"Días de radio", artículo de Alfredo Lecona - Aristegui Noticias
opinión*
“Días de radio”, artículo de Alfredo Lecona
Para la libertad por Alfredo Lecona

Por Alfredo Lecona

La historia de la radio en México, los más de 35,000 días de emisión de frecuencias traducidas en música, entretenimiento y periodismo, son termómetro de la historia, la cultura y la democracia, que merecen ser conocidos en tiempos en los que algunos medios tradicionales van dejando de serlo y los alternativos van forjando su normalidad en la vida de audiencias y usuarios.

Mi generación, caricaturizada muchas veces por quienes creen que la define el uso banal de tecnologías y herramientas digitales, ha vivido la convergencia de herramientas de comunicación que definieron el pasado y el surgimiento y evolución estrepitosa de las que definirán el futuro. Si el ruido y desorden generado por las actuales plataformas de comunicación, permiten crear testimonios que sinteticen su evolución e influencia social y cultural en nuestro país, dentro de algunas décadas, ojalá cuenten con la calidad que tiene la obra que ayer se presentó en el Museo de la Ciudad de México.

Junto a Carmen Aristegui y Beatriz Solís, mujeres entrañables e indispensables en la historia de la radio, Gabriel Sosa Plata presentó Días de Radio, un libro que, para sorpresa de muchos asistentes, se realizó en 2 meses. Quienes conocemos la pluma lucida de Gabriel, el periodista, el académico, el defensor de las audiencias, el tuitero indispensable, quizás la rapidez para concretar la obra no extraña. Su bagaje profesional y capacidades de investigación, respaldan la habilidad para lograr la hazaña.

El libro cuenta la historia de la radio desde 3 perspectivas: las radiodifusoras, los programas y el desarrollo de la tecnología, con análisis indispensables en la regulación y los fenómenos políticos y sociales que dieron origen a la radio comercial, la gubernamental, la pública y la comunitaria.

Días de radio recorre el país de la urbe a la montaña. Desde una casa en Monterrey donde un joven ingeniero de 23 años realizó la segunda transmisión formal en México, en 1921, para después convertirse en pionero de la radio; hasta Tlapa de Comonfort, en Guerrero, donde se instaló la XZV, la primera estación indigenista, en 1979.

En paralelo con episodios relevantes de la historia del siglo XX, la obra hace altos imprescindibles, como en la existencia de Radio Femenina, de 1952 a 1959, una estación de la Ciudad de México, enmarcada en hechos nacionales relevantes como la aparición de la televisión y el reconocimiento del derecho de las mujeres a votar y ser votadas, “aunque con una programación que poco reivindicaba o promovía los derechos humanos de las mujeres y más bien reforzaba los estereotipos existentes en los años 50”, según explica el autor.

También reconoce la existencia de baluartes de la radio como Sábado internacional, “el programa más antiguo del país conducido por una sola persona”, que bajo la premisa de que “el rock nunca morirá”, transmite en AM, en Saltillo Coahuila, desde 1956 y hasta la actualidad.

Entre el esparcimiento y el periodismo, Sosa Plata narra los inicios de la radio comercial en 1940 y los puntos de quiebre cuando la libertad de expresión amenazó al poder, a través de episodios de censura emblemáticos, como el boicot publicitario orquestado por el gobierno de Vicente Fox a José Gutiérrez Vivó, que terminó apagando sus micrófonos en 2008.

Aborda ampliamente los intentos de censura a Carmen Aristegui: De W Radio en 2008 por incompatibilidad con la línea editorial de Televisa; en 2011 cuando estando en MVS (al cuestionar el presunto alcoholismo de Felipe Calderón), una operación política presionó a Joaquín Vargas para mantenerla fuera del aire, situación que se revirtió por la presión social y que le permitió regresar unas semanas después, implementando por primera vez la figura del ombudsman de las audiencias, que el mismo autor de Días de radio encabezó durante el último cese de Carmen en MVS, en 2015, como represalia por la publicación de la investigación de La Casa Blanca de Enrique Peña Nieto.

No cabe duda que la radio, con sus más de 1600 estaciones en las bandas de AM y FM, sigue siendo un medio imprescindible para la construcción democrática. Además de los contenidos de entretenimiento, una buena parte de la agenda nacional se fija y desahoga en diversos espacios periodísticos radiodifundidos que, si incomodan al poder o a los grupos comerciales que intentan controlar las concesiones, son amenazados constantemente.

Prueba de lo anterior es el golpe que el Estado ha dado a las radios comunitarias e indígenas, que el pasado mes de octubre fueron discriminadas por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, al mantener una autoritaria prohibición para vender publicidad, en perjuicio de la propia existencia y desarrollo de medios cuyo fin es el desarrollo de sus propias comunidades. Ojalá que una siguiente edición de Días de radio aborde el lamentable episodio.

En tiempos como los que vivimos hay que defender a la radio, partiendo del entendimiento de que la radiodifusión es un servicio público de interés general, reconocido así por la propia Constitución desde 2013. Para entender la razón, entre textos claros y muy buenos testimonios gráficos, Días de radio es una espléndida opción. Lectura necesaria.

(Días de Radio contiene textos en coautoría con Perla Olivia Rodríguez Reséndiz, Alberto Esquivel y Felipe León López, además de un texto de Antonio Tenorio en colaboración con Hilda Saray Gómez sobre Radio Educación y otro de Berenice Ponce acerca de El teatro del aire)

Alfredo Lecona

Activista. Defensor de derechos humanos. Manifestante. Nació en la Ciudad de México en 1986. Apasionado de la libertad de expresión desde mayo de 2012, cuando jóvenes universitarios dieron una lección de dignidad al país. Ha promovido y acompañado procesos legislativos y políticos desde la sociedad civil y como asesor parlamentario, sin haber pertenecido nunca a partido político alguno. Apartidista. Consultor en temas de libertad de expresión, justicia, corrupción, transparencia y organizaciones de la sociedad civil.

*La opinión aquí vertida es responsabilidad de quien firma y no necesariamente representa la postura editorial de Aristegui Noticias.


Temas relacionados:
Opinión
Periodismo
Sociedad
Escribe un comentario

Nota: Los comentarios aquí publicados fueron enviados por usuarios de Aristeguinoticias.com y han sido editados en orden de llegada. Invitamos a los usuarios a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]