Marte, el siguiente paso para el hombre
El presidente Donald Trump anunció una partida adicional de mil 600 millones de dólares para que astronautas de su país pisen de nuevo la Luna y después Marte.

Marte es, al parecer, el nuevo horizonte de la carrera espacial, a la que países ya conocidos como Estados Unidos y Rusia, se han sumado China, India y hasta Israel; pero en esta escalada también participan empresas privadas encabezadas por poderosos millonarios.

Al nuevo deseo mostrado por conquistar el espacio más allá de la frontera terrestre muchos han visto el interés por su comercialización con fines turísticos, pero otros plantean incluso que las nuevas intenciones se aventuran al agua y los minerales que existen en los cuerpos celestes cercanos a la Tierra, es decir la Luna y Marte.

No por nada, especialistas calculan que la industria espacial alcance el valor de un billón de dólares estadunidenses para 2040, de acuerdo con datos publicados por el sitio BBC Mundo.

La primera era de los viajes espaciales sucedió tras el inicio de la Guerra Fría y tuvo su primer gran éxito en 1961, cuando la entonces Unión Soviética puso en órbita al cosmonauta Yuri Gagarin. Estados Unidos dio un golpe magistral con la llegada a la Luna de una nave tripulada, en 1969.

De acuerdo con información publicada en los sitios BBC, RT, El País, El Mercurio y El Comercio, los años 60 del siglo XX vivieron su mejor época de la carrera espacial, pero ésta se alentó a partir de los 70 para reanudar su euforia tras la caída del Muro de Berlín.

En 1998 resurgió la carrera espacial bajo un nuevo concepto: la cooperación de países como Rusia, Estados Unidos, Europa, Japón y Canadá, principalmente, por construir la Estación Espacial Internacional, estructura que ha sido visitada por casi 230 científicos de 18 países.

Sin embargo, en los últimos años se han sumado contendientes que han hecho disparar la competencia. China y la India han desplegado ya sus esfuerzos, la primera con resultados como el envío de una nave (Chang´e 4) al lado oscuro de la Luna y los otros con la colocación de satélites con sus propios esfuerzos.

Según datos de las propias naciones, Estados Unidos posee un presupuesto para su industria espacial de 18 mil millones de dólares, le sigue la Unión Europea con cinco mil 350 millones, Francia dos mil 950, Japón dos mil 460, Rusia dos mil 400, China mil 300, India mil 268 y Alemania con mil 240.

Además, el presidente estadunidense Donald Trump anunció una partida adicional de mil 600 millones de dólares para que astronautas de su país pisen de nuevo la Luna y después Marte durante su administración.

El auge ha llamado la atención de multimillonarios como Elon Musk, Jeff Bezos, Richard Branson, de las empresas Tesla, Amazon y Virgin, respectivamente, que han desarrollado su propia industria espacial, con proyectos propios o para apoyar sobre todo los de la Administración Nacional del Espacio y la Aeronáutica (NASA).

Para tener una idea, el cohete más potente en la actualidad es el Falcon Heavy, de SapceX, propiedad de Tesla. Tiene un costo de 90 millones de dólares y su lanzamiento de prueba al espacio abierto ocurrió en 2018 desde las instalaciones de la NASA en Cabo Cañaveral, Florida.

A inicios de mayo de 2019, Jeff Bezos dio a conocer la maqueta de la nave Blue Moon, de su empresa espacial Blue Origin, que tiene planeado llevar seres humanos a la Luna en 2024.

El multimillonario vende cada año desde 2016 mil millones de dólares de las acciones de su consorcio Amazon para financiar Blue Origin, además de haber recibido apoyos de la NASA por 13 millones de dólares para el desarrollo de proyectos.

Un interés diferente se ha planteado Virgin Galactic, empresa de Richard Branson, dueño de la empresa Virgin, pues su interés se ha centrado sobre todo en el turismo galáctico, es decir llevar a personas comunes y corrientes a los confines de la Tierra.

Para ello tiene planeado cobrar 250 mil dólares por viaje, con planes para que el primero se realice este mismo 2019. Estrellas del espectáculo y empresarios, sobre todo, se han sumado a su proyecto y una docena de ellos ya le ha comprado boletos para el primer viaje.

Por lo pronto, en diciembre consiguió ser la primera empresa particular en lograr un vuelo espacial tripulado por el espacio gracias a su nave SpaceShip Two, que despegó de California tripulada por dos pilotos.

Para Luis Gonzalo Segura, exmilitar español y experto en temas militares y de armamento, “quizás, aunque de momento todo son proyecciones e intuiciones, serán los minerales y el agua existentes en la Luna y Marte los grandes dinamizadores de la carrera espacial”. (Ntmx)



Temas relacionados:
Ciencia
NASA





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.