El juicio a Calderón ya empezó
La prensa mexicana ha iniciado la evaluación del sexenio de Felipe Calderón, y aunque destacan diversos aspectos positivos, la guerra contra el narco y los muertos han opacado su gestión.
(Foto: Especial)

El juicio en la prensa comienza. Diversos medios de comunicación iniciaron la revisión de saldos del sexenio de Felipe Calderón.

Destaca, el tema de la guerra contra el narcotráfico, pero también resaltan los aciertos y errores del mandatario mexicano en temas sociales, políticos y económicos.

La revista Proceso y el semanario Enfoque del diario Reforma, que dedicaron sus portadas a Calderón y otras revistas especializadas como Voz y Voto y Emeequis también retomaron el saldo de los últimos seis años de gobierno.

Conoce los fragmentos de lo que se ha publicado en diversos medios:

Jueves 29 de noviembre

Un final que se escribió al inicio
Reforma, Lorenzo Meyer

El final del sexenio de Felipe Calderón se escribió desde 2006. Al decidir él y el PAN alcanzar el triunfo en la elección presidencial de ese año a como diera lugar, también y a querer que no, optaron por imponer la naturaleza de los medios sobre la de sus supuestos fines. El resultado es lo que hoy tenemos: el retorno del PRI, una guerra inconclusa contra un narcotráfico fortalecido en la lógica de que si el Estado no gana, pierde, y una gran duda ciudadana sobre la naturaleza misma del sistema político.

Recuento de daños
El Universal, Alfonzo Zárate

Luego de 12 años de gobiernos de Acción Nacional, México encara la segunda alternancia. El regreso del PRI es, en sí mismo, un mensaje reprobatorio para las administraciones de Vicente Fox y Felipe Calderón.

Se va Calderón
La Razón, Pablo Hiriart

En un mes se va Felipe Calderón de Los Pinos, el candidato presidencial por el cual voté hace seis años y lo volvería a hacer sin vacilar. Con Calderón se afianzó la democracia en México, y su conducción la ha hecho irreversible.

Miércoles 28 de noviembre

Lo bueno, lo malo y lo feo
El Universal, Mauricio Merino

Lo bueno: la libertad de expresión, pese a la limitación autoimpuesta por los medios en función de sus intereses y de quienes la usaron para granjearse la simpatía del poder. Aun así, durante el sexenio que termina el Presidente no violentó la libertad de opinar —el Presidente digo, no los gobiernos locales ni los grupos violentos ni las fuerzas de seguridad—. Calderón prefirió usar carretadas de dinero en propaganda gubernamental y contraatacar con aliados y personeros. Pero no reprimió.

Canela Fina / Contando muertos
La Razón, Rubén Cortés

A72 horas de que termine el sexenio se abrió el debate que, fatalmente, marcará al gobierno de Felipe Calderón: ¿Cuántos muertos dejó la guerra contra el crimen organizado? Según la ONG México Evalúa, fueron 101 mil 199, que ubicaron al país como el más violento, por delante de Kirguistán, Haití o Pakistán. Incluso, más que los 100 mil de la guerra de Bosnia (1992-95).

Juegos de Poder / Evaluación del sexenio de Calderón: V. La guerra
Excélsior, Leo Zuckermann

Con éste termino una serie de columnas sobre lo bueno y lo malo del sexenio que está a punto de terminar. A propósito dejé el tema de la guerra en contra del crimen organizado al final. Por una razón: fue, sin lugar a dudas, el tema central de este gobierno, el que más pesó y por el que será más recordado. Todo lo demás, positivo o negativo, pasará a un segundo plano. A final de cuentas creo que Calderón pasará a la historia como el Presidente de una guerra fallida. ¿Por qué?

Martes 27 de noviembre

La violencia, legado de FCH a perpetuidad
El Universal, José Carreño Carlón

A menos de 72 horas del fin de su gobierno, Felipe Calderón cierra con una batería de declaraciones triunfalistas diarias sobre su desempeño, que contrastan severamente con la peor calificación de un periodo presidencial desde hace cuatro sexenios, en que empezaron en México estas mediciones de opinión pública. Antes había sido evaluado por la opinión electoral, con una cadena de derrotas locales y federales en las urnas, hasta rematar con la caída al tercer lugar de su partido en la elección presidencial de julio.

El fin del sexenio y la justicia en construcción
El Universal, José Ramón Cossío D

Hacer un balance sobre la justicia en un sexenio exige aclarar algunas cosas previamente. La primera es que no se trata de considerar en exclusiva lo hecho y lo omitido por el presidente: no es un actor tan poderoso como para que todas las responsabilidades tengan que recaer en él, pero, paradójicamente, es lo suficientemente relevante en un sistema presidencial como para que mucho de lo habido y de lo no habido en el periodo le sea imputable.

Juegos de Poder // Evaluación del sexenio de Calderón: IV. La perla
Excélsior, Leo Zuckermann

A lo largo de un sexenio, son muy escasos los logros mayores de un Presidente. Recordamos, por ejemplo, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte durante la administración de Salinas, la reforma política de 1996 con Zedillo o la ley de transparencia con Fox. Se trata de esas perlas que siempre se recordarán como quizá la parte más positiva de un gobierno. En el caso de Felipe Calderón, me parece que dicha perla fue la extinción de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro.

Lunes 26 de noviembre

Felipe Calderón
Reforma, Jesús Silva-Herzog Márquez

No se hizo en los rigores de la tecnocracia, ni en las exigencias de la empresa; no lo moldeó la oscuridad de la academia ni la flama de la movilización social. Se formó en las labores de partido, entre las paredes del parlamento. De ahí viene su perfil oratorio, su energía polémica, su ánimo persuasivo. No le bastaba hacer, se empeñó en convencer. Hablar fue, para él, parte sustancial del gobernar. A diferencia de sus antecesores (y de su sucesor), Felipe Calderón cree en una política capaz de pasar la prueba del razonamiento público. No ignoró a sus críticos. Los vio de frente, los escuchó, se expuso al resentimiento. No se aisló del dolor. Lo que se mantuvo siempre hermética fue su política. En su obstinación no se asomó la fisura…

Saldo sexenal
Reforma, Denise Dresser

LO BUENO:

  • La política macroeconómica que convierte a México en un archipiélago de estabilidad en medio de la crisis global.
  • El crecimiento económico a un ritmo relativamente bajo pero sostenido, y mayor este año que el de Brasil.

LO MALO

  • Los más de 63 mil muertos de la “guerra” emprendida contra el narcotráfico y el crimen organizado, hecho que opaca cualquier logro de Felipe Calderón. Será recordado como el Presidente del sexenio más violento desde tiempos revolucionarios.
  • El predominio creciente de Joaquín El Chapo Guzmán y cómo pareció volverse intocable en el sexenio calderonista.

Fin de sexenio
El Universal, Ezra Shabot
El próximo sábado Felipe Calderón dejará de ser presidente de México, culminando el trabajo de un sexenio en donde la complejidad de una institucionalidad democrática inacabada dejó una serie de pendientes que en otras circunstancias hubiesen sido resueltos como parte de las prioridades de su proyecto político. De presidente del empleo, terminó por ser el primer mandatario comprometido en la lucha contra el crimen organizado…

Buena suerte señor Calderón
Milenio, José Luis Reyna
Se agotó el sexenio presidencial. No hay duda de que muchas de las iniciativas hechas por el gobierno de Calderón pretendieron mejorar al país. Hubo una intención genuina para mejorar las condiciones nacionales. Sin embargo, no siempre se acierta y, menos aún, se gana. No hay duda tampoco que muchas de las políticas de la administración presidencial quedaron truncas: muchas promesas, pocas realidades. La pobreza aumentó, la desigualdad se acentuó y la generación de empleos quedó como un compromiso incumplido en el marco de una violencia que no cesa. Se hizo lo que se pudo, pese al esfuerzo hecho por el Estado mexicano en el combate a la delincuencia organizada, en especial contra el narcotráfico…

Domingo 25 de noviembre

La pesadilla Terminó
Proceso, Jorge Carrasco
De manera atropellada, cuestionada la legitimidad de su elección, Felipe Calderón asumió la Presidencia el 1 de diciembre de 2006. Él mismo definió las circunstancias en las cuales alcanzó el poder federal: “Haiga sido como haiga sido”, dijo con soberbia pueril. Parodiando la parodia, “haiga sido como haiga sido” termina su mandato, para el bien momentáneo de la República. Ordenó en soledad, por sí y ante sí, emprender la guerra contra los cárteles del narcotráfico que, a la hora del balance, sólo sus beneficiarios podrían considerar que ha tenido resultados positivos. La guerra, su guerra, la guerra de Calderón, dejó el territorio irrigado de sangre. Hizo perder la Presidencia a su partido, en medio de torpezas y traiciones. Y dejó correr la corrupción impune. En el anochecer de su paso por Los Pinos, el presidente que se va tendrá que enfrentar a su conciencia. Para muchos millones de mexicanos, incontables, una pesadilla angustiante está terminando. Para decenas de miles, igualmente fuera de cálculo, no hubo despertar…

La transición traicionada
Proceso, Héctor Tajonar
Llegan a su fin los dos gobiernos presididos por el PAN, acompañados de un evidente rechazo del electorado, una decepción creciente ante las expectativas frustradas de la alternancia de 2000, así como por una mezcla de abatimiento e indignación frente a la brutalidad sin límite de una violencia interminable. Deplorable final, surgido de una triple traición: a los valores fundacionales de ese partido, a la esperanza de los ciudadanos que los llevaron al poder y a la transición democrática. No es hipérbole, ni tampoco es necesario ser trotskista para argumentar que, en efecto, se trató de una traición, es decir, de una “falta que se comete quebrando la fidelidad o lealtad que se debe tener o guardar” (DRAE), en este caso, hacia una democracia digna de ese nombre…

24 de noviembre

Por favor, panistas, no vuelvan
Siempre, Humberto Musacchio
Los mexicanos estamos acostumbrados al tiradero de fin de sexenio, pero lo que vivimos ahora amenaza la existencia misma de la nación. Terminan, por fortuna, doce años de gobiernos panistas en un ambiente de desolación y pesimismo social, con instituciones en quiebra y un país anegado en sangre por la llamada guerra contra el crimen organizado, una cruzada en la que murieron personas, seres humanos que dejan tras de sí el sufrimiento de madres, hijos, hermanos.

Mal fin
Reforma, René Delgado

Doce años concluyen dentro de una semana y, con ellos, un capítulo terrible de nuestra historia política y social, un pasaje que inició clamando en coro “no nos falles”, ante Vicente Fox, y culminó reclamando a gritos “no más sangre”, a Felipe Calderón.

El pragmatismo y el dogmatismo hermanados por la indiferencia ante la ciudadanía que se prometió empoderar para, finalmente, como aprendices de brujo, desatar fuerzas y poderes hasta perder su control. Vinculados también por un dejo de perversión y rencor en la práctica política, así como por el ejercicio del no poder…

El legado de Calderón
El Universal, Lydia Cacho
Felipe Calderón ha sido para México lo que un hombre agresor es para su propia familia. Como un macho cuya inseguridad lo permea todo, tomó el mando de la casa en un ambiente de incertidumbre y temor, anteponiendo la imposición de ideas al diálogo. Una vez en el poder, se apertrechó tras los tanques y las armas mortales, justificó todas las formas de violencia para demostrar Quién manda Share 1] en este hogar que es México. Prometió transparencia y fomentó la opacidad, alegó la defensa de la justicia penal e implantó un régimen de militarización; juró transformar al sistema educativo y fortaleció pervertidas alianzas con la mafia sindical educativa. En campaña se enfrentó a Ulises Ruiz y a Mario Marín; frente a cámaras juró que la justicia les perseguiría por corruptos y por proteger a mafias de tratantes de niñas. Una vez en el poder selló con ellos alianzas de impunidad…

Calderón, telonero de Peña Nieto
El Universal, Jorge Zepeda Patterson
Felipe Calderón me recuerda a los teloneros de los conciertos, esos que tocan antes de que aparezca la estrella del evento. La desesperación por alargar su permanencia sobre el escenario le ha llevado a giras de inauguraciones maratónicas y a eternizarse en el uso de cada micrófono que le ponen enfrente. Como los malos teloneros, que no terminan por entusiasmar a la audiencia, pocos ponen atención a su presencia. La mayoría contempla distraída e impaciente los intentos del Presidente por justificar su sexenio y estirar sus últimos 15 minutos de gloria…

21 de noviembre
Disimulo y sumisión
Reporte Indigo, Ramón Alberto Garza
En el balance sexenal de política exterior, Felipe Calderón solo vino a cerrar el círculo del descrédito en el que nos enfrascó ante el mundo Vicente Fox. Los dos sexenios panistas malograron el papel que México venía ocupando como líder regional, no solo en América Latina sino en el mundo de habla hispana. La estúpida política del “comes y te vas”, aplicada escandalosamente a Fidel Castro en el sexenio foxista no pudo ser reivindicada en la administración calderonista…

18 de noviembre
El shopping de la guerra
Emeequis, Rafael Cabrera

Cuando el presidente Felipe Calderón se vistió la mañana del 3 de enero de 2007 con una casaca militar verde olivo, que le quedaba evidentemente grande y, no imaginaba lo que el futuro le deparaba: su gobierno quedaría marcado por la guerra contra el narco.

Ese día, los militares presentes en Apatzingán, Michoacán, lo escucharon decir que no habría cuartel contra el crimen organizado. Vaticinó que habría muertos por desgracia, pero no había manera de que calculara que serían tantos como unos 90 mil…

Cambio de Guardia
Voz y Voto
El fin de año está en puerta y, con él, la entrada en escena de la segunda alternancia, el cambio de guardia en la Presidencia de México.
Doce años de presidentes emanados de las filas del PAN llegan a su término; el cambio que los electores decidieron en las u mas se concretará el próximo 1 o de diciembre, cuando Emique Peña Nieto reciba la banda presidencial y rinda la protesta que ordena nuestra Constitución. Por esta singular coyuntura, la presente edición de Voz y Voto comprende los dos meses finales del año. Queremos entregar a nuestros lectores un balance de dos sexenios que ya constituyen parte de la historia política y social de México y que, sin duda, dejan múltiples lecciones. Esperamos que el mosaico de opiniones y análisis sobre la etapa que ahora concluye contribuya a su valoración objetiva, pero sobre todo, a aquilatar
el significado de las alternancias como parte de la normalidad democrática a que aspiramos…

El juicio en libros

Los libros también hacen su juicio a Calderón y en la recta final del sexenio se han publicado al menos tres, que, desde distintas perspectivas, analizan los últimos seis años de gobierno.

Crónica de un sexenio fallido. La tragedia del calderonismo
Ernesto Núñez Albarrán, 2012
Editorial Grijalbo

En este libro hace un recuento de lo que fueron los seis años del calderonismo en México, desde su arranque, hasta el nombramiento de Josefina Vázquez Mota como candidata del Partido Acción Nacional a la Presidencia de México.

En su texto, el periodista considera que el balance, tanto para el propio Calderón como para su grupo, es trágico en el sentido humano, en el sentido de mala suerte, de muerte, de cosas que ocurren y trágico también para miles de familias que han visto cómo la violencia llegó hasta sus hogares.

Ver extracto del Capítulo 11, publicado por Proceso.

México en llamas. El legado de Calderón
Anabel Hernández, 2012
Editorial: Grijalbo

La autora investigó y documentó algunos de los casos más polémicos del sexenio, entre ellos, los presuntos intentos de Genaro García Luna, aún secretario federal de Seguridad Pública, por sobrevivir políticamente con impunidad.

Haiga sido como haiga sido, el sexenio de Calderón
Daniel Camacho, 2012
Editorial: Cal y Arena

El caricaturista reúne 250 cartones, publicados en el diario Reforma, y los textos de periodistas, académicos e investigadores como René Delgado —autor del prólogo— Rolando Cordera, Ciro Murayama, María Amparo Casar, Ricardo Raphael y Roberto Zamarripa.

Camacho retrata también a los personajes del sexenio, entre ellos Agustín Carstens, Manlio Fabio Beltrones, Elba Esther Gordillo, Andrés Manuel López Obrador y Enrique Peña Nieto.

Haiga sido como haiga sido, el sexenio de Calderón, libro de Daniel Camacho






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]