Fuera de AMLO, ningún candidato habla de las víctimas: Javier Sicilia
"Algunos que fueron fundamentales en el MPJD y en la lucha por los derechos humanos, decidieron, como Esaú, cambiar su primogenitura, su interlocución y su capacidad de denuncia, por un plato de lentejas electoral".

Por Estrella Pedroza

El gobierno de Enrique Peña Nieto, al igual que el de Felipe Calderón y las partidocracias, “han traicionado a las víctimas y, con ellas, a la nación entera” porque a pesar de la de la creación y puesta en marcha la Ley de Víctimas y a la Ley de Desaparición “muy poco se ha logrado”, consideró Javier Sicilia Zardain, líder moral del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD).

El miércoles 28 de marzo se cumplen siete años de que fue asesinado Juan Francisco Sicilia, hijo del poeta y escritor, junto con seis personas más. Este hecho provocó la indignación de ciudadanos solidarios que decidieron montar una ofrenda de víctimas en la entrada principal del Palacio de Gobierno –sede oficial del Poder Ejecutivo- y detonar un movimiento que dio voz a las miles de víctimas de todo el país.

El activista social lamentó que prevalezca la impunidad en el país y destacó que el problema se ha agudizado y precisó que el ex presidente Felipe Calderón cerró con 70 mil asesinados, 30 mil desaparecidos, cerca de un cuarto de millón de desplazados y 95% de impunidad.

Y Peña Nieto “ cerrará con esas mismas cifras más las que generó su administración: 150 mil asesinados, una cifra de desaparecidos, que por desgracia no ha sido contabilizada y que supera la de los 30 mil, más de un millón de desplazados, una infinidad de fosas clandestinas a lo largo y ancho del país, el caso Ayotzinapa, el 95% de impunidad y un intento de legalizar, con la Ley de Seguridad Interior, el estado de excepción que inició cuando en 2006 Calderón sacó al ejército a las calles”.

En este contexto, Javier Sicilia Zardain celebró a que Andrés Manuel López Obrador haya tenido el gesto de recordar y saludar en su séptimo aniversario al MPJD y dijo que las victimas “lo abraza con el corazón, esperando dé pronto una palabra contra la Ley de Seguridad Interior y abra la agenda para que dialoguemos y caminemos en esa ruta”.

Destacó que “fuera de Andrés Manuel y, por lo tanto, de Morena, ningún partido ni ningún candidato hablan de las víctimas. Las víctimas parecen no existir ni en su pensamiento ni en sus discursos ni en sus programas de gobierno; tampoco las fosas. Ni José Antonio Meade, ni Ricardo Anaya, ni ningún independiente, ni candidato a gobernador, a presidente municipal, a representante en las Cámaras, las toman en cuenta”.

Lamentó que los partidos, candidatos y Estado, hayan limitado la drama nacional a los actos de corrupción en los que por comisión u omisión todos están implicados.

También lamentó que “algunos que fueron fundamentales en el MPJD y en la lucha por los derechos humanos, decidieron, como Esaú, cambiar su primogenitura, su interlocución y su capacidad de denuncia, por un plato de lentejas electoral”.

Javier Sicilia Zardain , a nombre del MPJD, lanzó una serie de interrogantes:

¿Qué tienen que decirle a las víctimas? ¿Cuál es su propuesta de justicia y de paz para ellas y el país? ¿Cómo harán si ganan para hacerlas posibles y no convertirse en los próximos administradores del infierno? ¿Cuál es su posición ante las drogas y sus propuestas para dejarlas de ver como un problema de seguridad nacional y enfrentarlo como un asunto de salud pública? ¿Cómo, por lo tanto, van a generar una política que deje de subordinar al país a la estrategia de seguridad nacional de los Estados Unidos, que se quiere legalizar con la Ley de Seguridad Interior? ¿Cuál va a ser su política frente a los desaparecidos y las fosas del país?

“Mientras no respondan con palabras y actos, nuestro voto no cabrá en sus urnas llenas de sangre y nuestra presencia no los dejará dormir en el infierno que han creado”, sentenció.

UAEM pierde vocación defensora de DH

En ese mismo espació Javier Sicilia criticó que la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), encabezada por el rector Gustavo Urquiza, se permita que líderes sindicales “de dudosa calidad moral” –Mario Cortes y Virginia Paz Morales – condicionen la libertad de pensamiento y acción de la máxima casa de estudios y fomenten actos porriles en contra de defensores sociales.

Además denunció el intento del rector y el gobernador Graco Ramírez de destruir el Programa Universitario de la Complejidad y Formación de Ciudadanía (PUECC) ya que sus actividades y objetivos son la defensa de los derechos humanos.






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]