Columnas financieras 27-03-17: Banxico, Meade y el IFT
Agustín Carstens estará al frente del Banco de México hasta finales de noviembre, ya va encontrando los momentos de hacer un balance y de proponer un legado.

Capitanes. Reforma. Muchos nombres suenan para suceder a Agustín Carstens al frente del Banco de México (Banxico), pero hay uno que se repite y repite y que podría sorprender a más de uno. Resulta que el nuevo “favorito” de varias personas cercanas a la decisión que tomará en unos meses el Presidente Enrique Peña Nieto, apuntan a que el actual Secretario de Hacienda, José Antonio Meade, se haría cargo del Banco Central. Meade se volvió una carta más plausible cuando Carstens anunció que se quedaba hasta fin de año y no a mediados como se había manejado inicialmente.

La Gran Depresión. El Economista. Enrique Campos Suárez. Ya sabemos que a Agustín Carstens lo convencieron de quedarse seis meses más respirando el smog de la Ciudad de México antes de irse a la tranquila ciudad suiza de Basilea. Y aunque estará al frente del Banco de México hasta finales de noviembre, ya va encontrando los momentos de hacer un balance y de proponer un legado. Uno de los foros al que ya no regresará como gobernador del banco central mexicano, posiblemente lo puedan invitar como gerente del Banco de Pagos Internacionales, es a una convención bancaria, que es el encuentro entre el sector financiero y público más importante del año.

Escritorio de Negocios. El Financiero. Carlos Mota. Entre algunos banqueros se decía el viernes que la mesa está puesta para que AMLO sea presidente en 2018, y que no debemos descartar que, de repente, algún grupo financiero manifieste su apoyo al líder de Morena, bajo el razonamiento de que es mejor alinearse con quien será presidente, sobre todo para defender los intereses de los accionistas del banco. Yo creo que ese es un escenario que no debemos descartar, aunque, como diría un convencionista, si eso ocurre, ya no habrá nada que hacer al respecto en la próxima Convención.

Activo Empresarial. Excélsior. José Yuste. En la Convención Bancaria se desató la controversia entre los asistentes: Si hablamos de populismo, ¿fue contra López Obrador? Fue Luis Robles, quien hoy deja el cargo de presidente de la Asociación de Bancos de México, el que precisó el tema: “No va dirigido a Andrés Manuel. Él mismo ha dicho que no es populista”. El populismo hoy en día no tiene ideología. Se puede ser populista de derecha, centro, izquierda. Pero el tema de la Convención Bancaria es que se debe definir, en primer término, qué es populismo.

José Luis de la Cruz. El Universal. La semana pasada el Premio Nobel de Economía Paul Krugman visitó México. Entre los múltiples señalamientos que realizó expresó su confianza en que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte permanecerá sin cambios sustanciales y que nuestro país ha realizado la tarea. Desde su perspectiva “sólo” falta reducir la desigualdad que existe entre la población. De una forma elegante Krugman señaló el enorme desafío que enfrenta la economía 15 del mundo: crecer poco más de 2% cada año no es suficiente para generar tanto la riqueza que requiere un país de 120 millones de personas.

Nombres, nombres y… nombres. Milenio. Alberto Aguilar. El IFT de Gabriel Contreras está satisfecho con la reciente licitación de 257 frecuencias de AM y FM. Y es que las ofertas que habrían significado unos mil 500 millones de pesos rebasaron más de tres veces las expectativas. Para las finanzas públicas éxito inobjetable, pero para la radio problemas futuros que alguien terminará por pagar, en el contexto de una industria que se ha mantenido estancada. Además el objetivo de abrir la competencia parece que tampoco se cumplió, pues buena parte de los que ganaron son los grupos existentes. Así que victoria pírrica.

México SA. La Jornada. Carlos Fernández-Vega. La buena noticia es que México logró incrementar sus ingresos públicos en dos puntos porcentuales (resultado de exprimir a los contribuyentes y aumentar los precios y tarifas de bienes y servicios gubernamentales); la mala, que tales recursos excedentes se destinan a gasto corriente y a cubrir el creciente costo financiero de la deuda, de tal suerte que por más que aumente la captación su utilización es la misma, sin repercusión en el crecimiento económico, pero sí, negativamente, en el nivel de bienestar social de la población.



Temas relacionados:
Dinero y Economía
Opinión



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]