Se queda Rosario Robles en la cárcel, por decisión del juez; ella acusa “venganza política”
Tras advertir que la defensa de Robles mintió tres veces en la audiencia anterior, el juez afirmó que existe "un alto riesgo de fuga".

Por Juan Omar Fierro

El Juez de Control Felipe de Jesús Delgadillo Padierna ratificó la prisión preventiva justificada en contra de Rosario Robles, ex secretaria de Desarrollo Social y de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, en el proceso penal que se le sigue por el presunto desvío de cinco mil millones de pesos de ambas dependencias.

Tras conocer la resolución que no le fue favorable, Robles Berlanga acusó al juez Delgadillo Padierna, sobrino de la diputada federal Dolores Padierna, de actuar por “venganza política” y de cometer una injusticia en su contra, así como de violar la ética del cargo por no revelar sus relaciones familiares cuando se le asignó la causa penal relacionada con la llamada “Estafa Maestra”.

Para justificar su fallo, el Juez de Control afirmó que la defensa mintió al menos en tres ocasiones durante la audiencia celebrada el pasado 13 de agosto: la primera sobre el domicilio de Rosario Robles, la segunda sobre los motivos de su viaje a Costa Rica y la tercera sobre los ingresos de la ex funcionaria federal.

En lo que se refiere al domicilio, el juez insistió en que la Fiscalía General de la República (FGR) presentó oficios en los que se informa que la imputada tramitó una licencia de conducir con domicilio en Polanco, situación que la defensa y Robles ocultaron al señalar que solo contaba con un domicilio en la colonia Los Reyes, Coyoacán.

Respecto a los ingresos, el juez estimó contradictorio que Robles haya afirmado que solo tiene 20 mil pesos en su cuenta bancaria mientras se encontraba de vacaciones en Costa Rica, lo que demuestra que cuenta con los recursos suficientes para abandonar el país o para ocultarse en otras entidades.

Sobre el viaje a Costa Rica, el juez recordó que en la audiencia del pasado mes de agosto la defensa sostuvo que estaba en un curso, mientras que Robles indicó que estaba de viaje, lo que a su juicio, demostró no sólo una contradicción, sino una voluntad de mentir y engañar a la autoridad judicial.

El impartidor de justicia advirtió que las mentiras vertidas por la defensa de Robles desvirtuaron los argumentos presentados por sus cuatro abogados para solicitar una medida cautelar diferente a la prisión preventiva justificada.

Ante ello, ratificó que existe “un alto riesgo de fuga” y advirtió que no existía una medida cautelar diferente a la prisión preventiva para garantizar que la ex secretaria de Estado compareciera a todo el proceso.

La defensa respondió al juez Felipe de Jesús Delgadillo que veía a Rosario Robles y a su equipo de abogados “como enemigos” y lo acusó de perder su imparcialidad en este caso, por lo que le pidió excusarse del proceso.

Sin embargo, Delgadillo Padierna advirtió que la recusación ya había sido presentada ante el Consejo de la Judicatura, por lo que no le correspondía tomar una determinación sobre ese recurso legal.

El choque entre el Juez Delgadillo Padierna y la defensa de Rosario Robles

La audiencia ordenada por un tribunal federal se caracterizó por una confrontación directa entre la defensa de Rosario Robles y el Juez de Control Felipe de Jesús Delgadillo Padierna.

Así mientras el Juez Delgadillo acusó a la defensa de Robles Berlanga de mentir de manera deliberada y de actuar de forma desleal y falaz durante la audiencia del pasado mes de agosto, la propia ex Jefa de Gobierno y sus abogados Julio Hernández Barros y Epigmenio Mendieta afirmaron que el impartidor de justicia carecía de ética profesional y lo acusaron de mostrar una evidente animadversión a la ex titular de Sedesol y Sedatu.

Incluso, cuando el Juez de Control presentaba su argumentación para ratificar la necesidad de imponer la prisión preventiva justificada a Robles, argumentando un “alto riesgo de fuga” de la imputada, el abogado Julio Hernández interrumpió al juzgador federal y le advirtió que no le iba a permitir que lo llamara “mentiroso”, por lo que le pidió dar vista al Ministerio Público de cualquier falsedad en sus declaraciones o actuaciones.

El juez Delgadillo reaccionó exaltado y le advirtió que conforme a la resolución del tribunal federal, las partes no tenían derecho a exponer argumentos, puesto que la orden era solamente para reponer la fundamentación que sirvió para dictar la prisión preventiva.

El Ministerio Público intentó intervenir pero también salió regañado, por lo que el impartidor de justicia continuó su exposición y volvió a imponer la prisión preventiva a Rosario Robles, a pesar de la expectativa que sus abogados habían creado sobre la posibilidad de que la ex funcionaria pudiera seguir su proceso penal fuera de la cárcel.

Al final de la audiencia, Robles encaró al Juez Delgadillo Padierna y hasta mostró la que ella considera su única licencia de manejo, así como un oficio emitido el pasado mes de febrero que la Secretaría de la Función Pública le giró a su domicilio de Los Reyes, Coyoacán.

Robles Berlanga reveló que Andrés Manuel López Obrador estuvo en su casa de Coyoacán antes de ser Presidente de la República, aunque no precisó la fecha ni los cargos que ambos tenían al momento del encuentro.

Sus palabras, casi textuales, fueron que jamás mintió sobre su domicilio y que la licencia tramitada a su nombre con domicilio en la calle Tennyson de Polanco era una falsificación reconocida, incluso, por la Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México.

“La prueba que usted señala ha quedado acreditado que es falsa, porque ni siquiera el documento que entregó la Secretaría de Movilidad en copia certificada dice esa dirección. Quien ha mentido aquí es el Ministerio Público, aquí está mi licencia“, dijo Robles, mostrando su permiso en la sala judicial.

“Y le quiero decir que, dadas sus relaciones familiares que existen, por ética las debió haber informado“. Negó que estuviera de vacaciones en Costa Rica y aseguró que se ha violado su presunción de inocencia.

“No es cierto que yo me quiera sustraer de acción de la justicia, esto se trata de una venganza política y no de un acto de justicia, su señoría“, expuso.

El juez Felipe de Jesús Delgadillo dejó que la ex titular de Sedesol y Sedatu presentara sus alegatos, a pesar de las restricciones que impuso el tribunal federal para el desarrollo de la audiencia. Cuando Rosario Robles concluyó su intervención, dio por terminada la audiencia y no contestó a ninguno de los señalamientos de la defensa ni de la imputada. La ex jefa de Gobierno seguirá en la cárcel mientras avanza el proceso.

Afuera, el abogado defensor de la ex funcionaria, Julio Hernández Barros, acusó al titular de la FGR, Alejandro Gertz Manero, de actuar por consigna contra su clienta.

 

 








Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.