Reclutamiento de niños en Guerrero, performance para llamar la atención del Estado: Redim
El reclutamiento anunciado puede configurar delitos como trata, ‘corrupción de menores’ y explotación, advirtió la Red por los Derechos de la Infancia en México que añadió que exponen a niños a la violencia al darles armas.
Foto: Cuartoscuro/Dassaev Téllez

La Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) consideró que el reclutamiento de jóvenes y adolescentes en la policía comunitaria en Guerrero “se trata sólo de un performanceque no se traduce en la participación directa en actos armados.

Asimismo, la Redim lamentó el asesinato de 10 músicos en Guerrero y llamó a las autoridades de esa entidad a investigar de forma eficiente.

Que se indague “para garantizar el acceso a la justicia; además de brindar el apoyo económico y psicológico a las familias víctimas -entre ellas un adolescente de 15 años-; en particular a niñas, niños y adolescentes que perdieron a sus padres”, señaló.

En un comunicado la Redim expresó su preocupación por el anuncio de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Pueblos Fundadores (CRAC-PF) de Guerrero, sobre la incorporación a sus filas de niños y adolescentes, algunos de ellos hijos de los músicos víctimas de homicidio; como un acto desesperado para llamar la atención del Estado mexicano.

La comunidad indígena tiene más de tres décadas, con policías comunitarias, instaladas ante el abandono del Estado mexicano y su omisión de garantizar seguridad y desarrollo social. En los últimos siete años el crimen organizado ha incrementado el control territorial, con la complicidad de caciques y autoridades locales, para ampliar la siembra de amapola y procesamiento de otras drogas.

El reclutamiento de adolescentes y jóvenes campesinos ha crecido de forma alarmante en Guerrero; los grupos criminales tienen campos de entrenamiento y esclavitud de personas jóvenes.

La Redim consideró que la presentación de niños y adolescentes como parte de la policía comunitaria se trata sólo de un performance, y que no se traduce en la participación directa en actos armados, recordamos a la CRAC-PF, que más allá de la legítima defensa y la necesidad de llamar la atención del Estado para garantizar su seguridad y evitar el reclutamiento de niños y adolescentes; no es posible prevenir un delito al tiempo de exponer a la niñez a hechos de violencia.

El reclutamiento anunciado puede configurar delitos como trata, ‘corrupción de menores’ y explotación con consecuencias legales. Les llamamos a reconsiderar esta postura y asumir como una gran responsabilidad proteger a niñas niños y adolescentes de cualquier forma de violencia y reconocer sus derechos, haciéndoles partícipes de las soluciones comunitarias.

Como sociedad, es importante no sumarse a la criminalización de las familias indígenas y su policía comunitaria. Sino exigir al Estado garantizar la vida y desarrollo social de estas comunidades. En el caso de los niños y niñas, el sistema DIF del Estado está obligado a ofrecer apoyo y alternativas de protección sin separación familiar, añadió.

Es urgente atender los llamados ciudadanos y de organizaciones defensoras de derechos humanos para construir una estrategia nacional que frene la violencia armada en contra de niñas, niños y adolescentes, que sea el Proyecto Prioritario 26 (#Proyecto26) de esta administración.








Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.