7 casos fallidos de la PGR basados en testigos protegidos
A cambio de colaborar con la PGR, los testigos obtienen beneficios como vivienda y manutención. Sus acusaciones han servido para iniciar procesos que terminan cayéndose en tribunales.
'El JJ', Roberto López Nájera y Sergio Villarreal, 'El Grande', entre los testigos protegidos de la PGR (Foto: Especial)

Durante los gobiernos panistas, la Procuraduría General de la República (PGR) mantuvo a 609 testigos protegidos colaboradores, que son integrantes o ex integrantes de bandas criminales y por cuyas acusaciones se han iniciado procesos que al final no se pueden sostener en tribunales, como el Michoacanazo, la Operación Limpieza,  la indagatoria contra Greg Sánchez o el caso de los generales Tomás Ángeles Dauahare y Roberto Dawe.

De acuerdo con el diario La Razón, los testimonios de ocho colaboradores protegidos han sustentado al menos siete indagatorias que han resultado fallidas o siguen en proceso. El caso más reciente es el de los generales Dauahare y Dawe, sobre el cual la PGR reconoció que le faltan pruebas que sostengan las acusaciones de su testigo protegido cuyo nombre clave es Jennifer.

En el caso de los generales, el colaborador protegido fue Roberto López Nájera, quien los ligó con el cártel de los Beltrán Leyva. Jennifer ha sido testigo clave en otros casos relevantes para la PGR. Uno de ellos es el Michoacanazo, en el que se ligó a 35 funcionarios de Michoacán con el crimen organizado; aunque fueron detenidos, todos han salido libres.

Jennifer también testificó contra el ex coordinador de Seguridad Regional de la Policía Federal Preventiva, Javier Herrera Valles, y el comisionado Víctor Garay Cadena, a quienes vinculó con el crimen organizado. Ambos ex funcionarios fueron absueltos.

López Nájera se convirtió en testigo protegido en 2008, luego de que su hermano fue asesinado por su jefe, Édgar Valdés Villarreal, La Barbie, de acuerdo con una nota de Reforma del 6 de agosto de 2012.

Los testigos de la PGR

Entre los colaboradores protegidos por la PGR se encuentran Sergio Villarreal Barragán, El Grande, cuya clave es Mateo; José Jorge Balderas, El JJ, con clave Némesis; José Luis Vázquez Sánchez, clave Paco; y Édgar Enrique Bayardo del Villar, con clave Tigre.

Pero el testigo que más ha servido a la dependencia es José Salvador Puga Quintanilla, clave Pitufo, quien ha testificado en siete casos: el Michoacanazo, el caso del ex gobernador Yarrington, la indagatoria contra el candidato a la gubernatura de Quintana Roo, Greg Sánchez, la Operación Limpieza, las acusaciones contra Herrera Valles y Garay Cadena y contra los generales.

A excepción del caso de Yarrington, en todas las demás indagatorias los implicados han sido absueltos o han alcanzado su libertad.

Otros testigos que hicieron imputaciones en esos casos son Richar Arroyo Guízar o Richar Flores Quintanilla, clave María Fernanda y Bryant Cabrera Castillo, clave Zajed, quien se encuentra desaparecido.

163 mdp par mantener a testigos protegidos

El diario también da cuenta de que durante los gobiernos panistas, la PGR gastó 163 millones 290 mil pesos para mantener a 609 testigos protegidos colaboradores.

A cambio de colaborar con ellos, la dependencia da a los testigos manutención, vivienda, protección, beneficios procesales y un salario de hasta 50 mil pesos mensuales.



Temas relacionados:
Narcotráfico
PGR



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]