‘La lectura del Quijote marcó mi vocación de escritor’: David Toscana
El escritor regiomontano recibirá el Premio Xavier Villaurrutia el próximo 17 de abril.
(Secretaría de Cultura).

Por su novela Olegaroy, David Toscana ha sido reconocido con el Premio Xavier Villaurrutia de Escritores para Escritores 2017. “Originalmente yo quería escribir una novela sobre un accidente de avión, del equipo al que llamaban el Gran Torino en 1949, equipo que era el mejor del mundo, el Barcelona de su época, pero además era la base de la selección italiana; viaja, por un partido amistoso, de Lisboa vuelve a casa, a Turín y entonces el avión, entre la neblina, choca contra una basílica que está en una colina y muere todo el equipo.

“Entonces siempre busqué la forma de contar esta novela –relata Toscana en una entrevista difundida por la Secretaría de Cultura- y al final lo que pensé que era el tronco fue solamente una rama. De ahí viene mi personaje que es Olegaroy y comienza a escribir algo que se llama La enciclopedia de la desgracia humana. Él empieza a obsesionarse con los accidentes, con los atropellos, que los había incontables en Monterrey en 1949. Este personaje empieza a pensar sobre la muerte, se empieza a creer filósofo y a partir de esto, el narrador, muy cómplice con el personaje, que tiene ideas sencillas, viene a convertirlas en algo más complejo, el narrador nos empieza a contar que hay congresos de filósofos, de científicos, de historiadores, de literatos que se ocupan de las ideas de este hombre como si fuese un gran filósofo.

“Es un juego un tanto inverosímil de la novela, pero yo siempre he dicho yo no juego a la verosimilitud, juego a la seducción y juego al juego, creo que la novela tiene que ser una cosa no meramente entretenida o divertida, sino más profunda que nos lleve a reflexionar, a pensar, a disfrutar, que nos muestre la belleza. Una novela, siempre lo he dicho, que tiene que ser bella, no sólo interesante y a través de estas aventuras del personaje, es el narrador que se vuelve otro personaje y nos da sentido de la novela”.

La muerte

El autor señala que la muerte es un tema central para él. “Todas mis novelas lo tratan a veces muy profundamente, a veces periféricamente pero siempre ha estado ahí. En este caso, Olegaroy, es un hombre que reflexiona mucho sobre la muerte, sobre la posibilidad de morir y sobre las distintas formas de morir. Siempre he dicho que quizá esto me viene porque en Monterrey yo nací en una calle que se llama Degollado y de un lado de la calle estaba la maternidad y de la otra estaba el cementerio, entonces desde niño conocía esta metáfora de decir a todos nos va a tocar caminar de este lado de la calle, al otro”.

David Toscana nació hace 56 años en Monterrey, Nuevo León y estudió ingeniería industrial y de sistemas. “La escritura no tiene que ver con la literatura, estudiar la literatura es algo distinto que sumergirse en los libros y tener algo que decir y expresar a través de la prosa o la poesía; todos los autores del siglo XIX que nos gustan son médicos, abogados, ingenieros, militares, tienen cualquier profesión, pero no cursaron una carrera de letras, ahora es algo que nos ofrecen las universidades”.

Leer Don Quijote de la Mancha marcó su vocación de escritor. “Aunque había sido lector mucho tiempo, una vez que leí Don Quijote, que releí Don Quijote porque lo habían encargado en la escuela y era distinto tratar de ver este libro escolarmente que leerlo de continuo por puro placer; y entonces ahí de algún modo descubrí que las novelas no sólo contaban historias, que en verdad era una obra de arte, en verdad había belleza, en verdad me transformaba como lector, no es que hubiera conocido una historia, es que yo ya era otro cuando iba leyendo cada episodio de Don Quijote.

“De ahí sentí la tentación de escribir y la quise explorar verdaderamente como una vocación, no lo pensaba en aquél entonces como una profesión, pero sí como una vocación. Cuando uno comienza a escribir, dice ‘voy a escribir, aunque nadie me publique, aunque nadie me lea, pero cuando termina la primera novela pues no quiere uno meterla en el cajón, quiere llevarla a un editor, quiere tener lectores, y si tiene uno que bueno pero si tiene mil mejor y si tiene 10 mil, todavía mejor.

“Aunque el aliento inicial es un poco desinteresado -agrega- al terminar la novela por supuesto que la entendemos como un acto de comunicación y no queremos dejarlo solo para nosotros, queremos hablar con alguien, a través de lo que escribimos”.

Además de Miguel de Cervantes, otros autores como Juan Carlos Onetti, José Donoso, Joseph Roth e Issac Bashevis Singer son influencias poderosas en la escritura de David Toscana. “Hay otros que me gustan mucho, pero del gusto no nace la influencia; hay autores que amo, pero como si tuviéramos un código genético diferente y hay otros que sientes inmediatamente que son parte de tu alma, que puedes tratar de emular, que tocan los temas que te interesan, que tienen una prosa similar a la tuya y es ahí donde uno acepta las influencias más allá de los gustos”.

El escritor ha sido distinguido también con el Premio Bellas Artes de Narrativa Colima, Premio Casa de las Américas de Narrativa José María Arguedas, Premio de Narrativa Antonin Artaud y el Premio José Fuentes Mares. Desde hace 10 años vive en Europa, ha radicado en Portugal, Polonia y actualmente en España. “Me gusta la posibilidad que tengo de que como escritor uno no tiene que checar tarjeta y presentarse a la misma hora en la misma oficina, todos los días y si tengo esa posibilidad la he estado aprovechando, eligiendo lugares caprichosamente y ya tengo mucho la tentación de volver a México”.

Durante un viaje recibió la noticia que le anunció ser ganador del Premio Xavier Villaurrutia.  “Lo recibo con mucho entusiasmo, justo cuando estaba haciendo una transferencia en el aeropuerto de la Ciudad de México, iba de Monterrey rumbo a España y cuando me detengo en México para esperar unas horas para tomar el vuelo, llega la noticia y yo encantado del premio y encantado de tener una buena excusa para quedarme un mes más aquí en México y posponer mi viaje a España”.

Actualmente David Toscana trabaja en un nuevo proyecto literario del que no revela todavía ningún detalle, “hasta que uno no decide publicarlo es como una parte íntima del escritor”.

El Premio Xavier Villaurrutia de Escritores para Escritores es convocado por la Secretaría de Cultura a través del Instituto Nacional de Bellas Artes en colaboración con la Sociedad Alfonsina Internacional; en esta ocasión el jurado, integrado por los escritores Silvia Molina, Felipe Garrido y Vicente Quirarte, decidió por unanimidad otorgar a la novela Olegaroy esta distinción. David Toscana recibirá el Premio Villaurrutia en un acto en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, el próximo 17 de abril a las 19:00 horas.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Libros



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.