Soy escéptico de que una nueva investigación dé con el asesino intelectual de Colosio; fue un “crimen perfecto”: Basave
Agustín Basave, quien fuera amigo y colaborador cercano de Luis Donaldo Colosio, aseguró que "nunca, ni entonces ni ahora" creyó que el entonces presidente de México, Carlos Salinas de Gortari, fuera el autor intelectual del magnicidio.

Para Agustín Basave, quien fue amigo y colaborador cercano de Luis Donaldo Colosio, el asesinato del entonces candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI) hace 25 años, se trato de un “crimen perfecto”; y ante las especulaciones sobre la reapertura del caso, el polítólogo dijo ser escéptico.

“Si hay un crimen perfecto, es el de Colosio. Me temo que nunca se sabrá quién fue, lo veo muy difícil”, sostuvo en entrevista para #AristeguiEnVivo y calificó de “ya manoseadas” las investigaciones que siguieron a la de la Subprocuraduría, que estuvo a cargo del fiscal especial Miguel Montes, que concluyeron con la confesión de Mario Aburto como único autor del crimen.

“Cuando se investiga un crimen se tienen que tomar todos los elementos, tener vivos a los testigos, entre otras, y cuando todo eso se tira a la basura pues es cuando te preguntas si se puede llegar a saber qué pasó”.

En ese sentido, dijo que suscribe “por completo” las palabras del secretario de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Alfonso Durazo, quien dijo hace unos días que no cree en la tesis del “asesino solitario” en el caso Colosio.

Uno de los principales señalados como autor intelectual ha sido Carlos Salinas de Gortari, pero Basave dijo que “nunca, ni entonces ni ahora” creyó en la responsabilidad del entonces presidente de México, pero sí alguien de su entorno político y familiar, aunque no dio nombres específicos.

“Hace tiempo que decidí no mencionar nombres porque me parece que ya es llevar las conjeturas demasiado lejos”, sostuvo.

El discurso dado por Luis Donaldo Colosio el 6 de marzo de 1994, en el que admitió la concentración de poder, corrupción e impunidad dentro del PRI, generó rumores respecto a una aparente ruptura del candidato presidencial con la cúpula del poder.

En la prensa se especulaba sobre la posibilidad de cambiar al candidato priista y colocar a Manuel Camacho Solís, quien fue uno de los aspirantes a la candidatura presidencial del partido.

En ese sentido, Basave señaló la complejidad del contexto en que Colosio -un hombre que “creía en un cambio por dentro” pero que sabía la difícil posición-, se encontraba en su lucha por la Presidencia de la República.

“La complicación se dio por el aspaviento del EZLN y el nombramiento de Manuel Camacho como comisionado para la paz (…) Fue eso lo que enrareció el ambiente y generó momentos terribles y tensos. Para él los últimos días de su vida fueron un infierno porque las presiones eran tremendas, todo mundo decía que lo iban a quitar“.

Entre las hipótesis en torno al crimen, se habló de la responsabilidad del narcotráfico. Aunque no se contó con pruebas que la sustentaran, se decía que el entonces candidato del PRI había tachado de la lista de invitados a una comida en Sinaloa a un personaje “que tenía fama de narco” y además era cercano a Raúl Salinas de Gortari, hermano del expresidente mexicano.

“Es verdad que el poder y el narcotráfico están entreverados en México, yo en ese momento confieso que no lo pensé, pero claro que es una consideración válida”, señaló Basave.

Tras el asesinato de Colosio Murrieta, Basave contó que el entonces presidente Salinas de Gortari propuso crear una Comisión Ciudadana del caso para vigilar la actuación de la PGR, integrada por Carlos Payán, director de La Jornada; Agustín Santamarina, del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios; Leonel Godoy, exgobernador de Michoacán; Fernando Gómez-Mont, exsecretario de Gobernación, y él mismo.

Finalmente, la comisión se desintegró porque no tuvieron acceso a los expedientes, toda vez que la viuda, Diana Laura Riojas, no firmó la carta de coadyuvancia, argumentando que Salinas no le consultó sobre este grupo.

“No tenía absolutamente nada en contra de los otros cuatro integrantes de la comisión, simplemente no los conocía. Pero le pareció que no se hacían así las cosas, que no debió haberse hecho sin su consentimiento“, detalló el politólogo.

El politólogo contó  que cuando decidieron renunciar a la comisión comenzó a recibir llamadas “raras”, y un año después del asesinato de su amigo decidió dejar de leer las especulaciones que se comentaban en la prensa mexicana.

“Fueron tiempos difíciles en todos sentidos. Acababan de matar a nuestro amigo y jefe, y la prensa estaba buscándonos para preguntarnos qué opinábamos. Cuando yo hacía declaraciones, había siempre repercusiones”, precisó.

Basave describió a Luis Donaldo Colosio como un hombre bueno y de buenas entrañas que “era amigo de sus amigos”, además alguien que tendió puentes con la oposición en una época donde “ser amigo de la oposición de izquierda era bien complicado.

“Algunos decían que incluso ingenuo. No lo creo, simplemente no era un político natural“, dijo.

Aquí la entrevista completa:






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.