrero a @Conacyt_Mx?), en relación a que, cito textual, “Lo que se hizo, en gran parte de los casos, fue atraer a doctores becados por @Conacyt_Mx afines al grupo de Cabrero que fueron insertados en distintas instituciones de educación superior”, se presentan en un momento álgido, y no abonan para nada a destensar la relación entre diversos sectores académicos y la nueva administración del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

            Apenas el pasado 10 de mayo, las y los catedráticas(os) CONACyT tuvimos una reunión con la Dra. Elena Álvarez-Buylla, con la Directora Adjunta de Desarrollo Científico, Carmen de la Peza Cásares, y con el Director Operativo de Cátedras CONACyT, Diego Axel López Peláez. En dicha reunión expusimos nuestras inquietudes y dudas sobre diversos temas referentes a nuestro vínculo laboral y académico con el CONACyT, y se llegaron a varios acuerdos que buscan construir mejores condiciones para la generación de conocimientos por parte de las y los investigadoras(es) contratados mediante esta figura. El proceso para generar cambios acordes con los objetivos institucionales del gobierno de México sigue en pie, y ha ayudado mucho para encontrarnos a nosotras(os) como un grupo con el interés común de aportar nuestra preparación académica con miras hacia un mejor México. Recordemos que, a inicios de la administración de la Dra. Álvarez Buylla, hizo declaraciones donde a lxs catedráticxs se nos calificó de “colgados de la nómina”, y ha sido dificil, aunque no imposible, construir confianza con esta nueva administración.

            Las acusaciones del Dr. Villanueva, investigador de la UNAM perteneciente al nivel 3 del Sistema Nacional de Investigadores, referentes a acusaciones vagas de clientelismo político, corrupción y opacidad en la elección de cuadros, son por demás perjudiciales para lograr, como él mismo dice, “cambiar la cultura de privilegio que dio vida Enrique Cabrero” en CONACyT. Y fueron aún peores los comentarios hechos desde su cuenta personal de twitter, donde no bajó a las y los catedráticas(os) que respondieron a su artículo de ignorantes legales por denunciar que sus dichos son difamatorios cuando esta categoría dejó de ser considerada delito hacia 2006 (yo soy de estos últimos y acepto lo que me toca), así como de quedarnos cruzados de brazos ante la corrupción que denuncia en su nota. Lo que me parece antiético es que genere juicios generalizadores sin mostrar referentes empíricos confiables, lesionando la integridad moral de 1508 catedráticos al hablar de “gran parte de los casos”.

            Del mismo modo, es necesario decir las cosas con la evidencia en la mano: los dichos del Doctor Villanueva evidencian su desconocimiento del proceso de selección y contratación que pasaron las y los catedráticas(os) CONACyT hasta su actual status laboral. Dice que “gran parte” de catedráticas y catedráticos forman parte del grupo de poder de Enrique Cabrero, pero finalmente las ternas para seleccionar a los investigadores que serían contratados después por CONACyT fueron realizadas por las Instituciones Beneficiadas. Además, como servidoras(es) públicas(os), realizamos una declaración de conflicto de intereses que puede ser revisada en el portal de la Secretaría de la Función Pública correspondiente –ahí se podrá saber quién es, o no, cuate de Cabrero-, y habemos bastantes catedráticas y catedráticos que ni siquiera conocemos personalmente al Dr. Cabrero (en mi caso personal, ni siquiera asistí a la bienvenida que se dio a la generación 2018 en la Academia Mexicana de la Ciencias porque, fíjese usted Doctor, no tenía recursos para moverme fuera de mi ciudad natal; llegué a mi institución receptora luego de un préstamo hecho por mi familia).

            Lejos de fomentar el enrarecimiento de las relaciones entre catedráticxs CONACyT y el propio consejo, la mejor forma de conocer lo que hacemos es invitarlos a acercarse a nosotrxs. Hablo a título personal, pero creo que muchas y muchos colegas tenemos muchas ganas de que la ciudadanía se acerque a observar nuestro trabajo, nuestros aportes. Les podemos hablar de nuestras experiencias de investigación, de nuestras condiciones de trabajo investigativo, pero también de nuestros hallazgos, del impacto que dejamos tanto en los indicadores de productividad como en nuestras instituciones receptoras. De cómo tratamos de apoyar a nuestras y nuestros alumnxs, de cómo han generado cambios en sus propios proyectos de investigación a partir de las diversas sugerencias que hacemos a sus trabajos. Incluso, yo personalmente invito a Ernesto Villanueva a acercarse a nuestro proyecto en Acapulco, Guerrero. Enterremos el hacha y hablemos de colega a colega.

            Doctor Villanueva: hablemos de ciencia, no de política.

Dr. Erick Alfonso Galán Castro
Catedrático CONACyT comisionado al Centro de Ciencias de Desarrollo Regional
Universidad Autónoma de Guerrero

*****

IV

Buenos días

Como muchos de mis colegas cátedras, me sumo a la réplica del Dr. Villanueva. Soy catedrático de la última generación y estoy comenzando formalmente mi carrera como investigador. Esto obviamente requiere un gran esfuerzo ya que este trabajo no se nos dio por ser influyentes, sino por habernos esforzado en obtener nuestros grados, niveles de SNI y publicaciones. Los cátedras tenemos un gran compromiso con el CONACYT y con el país para generar conocimiento e impulsar la ciencia nacional. Los investigadores de cátedras pertenecemos a una generación que está preocupada por el desarrollo científico y estamos conscientes de la importancia que debe de tener mundialmente.

El pasado 10 de mayo tuvimos un acercamiento de diálogo con la Dra. Álvarez Buylla, la cual escuchó nuestras dudas y estuvo abierta a las opiniones de nosotros. Fue evidente su interés en nosotros y nuestro desempeño. Lo cual agradecemos mucho y efectivamente nos sentimos más cercanos a la directora.

Me parece ofensivo y contradictorio que un investigador SNI de alto nivel haga ese tipo de aclaraciones. Parte de ser científico es tener un conocimiento crítico y estar informado antes de afirmar cualquier cosa. Por lo tanto, hasta podría decirse decepcionante que el Dr. Villanueva haga ese tipo de afirmaciones sin tener conocimiento de cómo fue el proceso de selección, cómo es que trabajamos los cátedras y cómo son los retos que nosotros estamos enfrentando para crecer en un mundo mucho más difícil al cual él se enfrentó. Como consecuencias de dicho artículo, se pudo observar que las cuentas de twitter @juristasUAM y @juristasBUAP lo compartieron y afirmaron en sus respectivos tweets “No hay ningún honoris causa” así como “tienen bajos niveles de SNI”. Lo que puede significar que los comentarios del Dr. Villanueva provocan descontento y rencores hacia los cátedras, desinformación y confusión. Y lo peor es que eso se propaga como una enfermedad. Esto puede ser considerado un crimen hacia el pensamiento crítico por parte de un SNI 3. Creo que está de más mencionar que es obvio que no puede haber honoris causa ni altos niveles de SNI ya que fue un programa hecho para jóvenes investigadores. No queremos política, queremos ciencia. Queremos apoyos para poner subir el nivel científico mexicano. Queremos crecer profesionalmente y queremos respeto hacia nuestro esfuerzo.

Cómo cátedra de CONACYT estoy orgulloso de pertenecer a este programa. Estoy dispuesto hasta poner de mi dinero para comprar reactivos, asistir a congresos, apoyar a los alumnos y open access a publicaciones ya que por eso trabajamos. El trabajo todo lo vence, y creo que los catedráticos trabajamos arduamente para satisfacer los lineamientos y demostrar que somos investigadores de alto rendimiento. Al igual que mis otros compañeros, no poseo ningún conflicto de interés ya que todos fuimos sometidos a un proceso de selección. Somos una herramienta para la ciencia mexicana, somos una comunidad comprometida. Es un gran reto hacer ciencia hoy en día y estamos dispuesto a aceptar dicho reto.

Agradezco este espacio para la libre opinión y discusión.

Reciban un saludo.
___________________________________________________
Dr. J. Andrés Tavizón Pozos
Cátedras de CONACyT

*****

V

Estimado Dr. Villanueva,

ccp. Dra. María Elena Alvarez-Buylla Roces, Directora General de CONACYT
ccp. Catedráticos CONACYT
ccp.  Aristegui Noticias

Mi nombre es Juan Pablo Rivera Caicedo, Catedrático CONACYT adscrito al A la Universidad Autónoma de Nayarit.

Me dirijo a usted en relación al artículo: “¿Por qué el ataque sistemático de Enrique Cabrero a @Conacyt_Mx?”, el cual fue publicado en el portal de Aristegui Noticias el día 27 de Mayo del presente año. Mi opinión sobre su artículo es que se ha realizado sin conocer el programa de cátedras, y siendo usted SNI III, me parece curioso que lo hubiera escrito sin informarse. Creo que ya tiene claro que los cátedras-Conacyt somos empleados federales de carácter académico a término indefinido, supuesto a diversas evaluaciones académicas y sujetos a que nuestra Directora General la Dra. María Elena Alvarez-Buylla Roces defienda año a año el presupuesto del Conacyt.

En particular, tengo los siguientes comentarios sobre su artículo y darle una visión más amplia de quién son los Catedráticos.

No soy de los “doctores becados por @Conacyt_Mx afines al grupo de Cabrero” mi formación académica no ha sido apoyada por el Conacyt, llegue a México en 2015 por motivos personales y fui seleccionado por el Conacyt de una terna enviada por mi Enlace Institucional en la tercera convocatoria del programa de Cátedras. Es claro que en ese tiempo no sabía quién era el Director del Conacyt y por ende no soy afín a ningún grupo.

No hago parte de una “clientela artificial” ni soy un “inconforme”, soy investigador que dentro del programa de Cátedras desde 2016 he contribuido a la formación de 4 licenciados, 3 maestros en ciencias y 2 doctores en el estado de Nayarit, clases periódicas en programas de posgrado del PNPC.

No soy parte de “una inmensa mayoría de esos nuevos investigadores representa el núcleo duro de críticas contra @ElenaBuylla. ¿Qué es lo que buscan? Que no se descubran diversos actos de corrupción y se tomen, en consecuencia, las medidas legales que correspondan.” Respeto y admiro el trabajo que está haciendo la Dra. Alvarez-Buylla Roces y espero que crean aún más en el programa de Cátedras, corrija las cosas que se han hecho mal, mejore las condiciones de los Catedráticos en sus Instituciones Receptoras y que defienda el presupuesto de los catedráticos en el Senado.

Cómo catedrático de CONACYT estoy orgulloso de ser empleado federal de carácter académico y contribuir al desarrollo del capital humano del estado de Nayarit. Me dio tristeza leer su artículo y su “información” sobre el programa de cátedras y saber que es Abogado, empleado de la UNAM y que pertenece al Sistema Nacional de Investigadores en Nivel 3.

Dr. Villanueva sus áreas de interés son libertad de información, rendición de cuentas, combate a la corrupción y seguridad nacional, con todo respecto, realizarlas con información.

Gracias Jonatan Peña Ramírez.

Atentamente,

Juan Pablo Rivera Caicedo
Cátedras-CONACyT
Universidad Autónoma de Nayarit



Temas relacionados:
Conacyt
Opinión
Sociedad





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.