Cobra violencia la vida de 315 personas en el futbol argentino
Patricia Bullrich, ministra de Seguridad, propuso el programa "Tribuna Segura" que exige el carnet de identidad nacional para ingresar a un estadio, entre otras medidas.
(Foto: Twitter @VictorDavLopez)

El gobierno argentino puso en marcha un programa especial para frenar la violencia que ya ha provocado 315 muertos en los estadios de futbol.

Los enfrentamientos entre “barrabravas” (las porras oficiales de apoyo de los clubes) son uno de los principales motivos de que la historia del futbol argentino haya quedado manchado por la sangre.

Para evitar más tragedias, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, presentó el año pasado el programa “Tribuna segura”, que obliga a que los fanáticos presenten su documento nacional de identidad cuando ingresan a los estadios.

Una vez en los accesos, los policías colocan el documento en un dispositivo especial que revela si la persona tiene o no antecedentes penales, y en caso de que tenga pedido de captura se le prohíbe el ingreso.

Muchos de los líderes “barrabravas” viven al amparo de la clandestinidad y pese a que suelen tener pedidos de captura, las fuerzas de seguridad no los detienen.

El cambio principal de los últimos meses fue que la seguridad en los partidos ya no corre por cuenta de los clubes, sino de las policías oficiales.

La violencia provoca frecuentes polémicas, como cuando en 2015 algunos “barrabravas” les aventaron gas pimienta a los jugadores de River Plate en un súper clásico contra Boca Juniors.

El hecho fue tan grave que el gobierno de entonces incluso planteó la posibilidad de suspender el futbol que, de por sí, ya tiene limitaciones como impedir la asistencia de públicos visitantes en los estadios.

La página de la organización “Salvemos al futbol” lleva enumeradas 315 muertes ocurridas en peleas en o alrededor de las canchas, ataques individuales con palos, golpes, pistolas, cuchillos y piedras entre bandas .

La larga historia de violencia en el futbol argentino está documentada desde el 2 de noviembre de 1924, cuando un hincha de Boca Juniors mató a otro simpatizante, luego de la final del campeonato sudamericano que disputaron aquí Uruguay y Argentina.

Desde entonces, el número de muertos fue en aumento sin que los clubes ni la Asociación del Futbol Argentino (AFA) tomara medidas serias para desterrar a los “barrabravas”, quienes, por el contrario, fortalecieron su papel.

Los “barrabravas” son considerados una especie de “Frankestein” del futbol argentino, ya que en principio los clubes los organizaron como una especie de grupo parapolicial para infiltrarlos en las zonas populares a fin de vigilar a los hinchas y evitar robos.

Con el tiempo, estos grupos fueron adquiriendo mayor poder porque las dirigencias les otorgaron la concesión para la venta de comida en los estadios o sus alrededores, el cuidado del estacionamiento y la venta de banderas, gorras y camisetas.

Cuando los “barras” comenzaron a presionar a los presidentes de los clubes, con amenazas de por medio, obtuvieron también un margen de entradas para los partidos que vendían por su cuenta, consiguiendo así jugosas ganancias.

La cereza del pastel son los viajes internacionales a los que son llevados como parte de las delegaciones oficiales de los equipos que disputan torneos en el extranjero, e incluso en los cotejos de la Selección Nacional en los Mundiales.

(Con información de Notimex)
banner-deportes



Temas relacionados:
Argentina
Deportes
Futbol



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]