‘El mensaje de Nelson Mandela, más vivo que nunca’: Malcolm Otero
El editor de Malpaso habla acerca de la publicación de ‘Cartas desde la prisión”, el epistolario del líder sudafricano.
(Malpaso).

Por Héctor González

El 5 de agosto de 1962, Nelson Mandela fue apresado. Se le acusó de intentar derrocar al gobierno de Sudáfrica. Entonces el líder tenía 44 años y pasaría los siguientes 27 tras las rejas, 18 de los cuales estuvo recluido en el penal de Robben Island, donde los cautivos eran sometidos a un trato inhumano.

Durante aquellos años, el líder anti apartheid escribió decenas de cartas por medio de las cuales no solo registró el momento histórico de su país, también dejó ver el grado de vulnerabilidad que alcanza un ser humano encarcelado.

La mayor parte de ese epistolario hoy es reunido en el libro Cartas desde la prisión (Malpaso). Malcolm Otero, editor del volumen de más de 660 páginas, define al título como una especie de biografía. En entrevista, precisa que el volumen muestra la evolución en el pensamiento de Mandela. “Conforme pasa el tiempo, toma conciencia de la dimensión de su figura y cambia su discurso”.

El líder y activista reconoció el valor de sus palabras y disminuyó la beligerancia de su discurso para asumir una postura más conciliatoria. “En los ochenta y noventa, cuando ya tiene los ojos de todo el mundo encima, asume que su papel no es el de una víctima del Estado, sino el de alguien que tiene que reconciliar un país”.

Otero cuenta que durante unos años Mandela se resignó a no salir de la cárcel. Incluso cuando su esposa Winnie fue encarcelada en 1969, se cimbró de tal forma que les escribió a sus hijos para sugerirles que una vez presos sus padres, no tendrían más remedio que estudiar y salir adelante. “Su evolución lo lleva de la rabia a la nostalgia; es una transformación importantísima porque entiende su deber para encarnar la revolución de un país desde el pacifismo”.

Claroscuros

En su conjunto, la compilación muestra todas las facetas del personaje, incluyendo sus partes oscuras. “Por momentos leemos a un Nelson Mandela con mal carácter, recriminando que no respondan sus cartas o que no le escriban. Por supuesto, no sabía que era la administración penitenciaria la que iba dosificando la entrada y salida de sus mensajes para hacer su estancia es más compleja”.

Por medio de un detallado aparato crítico, el volumen explica a cabalidad el contexto del sudafricano y nos aproxima a su compleja personalidad.

Malcolm Otero tiene la certeza de que Nelson Mandela es el mandatario más importante del siglo XX. Sus argumentos radican en la vigencia de su legado. “Es un hombre no vigente, vigentísimo. Su enseñanza tiene que ver con la reconciliación. Al quedar en libertad pudo conciliar dos mundos violentamente polarizados como sucedía en Sudáfrica”.

Precisamente por eso hoy necesita ser releído y repensado. “En todo el mundo vemos sociedades polarizadas. En México están los que aman y los que odian a AMLO; España está fragmentada entre los nacionalistas y el independentismo catalán. En Argentina parece no haber puntos en común”.

El editor destaca que Mandela, mediante la política, pudo conciliar en una situación de odio que prevaleció por décadas. Asegura que otra de las lecciones de Cartas desde la prisión tiene que ver con su supervivencia en la cárcel. “Es un ejemplo de resistencia, fortaleza y serenidad en cautiverio, eso es admirable. Y al salir pese a todas las dificultades, en lugar de moverse por el odio, buscó la reconciliación. Creo que eso es lo que lo hace un personaje único”.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Libros





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.