‘Con ‘Asfixia’ quería explorar cómo reaccionamos ante nuestros miedos’: Kenya Márquez
La realizadora mexicana aborda temas como el racismo y el encierro, en su nueva película.

Por Héctor González

Al de salir de la cárcel donde aprendió a cuidar enfermos, Alma (Johana Fragoso Blendi), una mujer albina, comienza a trabajar cuidando a Clemente (Enrique Arreola), un hipocondríaco con una obsesión compulsiva por evitar una muerte fulminante. Por medio de Asfixia, la realizadora Kenya Márquez, plantea una relación donde los miedos, la compasión y los prejuicios de los personajes, invitan a que el espectador mire en su interior.

Leí que Asfixia surgió a partir de una nota periodística.

Así es. En La Jornada leí que, de todas las mujeres presas en el reclusorio, el ochenta por ciento está ahí porque sus parejas las involucran en un delito. La misma nota decía que en un porcentaje muy alto, la familia las abandonaba. Me impresionó ver cómo por amor puedes convertirse en delincuente. A partir de ahí pensé en construir un personaje como Alma, una víctima de la discriminación y del encierro. En paralelo mi coguionista (Alfonso Suárez Romero) tenía la historia de un personaje hipocondríaco. Cuando platicamos decidimos juntar sus soledades en una película.

La soledad es un tema que trabajaste en tu anterior película Fecha caducidad.

A partir de la época en que vivimos me parece importante hablar de la soledad y de la forma en que nos abandonamos. En Asfixia, pude juntar a dos personajes profundamente solitarios pero que cuando se encuentran descubren una solidaridad y empatía incondicional. Juntos crean una historia de amor atípica. No necesitamos verlos besarse para saber que se siente bien el uno con el otro.

Alma y Clemente se acercan a partir de su condición de marginalidad, ¿no?

Sí, su propia relación pasa por decisiones personales y en muchos casos extremas. Quería plantear una reflexión acerca de las diversas posibilidades que te ofrece el destino y cómo reaccionamos ante nuestros miedos y obsesiones.

¿Cómo trabajaste la reinserción social de Alma después de un periodo en prisión?

La cárcel es una metáfora implícita de la relación entre ambos. Alma viene de ahí y sale a buscar lo que más alma en la vida. Clemente, en cambio, carga con una cárcel autoimpuesta producto de la muerte de su hijo. Me interesaba hablar de nuestras prisiones personales y contrapuntear el tema con la libertad. Finalmente, Alma decide volar e ir más allá a partir de sus propias decisiones, en tanto que Clemente se queda congelado en su pasado.

En esta línea el espacio urbano tiene un peso específico importante, ¿por qué?

Junto con el fotógrafo (Javier Morón) nos ocupamos de captar una ciudad de México distinta. Consideramos importante mostrar a una gran urbe que empequeñece a sus habitantes, a la vez de un sitio complejo y acorde al proceso de reinserción de Alma, quien al salir se siente como un fantasma. Queríamos transmitir una sensación de asfixia permanente a través de unos personajes apabullados por el entorno. Desde un principio nos concentramos en crear atmósferas que nos acercaran a su dolor.

¿La película nació con esa consigna opresiva?

Siempre quisimos meter a todos en el mismo saco, para que una vez adentro se descubrieran de nuevo y potenciaran su capacidad para discriminar o generar empatía con el otro.

En términos de discriminación supongo que no es fortuito que Alma sea albina y Clemente hipocondríaco.

Era importante plantear a los personajes desde la exclusión. En Alma vemos que la discriminación puede ser igual del blanco al moreno que a la inversa. Los prejuicios raciales son lo mismo. Quería plantear el tema de la discriminación en varias capas, no sólo por el color de la piel sino también por una cuestión social o económica. México es un país racista, pero nos cuesta reconocerlo.

libros



Temas relacionados:
Cine
Cineteca Nacional
Cultura
Libros





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.