‘Me gusta indagar por el lado oscuro de la gente’: Jorge Michel Grau
El realizador mexicano aborda las contradicciones en el ser humano, en 'Perdida', su nueva película.

Por Héctor González

Tras ser contratado como nuevo director de la orquesta Filarmónica de la Ciudad de México, Eric (José María de Tavira), se traslada a la capital del país. Nada parece trastocar su ensimismamiento, sólo la desaparición de su esposa Carolina (Paulina Dávila) altera su rutina al menos hasta que conoce a Fabiana (Cristina Rodlo), una camarera con quien empieza una relación. Perdida, la nueva película de Jorge Michel Grau tiene su origen en el filme La cara oculta del colombiano Andrés Baiz, sin embargo, su remake, asegura el cineasta busca profundizar más en las contradicciones del ser humano. 

¿Por qué hacer un remake de La cara oculta?

Las grandes historias tienen derecho a ser contadas varias veces. La cara oculta es una película muy inteligente y con unas vueltas de tuerca sorpresivas. Cuando se me brindó la oportunidad de hacer la adaptación para reimaginar la película, de inmediato dije que sí. Además, en México el thriller es un género poco explorado actualmente y me parecía interesante hacer algo distinto ahora que la comedia romántica predomina en la producción nacional.

¿En qué punto te apropias de la historia de Andrés Baiz y se convierte en una película tuya?

De entrada en la necesidad de darle una identidad propia para el público mexicano. En ese sentido, decidimos quedarnos nada más con la anécdota principal de La cara oculta y empezar a dotarla de elementos cercanos. Creo que donde se nota más nuestra mano es en la profundidad de los personajes. No nada más hicimos una historia manejada por el plot, sino conducida por la contradicción y el lado oscuro de los personajes.

¿Por qué te interesan este tipo de universos?

Tienes razón, me gusta mucho indagar por el lado oscuro de la gente y por sus demonios. ¿Qué los lleva a perder la razón o el control? ¿Cómo funcionan nuestros miedos y obsesiones? Por supuesto, esto tiene que ver conmigo porque funcionan como momentos catárticos. Yo sufro de claustrofobia, entonces en mis películas procuro mostrar personas en situaciones de encierro tanto emocional como físico. Una de las cosas que más me atrae del cine, es la posibilidad que nos brinda de ver personajes ordinarios en situaciones extraordinarias o en dilemas morales profundos.

A través de Carolina (Paulina Dávila) hablas del aislamiento y el miedo, algo que trabajaste también 7:19.

Por medio de Carolina, me interesaba explorar el aislamiento del que hemos hablado. Por eso la casa tiene un rol protagónico, es una especie de jaula de oro que en principio deslumbra pero que después te atrapa para mantenerte encarcelado. Uno de los mayores miedos del ser humano es a estar solo y nosotros lo exploramos a través de distintos caminos. Carolina experimenta el aislamiento con el egoísmo y el aislamiento de su esposo, un director de orquesta embebido por su ego. Esto hace que ella se empiece a quedar sola y frente a ese dilema, toma una decisión radical que cambiará la vida de todos. 

En Somos lo que hay, 7:19 y ahora en Perdida, la psicología de los personajes tiene un peso importante. ¿Cómo trabajas esto con los actores?

A partir de muchas lecturas y mucho trabajo de mesa, comenzamos a delinear lo que nos parece la mejor manera de conseguir un personaje con todas sus facetas. Al trabajar con mis actores me interesa explorar su complejidad a partir de sus propias contradicciones. Me parecen más ricos los personajes que no siempre actúan de acuerdo a lo que piensan o que dicen una cosa y hacen otra. La contradicción hace interesante y aporta matices que enganchan con el público. En un segundo paso, trabajar con la memoria emotiva y la experiencia de los actores es fundamental. Al final, la complicidad es lo que otorga gravedad y distintas dimensiones a una película.

libros



Temas relacionados:
Cine
Cultura
Libros





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.