"La manoseada reforma", artículo de Javier Lozano - Aristegui Noticias
opinión*
“La manoseada reforma”, artículo de Javier Lozano
por Redacción AN
(Foto: Cuartoscuro)

La manoseada reforma

Javier Lozano/ El Universal

25 de marzo

Cuando se anunció la tan esperada iniciativa de reforma en telecomunicaciones el júbilo inundaba por igual los discursos de sus promotores que la reacción de sus destinatarios. Los medios hicieron eco de la buena nueva. Ciertos legisladores, sin siquiera haber leído —ni mucho menos entendido— el documento, ya hablaban de sus bondades; y, otros diputados, presurosos, hacían una larga fila para poder suscribir la histórica propuesta.

Poco a poco comenzaron a emerger los defectos. Era obvio. Quienes confeccionaron la propuesta distan mucho de ser expertos en la materia. Además, lo hicieron en total secrecía, sin consultas ni segundos pensamientos.

La iniciativa encierra, indiscutiblemente, buenos propósitos a favor de la competencia, el acceso y el desarrollo tecnológico; pero adolece de la técnica legislativa pertinente. De entrada, no se justifica una reforma a siete artículos de la Constitución y la adición de 17 artículos transitorios a la misma para incorporar conceptos que pertenecen más al ámbito de la legislación secundaria o hasta al reglamentario y administrativo. Para darse una idea, esta iniciativa, por sí misma, es más extensa que toda la Constitución de Estados Unidos.

A pesar de que en el camino de su discusión y dictaminación se levantaron voces pidiendo ajustes, las comisiones unidas de la Cámara de Diputados que tuvieron a su cargo la encomienda optaron por no hacer un solo cambio a la iniciativa y elaboraron su dictamen para ser llevado al Pleno de la misma.

Ahí, se había advertido que todos los partidos presentarían múltiples reservas a diversos artículos no obstante el votar a favor, en lo general. ¿Qué sucedió? Que los poquísimos cambios al dictamen original fueron pactados, otra vez, entre un puñado de personas, incluidos funcionarios de las dirigencias nacionales de los partidos políticos, y no como fruto del debate de las ideas en el pleno. Ninguna de las reservas planteadas fue siquiera discutida.

La minuta proveniente de la Cámara de Diputados llegará pronto al Senado. Hacen bien los coordinadores parlamentarios de todos los partidos en bajar las expectativas de un proceso a ciegas y precipitado. No será la primera y, por lo visto, ni la última vez que actuaremos como auténtica cámara revisora, a pesar de las presiones de quienes pretenden hacer ver al Senado —y particularmente al grupo parlamentario de Acción Nacional— como obstruccionistas o hasta algo parecido a traidores por no aprobar los proyectos de ley en los términos que nos envía la cámara de origen.

Lee aquí el artículo completo

Redacción AN

*La opinión aquí vertida es responsabilidad de quien firma y no necesariamente representa la postura editorial de Aristegui Noticias.


Escribe un comentario

Nota: Los comentarios aquí publicados fueron enviados por usuarios de Aristeguinoticias.com y han sido editados en orden de llegada. Invitamos a los usuarios a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]