EAAF “discrepa profundamente” con partes del informe de la CNDH sobre Ayotzinapa
Los forenses argentinos rechazan que existan elementos científicos suficientes para afirmar que restos de Jhosivani Guerrero de la Cruz hayan sido encontrados.
(Foto: Archivo Cuartoscuro/PGR).

El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) informó este jueves que “discrepa profundamente con una parte importante de las formulaciones” hechas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en su más reciente recomendación vinculada con el caso Ayotzinapa.

El EAAF consideró en un comunicado “particularmente grave” la afirmación hecha por la CNDH respecto de la coincidencia entre dos muestras óseas, una proveniente de la bolsa supuestamente recuperada en el Río San Juan y otra proveniente del basurero de Cocula, y material genético de la familia del normalista Jhosivani Guerrero de la Cruz.

De acuerdo con la CNDH el Instituto de Medicina Legal de la Universidad de Innsbruck, Austria, informó a la Procuraduría General de la República (PGR) en septiembre de 2015 que había establecido la correspondencia genética por ADN mitocondrial de un fragmento óseo localizado en la bolsa supuestamente recuperada del Río San Juan con el grupo familiar del normalista Jhosivani Guerrero de la Cruz.

Posteriormente, en octubre de 2015, la Universidad de Innsbruck informó a la PGR sobre la correlación del perfil genético mitocondrial obtenido de un fragmento de hueso encontrado en el basurero de Cocula, con el perfil genético mitocondrial de una muestra biológica donada por la señora Martina de la Cruz de la Cruz, madre de Jhosivani Guerrero de la Cruz.

Estos resultados fueron informados por la PGR al Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez y al EAAF hasta el 13 de diciembre de 2016 y, de acuerdo con la Comisión, no fueron difundidos públicamente.

En síntesis, para la CNDH los análisis del Instituto de Medicina Legal revelan que ambos fragmentos óseos corresponden a Jhosivani Guerrero de la Cruz y, por lo tanto, “esta evidencia científica permitiría establecer indiciariamente que los restos óseos localizados en el río San Juan provienen precisamente del Vertedero de Cocula“.

Al respecto, el EAAF dijo que “el informe de la CNDH omite incluir que la coincidencia genética por vía de ADN mitocondrial encontrada entre restos encontrados en el Río San Juan y posteriormente entre un fragmento del Basurero de Cocula con un familiar materno del joven Jhosivani Guerrero de la Cruz por el laboratorio de Innsbruck es extremadamente baja desde el punto de vista de probabilidad de parentesco”.

Es decir, que el resultado no alcanza un umbral aceptable científicamente en sí mismo para ser considerado como una identificación, de acuerdo con los forenses argentinos.

En un comunicado de prensa emitido el 17 de septiembre de 2015 el EAAF informó sobre la correspondencia entre un fragmento óseo encontrado en la bolsa supuestamente recuperada del Río San Juan y material genético de la madre de Jhosivani. De acuerdo con su análisis, la coincidencia resultó baja pues fue de 73 a 1, es decir, que es 73 veces más probable que el material genético del fragmento óseo pertenezca a Jhosivani que a otro miembro de la población mexicana en general.

Según el informe de la CNDH, la probabilidad es similar en el caso del fragmento óseo encontrado en el basurero de Cocula: 72 a 1. En contraste, la probabilidad en cuanto a la correspondencia de uno de los fragmentos óseos con el normalista Alexander Mora Venancio resultó de mil 201 a 1.






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]