Escritores y analistas reflexionan sobre la democracia en la FIL de Guadalajara
Laurence Debray, Alberto Barrera y Joaquín Estefanía participaron en el foro 'De muro a muro'.
(FIL de Guadalajara).

Que la democracia está en una encrucijada es una realidad para muchos pensadores, intelectuales, politólogos y políticos alrededor del mundo. Sin embargo, falta discutir sobre sus retos y posibilidades. Con ese fin, y con el objetivo de entender los cambios de paradigmas sociales de esta era, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, en colaboración con el CIDE, lleva a cabo la segunda edición del foro De Muro a Muro.

“En estos momentos de crisis e incertidumbre, y ante el surgimiento de liderazgos carismáticos en detrimento de las instituciones democráticas, tenemos que plantearnos preguntas sobre nuestra democracia”, señaló el moderador de la mesa, Nicolás Alvarado.

Durante su intervención, Salomón Chertorivski puso énfasis en mirar una década atrás en el tiempo, para analizar la crisis económica de 2008, que fue, dijo, “un partegauas de las democracias, ya que ha sido la crisis más profunda desde la recesión de 1929” y que vino a profundizar “los problemas de desigualdad, de precarización de los ingresos laborales y de ampliación del espacio que ocupan los sectores olvidados por los mercados”.

El escritor venezolano Alberto Barrera expresó que su país tuvo 40 años de democracia, que parecía fuerte y un ejemplo a nivel regional. Al ser un “país petrolero realmente, donde todo tiene que ver con petróleo, aquél que pone la mano sobre el estado petrolero, pone la mano sobre la sociedad”. En el caso de su país, añadió, la llegada al poder de Hugo Chávez caló hondo por haber consolidado “un relato que atrapó al país y que invocó al estado de pureza ideal de la sociedad, de un pueblo rico en su origen que tuvo un factor externo contaminante, con lo cual el líder ofrece soluciones fáciles, sin las complicaciones naturales de una democracia”. Con este relato, añadió, los populismos “polarizan el discernimiento y reducen la discusión a si quiero o no al dirigente”.

En su intervención, Laurence Debray fue tajante respecto a que “no hay que poner adjetivos a la democracia, así como tampoco excusas a las tendencias populistas para no justificar los injustificable. Una democracia hay que lucharla y defenderla, involucrarse. La democracia no son los demás, somos nosotros, los que tenemos que ser ciudadanos. No somos pueblo, somos ciudadanos con derechos y deberes, que también pagan impuestos. La democracia se construye con educación, aunque muchas veces somos impacientes con los defectos de la democracia”, destacó Laurence, hija del filósofo francés Régis Debray, quien añadió que los que corren son tiempos en los que “hay que evolucionar, pues el derrumbe de los partidos tradicionales muestra otra forma de hacer política. Debemos repetirnos todos los días que hay que pensar por nosotros mismos, porque las noticias falsas lo impiden, para intentar salir del maniqueísmo del populismo. La democracia hay que merecerla”, sentenció.

El periodista Joaquín Estefanía señaló durante su intervención que anteriormente “los extremismos llegaban al poder por la fuerza, mientras que ahora toman el poder por los votos”. Además, dijo que actualmente hay democracias diabéticas, que “van perdiendo calidad poco a poco, sin generar alarmas” hasta que un día nos levantamos para darnos cuenta de su estado lamentable.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Libros



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]