Luigi Amara y Trino hacen mancuerna en ‘El paraíso de las ratas’
En el relato gráfico cuestionan delitos como la corrupción y la extorsión.
(Sexto Piso).

Por Héctor González

En el submundo de las ratas algo no va bien. Un grupo de roedores blancos desaparecieron misteriosamente y no es fácil encontrar pistas. Esquivel, una rata gris e inquieta está dispuesto a llegar hasta las últimas consecuencias con tal de encontrar a sus hermanos.

No hay que darle muchas vueltas y tampoco hacer melodrama. Luigi Amara (Ciudad de México, 1971), inicia su relato con un caso de desaparición forzada. Despoja al lenguaje de cualquier adjetivo innecesario y se remite a los hechos. Su cómplice es Trino (Guadalajara, 1967), un monero diestro en el manejo del humor incorrecto y poco complaciente.  Ambos dan forma a una fábula gráfica que habla de al menos dos de los grandes problemas que afectan a México: la corrupción y la inseguridad.

Mientras Esquivel busca a sus compinches, deberá toparse con personajes que no dan paso sin huarache y ofrecen ayuda a cambio de algo; con falsos amigos; y con extorsionadores desalmados.

La realidad mexicana no se puede tapar con un dedo y tampoco se puede intentar cubrir los ojos de los jóvenes ante de lo que sucede en nuestro país y más ahora cuando las noticias están al alcance de las redes sociales. No se trata desde luego de sembrar el pánico y menos aún de banalizar lo que sucede. Si para algo sirve el lenguaje es para comunicarnos en el tono y registro adecuado, para hablar de los miedos y de aquello que no nos gusta sin trampas ni artificios. La fuerza de El paraíso de las ratas se sostiene no solo en la cohesión de lo que cuenta sino en la forma en cómo lo cuenta.

Luigi Amara plantea una escritura transparente y divertida. El manejo de la violencia es tan sutil que apenas se percibe a pesar de que los hechos están a la vista de todos. Más que un mensaje hay una reflexión encaminada a dejar pensando a los jóvenes en la importancia de inconformarse, de levantar la voz y no dejarse amedrentar ante el miedo y la adversidad.

Trino, por su parte, claramente influenciado por la estética de Art Spiegelman y su novela gráfica Maus, aporta unos dibujos que más que ilustrar, dialogan con la prosa de Amara.

Gráfica y texto van de la mano en un libro realista y que propone una narrativa que les hable de cara a los jóvenes sobre lo que sucede en México de manera franca y sin retóricas moralizantes.

 Luigi Amara/Trino. El paraíso de las ratas. Sexto Piso. 87 pp.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Libros
LIbros para niños



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]