Empresa de Emiliano Salinas defiende inocencia del líder de Nxivm
ESP México confía en que, en las próximas horas, las autoridades confirmarán que las actividades personales de Keith Raniere son "plenamente respetuosas de la ley".

La empresa ESP México que encabeza Emiliano Salinas Occelli, hijo del expresidente Carlos Salinas de Gortari, emitió un comunicado en el que defiende la inocencia de su líder, Keith Raniere, quien fue detenido en Estados Unidos tras ser deportado por autoridades mexicanas.

Raniere es el líder y fundador de Nxivm, un grupo piramidal de autoyuda con sede en Albany, Nueva York, que ha sido acusado de marcar con hierro caliente a mujeres de esa organización.

A través de un comunicado, los directivos e integrantes de Nxivn México, razón social de ESP México, señalaron que la empresa también cuenta con todos los elementos para refutar las imputaciones por tráfico sexual, conspiración para tráfico sexual y conspiración para trabajos forzados que presentó la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York en contra de Raniere, quien se hace llamar “Vanguard”.

“En ESP México manifestamos nuestra confianza en que las autoridades norteamericanas ratificarán en el corto plazo la inocencia de Keith Raniere, fundador de la firma Nxivm y creador de la metodología de desarrollo personal Executive Success Programs”, señala el comunicado.

El documento también destaca que las operaciones del corporativo Nxivm y sus empresas subsidiarias “son independientes del grupo de personas sobre el que se centran las denuncias en cuestión”, por lo que las actividades como los cursos y talleres que imparte “se mantienen en completa normalidad”.

El comunicado de la empresa mexicana fundada por Emiliano Salinas y Alejandro Betancourt se refiere a la detención de Keith Raniere como “un supuesto requerimiento judicial en su contra” y elude que la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York ha fijado fecha para  que el líder de Nxivm comparezca ante un juez el día de mañana.

Sobre el proceso judicial en Estados Unidos, ESP México afirma que el corporativo en Estados Unidos, donde Emiliano Salinas y Alejandro Betancourt forman parte del directorio, “recurrió recientemente a especialistas en materia de seguridad y psicología forense” con los cuales pretenden demostrar que tanto las operaciones comerciales de Nxivm y las actividades privadas de su líder Keith Raniere “se encuentran totalmente apegadas a la ley”.

Por tal motivo, concluye el texto”, “reiteramos nuestra confianza de que, en las próximas horas serán las propias autoridades las que confirmen que las actividades personales de Keith Raniere son plenamente respetuosas de la ley y de la integridad de las personas”.

La imputación contra Raniere y el grupo Nxivm en Estados Unidos

La denuncia en poder de la Fiscalía de Nueva York afirma que Raniere creó el grupo de autoayuda hace 20 años, en el cual se imparten talleres y cursos de una metodología que él denominó Executive Success Programs (ESP).

Su sede principal se encuentra en Albany, Nueva York, pero ha extendido sus operaciones a México, Canadá y otros países de América del Sur. En el documento de la acusación, se señala que Nxivm es un esquema piramidal en el que los cursos cuestan miles de dólares, por lo se alienta a cada participante a pagar clases adicionales para ascender dentro del mismo y a reclutar a otras personas para que también tomen clases.

Para cumplir con sus metas, los integrantes de Nxivm decidieron radicar en el Distrito Este de Nueva York y llevar a cabo eventos promocionales de reclutamiento en Brooklyn. Además, se afirma que desde la creación del grupo, “Raniere ha mantenido relaciones poli-amorosas con sus miembros”.

En la acusación se añade que a partir del 2015, Raniere creó otra sociedad secreta dentro de Nxivm a la que se conoce como “DOS” (Dominant Over Submissive en inglés y dominante sobre sumiso en español), el cual operaba con mujeres que eran tratadas como esclavas y con maestros.

Las “esclavas” eran inducidas a reclutar a otras mujeres para que fueran sus “esclavas” y así lograran subir en la pirámide para convertirse a su vez en maestras. Raniere estaba solo en la cima de la pirámide y el resto de los integrantes de la organización eran exclusivamente mujeres.

“La mayoría de las esclavas de DOS fueron reclutados dentro de las filas de Nxivm. Cuando se reclutaron nuevas esclavas de DOS, se les dijo explícitamente que la organización era solo para mujeres, y que la organización las empoderaba para poder erradicar cualquier debilidad que el plan de estudios de Nxivm tuviera en la enseñanza hacia las mujeres”, señala la acusación.

La condición previa para unirse al grupo DOS era que las mujeres proporcionaran “garantías” para evitar su salida o deserción. Esas garantías incluían información altamente dañina e íntima sobre amigos y familiares, fotografías de desnudos de las mujeres y documentación sobre los bienes o activos de la recluta.

Por esa razón, las esclavos de DOS temían denunciar el hecho: su salida podía provocar que fuera “liberada” su información personal. También era motivo de chantaje contarle a otra persona sobre la existencia de DOS o abandonar el grupo.

“Muchos esclavos de DOS fueron marcados en sus áreas pélvicas usando una pluma de cauterización con un símbolo que, sin saberlo, incorporaba las iniciales de Raniere. Durante las ceremonias de marca, se exigía a los esclavos que estuvieran completamente desnudos, y un maestro ordenaba a un esclavo filmar la marca mientras los demás restringían al esclavo que se marcaba”, afirma el documento de la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York.

Las marcas a mujeres con hierro caliente dieron origen a un reportaje del diario The New York Times, publicado el 17 de octubre en inglés y el 6 de noviembre en español.






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]