Kingsman: El James Bond millennial ataca de nuevo
'El círculo de oro' tiene un poco de todo, una nueva organización de espías, reaparición de personajes que creíamos muertos y la notable violencia 'cartoon'.
(Foto: Twitter/@ayleens4ever)

La esperada segunda parte de Kingsman nos dejó con un sabor de boca moderadamente bueno y es que para los amantes de lo irreverente, The Golden Circle fue un filme entretenido pero no resulta ser tan original ni transgresor como la primera entrega.

Kingsman: El servicio secreto sorprendió en 2015. Basada en el cómic The Secret Service, creado por Dave Gibbons y Mark Millar, la película logró reencarnar al James Bond millennial y revolucionar el género de los superhéroes. Repleta de humor, ironía, violencia y un toque de sátira hacia las películas de superespías, esta nueva versión -que vuelve a usar la sastrería Kingsman como fachada de su organización de espionaje- no cumplió del todo con las expectativas.

Tan solo minutos después del inicio de la cinta, vemos al protagonista Eggsy (Taron Egerton) maniobrando con espectaculares movimientos para liberarse de sus enemigos. La acción sigue siendo la columna vertebral de esta cinta, con chispazos de humor negro.

Eggsy es obligado a conocer a la contraparte americana de Kingsman, una 0rganización estadounidense llamada Statesman, y el encuentro es una confrontación de la elegancia inglesa con la rudeza yanqui. Eggsy habrá de enfrentarse a Poppy (Julianne Moore), la nueva villana del film, una auténtica psicópata.

El círculo de oro‘ tiene un poco de todo, una nueva organización de espías, reaparición de personajes que creíamos muertos y la notable violencia ‘cartoon’ al estilo de la primera versión.

Con un tema de actualidad como lo es la legalización de las drogas, The Golden Circle le apuesta de nuevo a ridiculizar los típicos estereotipos, desde mostrar a un presidente que les miente a los ciudadanos, hasta un músico famoso, Elton John, que hace parodia a sí mismo.

Matthew Vaughn, director de películas como Kick-Ass y X-Men: primera generación, regresa al mundo Kingsman, realizando su primera secuela de la mano de Mark Millar en el guión.

Pese a que el ritmo se mantiene, la película pierde en algún momento el factor sorpresa, lo cual convierte al film en repetitivo.

Con mejores escenas de acción, un reparto más consagrado, pero participaciones no del todo aprovechadas, y más de dos horas de película, la segunda versión de Kingsman parece ser que ha duplicado la cantidad mas no la calidad de su predecesora.



Temas relacionados:
Cine



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a c[email protected]