Chalecos amarillos son “cómplices” de actos violentos, acusa presidente Macron
"Es un milagro que después de tantos sábados marcados por la violencia" no se hayan registrado muertos entre la policía, añadió Macron.
Foto: Reuters

El presidente francés Emmanuel Macron acusó este martes a los “chalecos amarillos” de ser “cómplices” de los actos de violencia que se han registrado en las manifestaciones organizadas semanalmente por este colectivo.

El grupo -sin referentes claros, ni una ideología precisa- que asaltó las calles de París y otras ciudades ha desatado un caos en la capital francesa desde hace 15 semanas con protestas.

Es un milagro que después de tantos sábados marcados por la violencia” no se hayan registrado muertos entre la policía, añadió Macron.

“No podemos, prohibir las manifestaciones… pero tiene que haber un mensaje claro de todos contra la violencia”, dijo el presidente, tras el llamado de legisladores para que se tomen medidas más enérgicas contra los manifestantes.

Macron cree que es momento “de debatir, de dar una respuesta democrática y luego una respuesta a través de las urnas”.

Desde que comenzaron las protestas de los “chalecos amarillos”, como respuesta a un aumento del precio de la gasolina, han muerto 11 personas, 10 de ellos en accidentes de tráfico en puntos de bloqueo por parte de los manifestantes.

Las imágenes de vehículos en llamas y negocios saqueados durante los primeros sábados se conocieron en el mundo y aunque la violencia disminuyó, estallan enfrentamientos esporádicos todos los sábados, en las provincias.

De acuerdo con el portal de noticias Infobae, la víspera una encuesta reveló que 55 por ciento de los franceses quiere que cesen las protestas y dos tercios apoyan las manifestaciones del colectivo que nació en las redes sociales.

El fin de semana pasado, unas 47 mil personas volvieron a manifestarse en Francia contra Macron y sus políticas proempresariales, acusándolo de ignorar las luchas cotidianas de la gente de las zonas rurales y de los pueblos pequeños de Francia.

Pero una parte de la clase media baja, que desde hace muchos años enfrenta restricciones por el elevado desempleo y los bajos salarios, lo sintió como una gran injusticia. Sobre todo, por parte de un gobierno que redujo impuestos patrimoniales a los ricos para evitar que se lleven al extranjero sus fortunas. (Ntx)






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.