Veremos “muerte anunciada” de Telmex pero deben cuidar derechos de trabajadores: Clara Luz Álvarez
IFT "tiene que considerar al menos la variable de los trabajadores, si no va a ser una bomba que va a explotar en cualquier momento", advierte.

Es un hecho que va a haber una “separación funcional” de Teléfonos de México, como una medida por ser agente preponderante en el mercado de telecomunicaciones, pero el Instituto Federal de Telecomunicaciones deberá discutir y definir de qué manera se va a hacer, explicó Clara Luz Álvarez, investigadora en telecomunicaciones de la Universidad Panamericana, en entrevista para #AristeguiEnVivo.

Al calificarlo como “la crónica de una muerte anunciada”, expuso que con esto podrían estar en riesgo las utilidades y el plan de pensiones, por lo que llamó al órgano a que antes de hacer cualquier separación, se estudie todo lo que implica esta medida para los trabajadores.

“Si un trabajador de Telmex promueve un amparo puede detener esta decisión”, refirió pero a la vez recordó que ya se prohibió que jueces otorguen suspensiones provisionales en estos temas, por lo que “se va a seguir la separación de Telmex y hasta en dos o tres años un tribunal dirá si estuvo bien o mal hecho lo que hizo el IFT”. 

Por lo que un escenario probable es: “ya separaste a Telmex y viene el Poder Judicial y le enmienda la plana al IFT”.

Una de las medidas que se deben tomar es definir “a quiénes van a pasar a la nueva empresa, cómo van a decidir quién se pasa y quién no”. Para ello “tiene que considerar al menos la variable de los trabajadores, si no va a ser una bomba que va a explotar en cualquier momento”. 

“El IFT tiene facultades (para separar a Telmex) y probablemente es la única medida que logrará evitar prácticas anticompetitivas… (pero) esto se va a caer quizá no por un tema de competencia en el mercado sino por los derechos de los trabajadores”, avizoró.

Y es que podría ocurrir como en Estados Unidos, donde al aplicar una medida similar pero contra AT&T, “la operación fue un éxito pero el paciente se murió“, en referencia a que la empresa se declaró en quiebra.

La opción de amparos de los trabajadores “se resolvería en dos o tres años, en los que les darían la razón si no se respetan los derechos laborales”. Por ello, el IFT debería salvaguardar los derechos de los trabajadores en la nueva empresa que se constituya.

“Sería miopía del IFT decir yo no tengo competencia en materia laboral”, consideró. Y se trata de respetar los derechos de los trabajadores, no del sindicato.

Actualmente, recordó, “todos los competidores se quejan que a pesar de todas las medidas no se ha logrado abatir las prácticas que afectan las condiciones de mercado”.

Ve la entrevista completa:






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]