Se debe abrir maxi-proceso por caso Odebrecht; Peña Nieto debe aclarar qué negoció: Olmos
El periodista Raúl Olmos reveló que la casa de Lomas de Bezares de Emilio Lozoya es clave porque los tres delitos que se le imputan (cohecho, defraudación fiscal y lavado de dinero) "están ligados con esta vivienda".
(Foto: Cuartoscuro)

En la extensa trama de corrupción de Odebrecht en México, lo deseable es que no sólo se haya logrado la detención de Alonso Ancira, dueño de Altos Hornos de México S.A. (AHMSA), “sino que se investigue a los demás involucrados”, demandó el periodista Raúl Olmos, quien además consideró que “se tiene que ir a un maxi-proceso (pues) materia prima hay de sobra”.

En entrevista en Aristegui En Vivo, expresó que este caso “no solamente abarca a Pemex, sino a otras entidades de gobierno y otras fechas según han confesado los delatores y abarca montos mucho más grandes de los que hasta ahora se han confesado. Este es apenas el inicio de toda la trama”.

El autor de Gigante de lodo. Odebrecht y su historia de corrupción en México, apuntó que “ojalá se tenga la voluntad política de llegar a fondo y hasta las más altas esferas del poder como ha ocurrido en otros países. Yo creo que a México le han puesto la vara muy alta y no puede defraudar haciendo una investigación mediana

Raúl Olmos señaló: “El hecho de que se haya procedido penalmente contra un personaje de alto perfil podría desencadenar lo que ha ocurrido en otros países como en Brasil o Perú donde una detención derivó en la acusación contra otros involucrados hasta que se armó la trama de corrupción más amplia y extensa“.

Recordó, como ejemplo, que Enrique Peña Nieto se reunió al menos en cuatro ocasiones con Marcelo Odebrecht, expresidente de la constructora brasileña. “Peña Nieto tendría que precisar y aclarar qué trató en esas reuniones, qué acuerdos se tomaron y si esas decisiones tuvieron que ver con esta trama de corrupción”.

Lee más | EPN se reunió al menos dos veces con Marcelo Odebrecht: Olmos (#Entérate)

Pero detalló que esa trama de corrupción “involucraba a personajes de distintos partidos políticos, de distintos sexenios, de los más altos niveles y habrá que ver si se involucra e investiga a todos, sin importar los partidos”.

En este sentido dijo que “la puerta de México a Odebrecht se abrió en el gobierno de Vicente Fox. Los privilegios siguieron con el de Felipe Calderón donde se multiplicaron los contratos en la refinería de Minatitlán con 66 por ciento de sobrecosto.

Lee más | EPN ejecutó estrategia secreta de filial de Odebrecht para impulsar Etileno XXI

“Fue en el gobierno de Calderón donde se negociaron los privilegios para Odebrecht en la planta de Etileno XXI que ahora le ha significado pérdidas multimillonarias”, subrayó.

Lee más | Meade permitió quebranto en Pemex por proyecto de Odebrecht, pese a advertencias (Reportaje)

Pero a nivel local, puntualizó que “en los gobiernos de Lázaro Cárdenas Batel y de Leonel Godoy en Michoacán donde se le dieron privilegios a Odebrecht. Actualmente estos dos personajes son de Morena, uno de ellos colaborar del gobierno de (Andrés Manuel) López Obrador”.

También se refirió al caso de Veracruz “donde Odebrecht hizo negocios con el gobierno de Javier Duarte y donde hay 6 millones de dólares adicionales transferidos por el Departamento de Sobornos que nadie sabe a dónde fueron a dar. Son sobornos extra, adicionales a los confesados por los delatores”.

El periodista de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) dijo que hay un caso particular que le llama la atención en la obra de la refinería de Tula, Hidalgo, “acerca de cómo misteriosamente fueron transferidos subcontratos al casero de Miguel Ángel Osorio Chong (exsecretario de Gobernación) en las Lomas de Chapultepec, en condiciones ventajosas”.

Raúl Olmos expresó: “La autoridad tiene que investigar si fueron para financiar campañas políticas o qué políticos se enriquecieron”.

LA CASA DE LOMAS DE BEZARES

El periodista de MCCI señaló que la casa de Lomas de Bezares de Emilio Lozoya Austin es clave porque los tres delitos que se le imputan (cohecho, defraudación fiscal y lavado de dinero) “están ligados con esta vivienda”.

Explicó que en el seguimiento del lavado de dinero que hicieron las autoridades descubrieron “que algunos de los recursos pagados con sobornos de Odebrecht, habrían ido a parar para la casa en Lomas de Bezares”.

Y subrayó que la negociación de la compra del inmueble inició en noviembre de 2012 y “el 1 de diciembre (…) justo el día que tomó protesta Enrique Peña Nieto como presidente, se realizaron un par de transacciones desde Suiza por 2 millones 580 mil francos suizos que, al tipo de cambio de ese entonces, equivalen a 38 millones de pesos, que es justo el valor de la vivienda que compró Lozoya en esos días“.

Los beneficiarios de la transferencia fueron Emilio Lozoya y su hermana, Gilda Susana. Indicó que en esta operación hay presunción de defraudación fiscal porque no fueron declarados y además implicaría un posible lavado de dinero porque “una forma muy común de lavado de activos es precisamente a través de la adquisición de inmuebles”.

Otro elemento que hace presumir este delito, dijo, es que “el recurso fue triangulado a través de un par de empresas off-shore. Todas estas maniobras las hemos podido documentar en el seguimiento a las pesquisas del caso y está documentado fecha por fecha, empresa por empresa y cuenta por cuenta”.

Añadió que en la operación de compra-venta, además de Gilda Susana Lozoya, hay otra persona involucrada: María del Carmen Ampudia Cárdenas, esposa de Carlos Enrique Valenzuela, uno de los miembros del Consejo de Administración de Grupo Financiero Intercam.

“Ella (Ampudia Cárdenas) era la dueña de la vivienda que se le vendió a Lozoya. Esto refuerza la versión de la autoridad que supone que esta vivienda fue adquirida con recursos provenientes de los sobornos de Odebrecht, por eso es que decidió congelar las cuentas de la anterior dueña. En el caso de su hermana, la presunción de la autoridad es que ella participó en toda esta trama”.

Otro elemento que demuestra lo importante que es esa vivienda en toda esta trama es que en ella se reunieron el exdirector de Pemex, y Luis Weyll, exdirector de Odebrecht en México,”para negociar la participación de Odebrecht en la refinería de Tula“, para lo cual se pagaron otros 6 millones de dólares de sobornos.

Lee más | Pemex da contrato a ICA Flour y Odebrecht en Tula

Por último, Raúl Olmos comentó que toda esta operación “pinta el sexenio de corrupción que se vivió (con Enrique Peña Nieto). Justo en el arranque ocurren estas transferencias de un caso emblemático como el de Odebrecht, pinta muy bien lo que sería el sexenio”.

Aquí la entrevista completa:






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.