Los líderes mundiales que marcaron este año #Resumen2018
Subidas y bajadas de aranceles; la amenaza de un muro en la frontera de México y Estados Unidos; personas con chalecos amarillos quemando las calles de París; y el divorcio de Reino Unido con la Unión Europea. Aristegui Noticias hace un breve recuento de los eventos que dirigieron el panorama internacional este año.

En este 2018, el panorama internacional estuvo marcado por las acciones y posturas de estos seis líderes:

Donald Trump
Presidente de Estados Unidos

Para Donald Trump, 2018 fue un periodo de constante agitación en el que sus decisiones generaron caos dentro de su equipo, sacudieron a Estados Unidos y generaron controversia en el mundo. Ejemplo de ello es el histórico encuentro con el líder norcoreano Kim Jong-un y el cambio de la embajada estadounidense de Israel a Jerusalén. Además, acumuló tres cierres de gobierno, el más reciente tuvo lugar el pasado 22 de diciembre luego de que los partidos demócrata y el republicano no lograron alcanzar un acuerdo sobre el proyecto de la ley de gastos, la cual incluye el presupuesto para la construcción del muro en la frontera con México.

Su firme rechazo a la migración ilegal quedó refrendado con la política “cero tolerancia” promulgada en mayo, que dio pie a la separación de familias migrantes en la frontera manteniendo a los menores en condiciones nocivas. Esta situación levantó fuertes críticas a su administración, a la que se sumaron las derivadas por sus fuertes amenazas a países centroamericanos tras el flujo de la caravana migrante por territorio mexicano rumbo a Estados Unidos. Este debate también intensificó su confrontación con los demócratas que, tras las elecciones de medio término arrasaron con 40 escaños en la Cámara de Representantes dejando a los republicanos sin estados clave como Arizona, Georgia y Carolina del Sur.

El segundo año del mandatario estuvo marcado por la intensa investigación sobre el pago durante su campaña presidencial a mujeres que aseguran haber tenido relaciones extramaritales con él, a cambio de su silencio. Es el caso de la actriz porno Stormy Daniels. El saldo fue la sentencia de su exabogado Michael Cohen. Por otro lado, las bajas en su equipo comenzaron con la salida de John Kelly y la más reciente, encabezada por la renuncia del secretario de Defensa, Jim Mattis.

Jair Bolsonaro
Presidente de Brasil

Tomará las riendas de Brasil hasta el próximo 1 de enero de 2019, pero es claro que con la victoria del ultraderechista Jair Messias Bolsonaro en la segunda vuelta de las presidenciales frente al candidato por el Partido de los Trabajadores (PT) y sucesor del expresidente Lula Da Silva, Fernando Haddad, una nueva era de incertidumbre marcada por el autoritarismo, la misoginia y la homofobia comenzó en uno de los grandes países de América Latina desde el pasado 28 de octubre de 2018.

Algunos se refieren a él como el “Trump brasileño” y es que al igual que el presidente estadounidense, el exmilitar se caracteriza por decisiones que han causado muchas dudas y críticas, tal y como el haber nombrado al juez Sergio Moro, quien está detrás de la condena de Da Silva por el caso Lava Jato, como ministro de Justicia. Por otro lado, comparte las mismas ideas que Donald Trump en cuanto a proteger fronteras en la lucha contra el narcotráfico y la migración.

En el plano internacional, la postura de Bolsonaro apunta a un giro radical en las relaciones de Brasil con el mundo, comenzando porque su equipo ya ha señalado que el nuevo gobierno buscará acuerdo bilaterales, cerrando paso a espacios multilaterales como el Mercosur. Además, Bolsonaro ya ha dejado clara su opinión sobre el gobierno venezolano de Nicolás Maduro y el gobierno de Cuba con Miguel Díaz-Canel. No obstante, la tensión entre Brasil y otros países, parece no limitarse a América Latina pues se avecina un posible conflicto con el mundo árabe luego de haber prometido el traslado de la embajada brasileña de Tel-Aviv a Jerusalén.

Daniel Ortega
Presidente de Nicaragua

Este 2018, al menos 325 personas han perdido la vida, 400 más se encuentran detenidos y miles están en el exilio como resultado de la represión del gobierno de Daniel Ortega, el revolucionario que liberó Nicaragua de la dictadura de Anastasio Somoza a finales de 1970 y al que ahora señalan de haberse convertido en un tirano de la mano de su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo. Es tal el nivel de violencia que se vive en Nicaragua desde el pasado mes de abril que incluso la pareja presidencial y sus colaboradores fueron denunciados ante la Corte Penal Internacional el pasado mes de noviembre.

Estudiantes y activistas, precursores de las protestas en contra de la administración de Ortega; la iglesia católica, uno de los principales protectores del pueblo; y los medios de comunicación, han sido los principales sectores golpeados por el excesivo uso de fuerza por parte del Gobierno. Han sido varios los intentos de frenar la masacre, incluso en varias ocasiones, desde mayor, se ha tratado de llegar a un acuerdo a través de diálogos con el mandatario pero las mesas se han cancelado de manera indefinida al menos tres veces. La última luego de las agresiones a la basílica de San Sebastián, en la ciudad de Diriamba y poco después el ataque contra la comunidad indígena de Masaya.

Por otro lado, durante estos ocho meses, Daniel Ortega ha dejado claro que está dispuesto a hacer cualquier cosa con tal de silenciar las críticas dentro del país. Prueba de esto fue el asalto por elementos de la Policía Nacional a las oficinas del Confidencial y los programas de televisión Esta Semana y Esta Noche, el pasado 13 de diciembre. De acuerdo con el último informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes para Nicaragua (GIEI) en Nicaragua se vive un cuadro no sólo de impunidad, sino de indolencia oficial, sometimiento del Poder Judicial y descalificación sistemática de quienes se expresan en contra del gobierno.

Xi Jinping
Presidente de China

El presidente chino se convirtió este 2018 en uno de los grandes actores a nivel mundial al protagonizar junto a su homónimo estadounidense, Donald Trump, “la mayor guerra comercial en la histórica económica” como la describió el mismo Xi, luego de que Estados Unidos comenzó a aplicar aranceles sobre cientos de productos chinos por valor de 34 mil millones de dólares anuales a principios del segundo semestre del año, a lo Pekín respondió con represalias similares. Los principales productos afectados fueron los tecnológicos, así como productos intermedios o bienes de capital: es decir, productos que se necesitan para hacer otro tipo de productos.

El gobierno de Xi dejó claro que la actitud de Washington era “una conducta irracional que no puede ganar apoyos”, por lo que en el mes de julio declaró que acudiría a la Organización Mundial de Comercio (OMC) con una demanda adicional en cuanto Estados Unidos aplique las medidas unilaterales”. Sin embargo, el mandatario de Estados Unidos amagó con retirarse de la organización. Lo que derivó en un panorama lleno de tensión y amenazas que no sólo afectaron a las dos potencias mundiales sino que otros países fueron dañados colateralmente por las medidas económicas de ambos.

Con una tregua de 90 día fue que hasta el pasado 3 de diciembre, durante la cumbre del G20 que China y Estados Unidos acordaron suspender la aplicación de los recientes aranceles que implicaban el un aumento del 25% a bienes importados de China y que entrarían en vigor el próximo 1 de enero. Esto podría dar paso a una serie de nuevas negociaciones comerciales que podrían incluir propiedad intelectual, barreras no arancelarias, robos cibernéticos y agricultura

Theresa May
Primera Ministra de Reino Unido

Sin duda este año se convirtió en uno de los más complicados para Reino Unido debido a la marcada inestabilidad que ha caracterizado al Gobierno de Theresa May debido al duro proceso que ha resultado ser concluir el acuerdo del Brexit para la salida de la Unión Europea. Desde mediados de año, May se ha tenido que enfrentar a un Ejecutivo dividido entre los que apoyan una suave salida y los que buscan un corte completo de lazos, lo que ha complicado las negociaciones con Bruselas y ha traído una serie de reveses a la primera ministra.

Lo que ha complicado aún más la situación de May es que la oposición a sus planes no sólo viene por parte de los países miembros de la UE sino de las filas de su propio partido. Además, durante los primeros días del mes de diciembre el Partido Conservador planteó una moción de confianza a su líder, mismo que la primera ministra consiguió ganar al obtener 200 votos a favor frente a 117 en contra, pese a ello, la presión por parte de figuras como el euroescéptico de línea dura Jacob Rees-Mogg continúan buscando el camino para que la líder sea reemplazada por lo que hasta ahora, Theresa May tiene aún algunos meses para seguir al frente de Reino Unido pero los diputados puedan reactivar un nuevo voto de no confianza.

Hasta el momento son muchas las voces que piden un segundo referéndum, incluso, el líder laborista, Jeremy Corbyn, principal opositor ha señalado que en caso de pasar el proyecto de May, espera que éste sea rechazado a principios de 2019 con lo que él podría presentar una de censura al Gobierno desencadenando un proceso de elecciones generales que podrían llevarlo a ocupar el lugar en el número 10 de Downing Street. Mientras tanto, May aún tiene algo de tiempo hasta la medianoche del 29 de marzo de 2019, fecha prevista para la consumación del Brexit.

Emmanuel Macron
Presidente de Francia

Violentas manifestaciones entre autoridades y miles de ciudadanos armados con un chaleco amarillo, se dieron origen durante las últimas semanas del 2018 en las calles de París, en respuesta los planes del gobierno francés de subir el precio de los combustibles a partir del 1 de enero de 2019, decisión que desencadenó la peor crisis de la presidencia de Emmanuel Macron. Esta decisión de caos que ha dejado cientos de detenidos y al menos cinco muertos persiste aún cuando la administración anunció la cancelación del impuesto.

El movimiento en contra de las medidas de Macron fue bautizado como los “gilets jaunes” (chalecos amarillos), quienes no aceptaron las justificaciones del gobierno encaminadas a que la subida en los precios de los combustibles iba de la mano de una medida ambiental. A pesar, de que han sido claras las intenciones de la administración por frenar el caos al ofrecer mesas de diálogo y el freno a las reformas, las protestas de los chalecos han ido más allá pues no sólo están forzando, no sólo una rectificación en las políticas del Gobierno, sino también en el estilo.

Sin duda, Macron cierra el año con una imagen de líder distante de su ciudadanía, lo cual además ha generado graves roces con su primer ministro, Édouard Philippe y con la mayoría parlamentaría, que hasta el momento daba la impresión de ser un equipo unido.






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.