opinión*
SNA: la esperanza muere al último
El mundo al revés por Ernesto Villanueva

Es falso que la sociedad haya elegido asimismo a los miembros del grupo de selección de los integrantes del comité de participación ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción como se ha promocionado. Mal se empieza cuando se inicia con engaños a la sociedad. Que quede claro: Fueron designados por el Senado de la República y de ahí partió el proceso. No surgieron por generación espontánea ni fueron sometidos a exámenes de control de confianza designados y designadores. Me hubiera gustado un esquema en el que tanto los designados como los designadores fueren sometidos a rigurosos test de integridad pública como se acostumbra con los principales directivos de las empresas multinacionales (polígrafo, estudios de entorno social análisis de cabello antidoping y el reciente detector de mentiras más reciente, el Eye-Detect, que no tiene medidas contraforenses). Este diseño hubiera minimizado la fuerza partidista en las nominaciones y hubiera incentivado las prendas profesionales y ética pública de los designados. No será, por supuesto, así como será procesado próximamente este paso del supuesto esquema- se supone- para combatir la corrupción. En el Senado de la República el único senador que ha pasado esas pruebas hechas por la Asociación Internacional de Poligrafía y revisada por la American Poligraph Assocciation es el Senador Benjamín Robles (@BenjaminRoblesM). Benjamín, es la excepción que confirma la regla. La norma de la mayor parte de nuestros legisladores es predicar todo, pero practicar nada. De esta suerte, no habría que esperar milagros. Empero, la esperanza muere al último, dice el adagio.

De los candidatos a integrar esa representación ciudadana me ha sorprendido la presencia de algunos nombres que han aportado verdaderos esfuerzos en la lucha contra la corrupción. Para abrir boca se encuentra José Octavio López Presa, comisionado fundador del desaparecido Instituto Federal de Acceso a la Información Pública (El IFAI) quien tiene el mérito de haber creado el sistema informático SISI que sorprendió a propios y extraños por la amigabilidad de acceder a la información pública a través de internet. México tiene una gran deuda con José Octavio por aportar ese instrumento primero en su género en el mundo entero para socializar el derecho a saber. Diferencias de percepción y de criterio hicieron que José Octavio renunciara a ese encargo y orientara sus esfuerzos al sector privado. Sería una gran noticia para el país que un personaje con sus dotes personales y su probidad fuera parte de este Sistema que nace con un bajo perfil. En la misma tesitura se encuentra Mariclaire Acosta (@macostau). quien tiene una amplia experiencia en el tema y un gran reconocimiento personal en en el mundo entero, lo que pone de relieve independencia y conocimiento que mucho aportaría a este Sistema urgido de credibilidad.

Enrique Cárdenas (@ecardenasCEEY), ex rector de la UDLAP y director de Centro de Estudios Espinosa Yglesias tiene una gran respetabilidad y reconocimiento por su conocimiento e independencia de criterio, razón por la cual su presencia sería un importante activo para resucitar ese Sistema. Y qué decir del Dr. Jesús Cantú Escalante, de quien tengo una inmejorable impresión. Es un crítico economista, directivo académico del Tec de Monterrey, íntegro y con un gran capital humano que aportaría reconocimiento social a ese Sistema.

Así también no habría que perder de vista las nuevas caras comprometidas con el tema como Andrea G. Solano R. (@andreasolanor) que combina conocimiento, juventud y compromiso. Estoy convencido de que haría un buen papel desde la perspectiva de la sociedad y es importante que cuenta con independencia económica lo que le da independencia política tan necesaria en estos días.

Sin duda, habrá otros más que cumplan los requisitos deseables, falta por ver hacia donde se dirigen los intereses de la partidocracia y sus acompañantes en este proceso para evitar que sea una simulación tan propia de la política así sea muy ciudadana.

[email protected]

Ernesto Villanueva

Ernesto Villanueva es doctor en derecho y doctor en comunicación pública por la Universidad de Navarra. Investigador por oposición del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Su obra más reciente es "Parásitos del poder: cuánto nos cuesta a los mexicanos mantener los privilegios de los expresidentes de la República". Ediciones Proceso, 2015.


*La opinión aquí vertida es responsabilidad de quien firma y no necesariamente representa la postura editorial de Aristegui Noticias.
Escribe un comentario

Nota: Los comentarios aquí publicados fueron enviados por usuarios de Aristeguinoticias.com y han sido editados en orden de llegada. Invitamos a los usuarios a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]