opinión*
Roma: su universalidad y los “pinches indios” (Artículo)
por Julio Moguel
Cuartoscuro / Archivo

Julio Moguel

I

Por la voz del actor Sergio Goyri habló el espíritu disimulado de una época y de un mundillo en extremo mercantilizado, émulo de ese ámbito con pretensiones de reino universal que aún domina en no pocos de los espacios de rodaje de un Hollywood en franca decadencia: “pinche india”, dijo con seguridad y sin ahorrarse algún gesto corrosivo, refiriéndose con ello a Yalitza Aparicio, mixteca que se encuentra en posibilidades o en vías de ganar, en temas de pantalla cinematográfica, el más preciado premio, como actriz, de la Academia.

La opinión de Goyri no es un comentario ocasional o un entresijo que pudiera perderse entre las líneas de un sketch etílico o insolvente: pesa y vale como oro puro para saber lo que muchos de su medio dicen, o cobijan en su mente. Por ello es que Alejandra Haas, presidenta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, pudo decir en torno al dardo venenoso del actor de telenovelas: “Esta expresión no es la primera; hemos visto otras respecto de la misma actriz, respecto de su incursión al mundo de las premiaciones, de las revistas de moda, y cómo algunas personas reaccionan con prejuicios o con estereotipos, incluso con una cierta saña que es muy difícil de explicar”.

¿Difícil de explicar? De ninguna manera: Roma, la película en la que participa la “india” referida, no trata de otra cosa. La viralización de su decir racista –se extendió compulsiva y universalmente por las redes– da a Goyri el no muy honroso mérito de mostrar hasta dónde el filme dirigido por Alfonso Cuarón es pieza viva y muy demostrativa de uno de los grandes males del presente (nuestro).

II

Pero no quiero referirme aquí a lo más obvio de la obra maestra de Cuarón, relativo al racismo genérico implicado en una buena parte de sus tomas. Prefiero tratar de ubicar algunas de esas claves que hacen de Roma una cinta universal, aun si la historia se ubica en el espacio-tiempo, “ya pasado”, de una casa, de una calle, de una urbe o de un país determinados. Empezando por el propio título del filme. ¿Por qué Roma?

Obvio es, para cualquier chilango o buen conocedor de la ciudad de México, que Cuarón ubica su escenario principal en la colonia Roma. Pero el resto del mundo –justo esa parte del mundo que ha reconocido y premiado a la cinta de manera tan unánime y definitiva– no debe tener idea de entrada sobre ese específico vínculo del título con su espacio urbano de referencia. Roma tiene otras connotaciones para cualquiera que tenga un mínimo de conocimiento histórico, y es, en su calidad de nombre propio, signo-símbolo de una sociedad altamente jerarquizada –esclavitud incluida–, con un ADN de naturaleza imperial. La película invita entonces al espectador a ver cómo, en la inocuidad aparente de un mundo que se considera boyante y en-progreso, éste se inclina en realidad, ya en esos años, hacia una circunstancia de desastre, en los planos sociales, políticos, culturales, familiares.

Un segundo elemento en la condición universal de la película es el hecho –extraordinario sin duda por su condición paradójica– de que “las sirvientas” Cleo (Yalitza Aparicio) y Adela (Nancy García) hablen entre ellas en mixteco y, con ello, extranjericen expresamente su pertenencia al continente-esfera de una determinada familia, comunidad o sociedad. Tal proceso de extranjerización no es voluntario, y se mueve en un circuito de valores presupuestos, de envoltura y de sabor enajenantes, que se expresa brutalmente como signo llano del más crudo racismo internalizado cuando doña Teresa (Verónica García), la madre de Sofía (Marina de Tavira), no es capaz de decir, a la enfermera que pregunta, nombre y señas de esa Cleo embarazada que, ya en el hospital, se encuentra a punto de parir.

Que Cuarón pretende dar esta dimensión extranjerizante al mixteco para denotar qué es lo “ajeno” y “marginal” en el escenario de la historia –y que ubica en consecuencia a Cleo y a Adela, las sirvientas, como entes en verdad irrelevantes en y para el mundo en el que viven, a pesar de ser centro y fuerzas activas decisivas de la vida cotidiana del núcleo familiar que las cobija– queda subrayado por el hecho, expresamente señalado al principio de la cinta, de que “sólo” los diálogos indígenas serán subtitulados. Porque, ¿para qué subtitular las conversaciones en inglés?

III

Un tercer elemento relevante en la universalización de contenidos que se presentan en Roma queda sutilmente articulado en el papel jugado por Fermín (José Antonio Guerrero Martínez), quien ha encontrado en el Kendo y en otras artes marciales orientales religiosamente asimiladas su manera de forjarse vida y horizontes, fidelidad e identidad de grupo en fuerza, valor y misoginia, que lo adhiere a los Halcones para dar cumplimiento a algún designio superior, desligado de cualquier anclaje con el “ser mexicano” y con “los (verdaderamente) suyos”: en este caso y para esta historia, la de asesinar con método y habilidades especiales a jóvenes movilizados en aquella histórica marcha del 10 de junio de 1971.

El encuentro amoroso de Cleo y Fermín en un hotel cualquiera de la gran ciudad nos concede otra de las claves relevantes de la cinta: el patético ejercicio de Kendo protagonizado por Fermín ante los iluminados ojos de Cleo cierran el círculo obsceno de lo que luego queda claramente marcado como una simple y llana violación; aunque ella considere que se trata del comienzo nutricio y duradero de una nueva vida, prometedora de luces magníficas de haceres y quehaceres a futuro, en la lejanía, sin regreso, de su pueblo de Tlaxiaco que, 25 años antes, un 11 de diciembre, la vio nacer.

IV Postdata

“Estoy orgullosa de ser una indígena oaxaqueña”, respondió Yalitza Aparicio a lo dicho en contra suya por Sergio Goyri (Aristegui Noticias, 16 de febrero). Y, como todos podremos imaginar, los indígenas oaxaqueños estarán orgullosos por su lado sobre la pertenencia originaria de Yalitza. Más aún si el próximo 24 de febrero, en la entrega de la codiciada estatuilla, la indígena de origen mixteco nos obsequia a todos una más de sus encantadoras sonrisas.

Julio Moguel

Economista de la UNAM, con estudios de doctorado en Toulouse, Francia. Colaboró, durante más de 15 años, como articulista y como coordinador de un suplemento especializado sobre el campo, en La Jornada. Fue profesor de economía y de sociología en la UNAM de 1972 a 1997. Traductor del francés y del inglés, destaca su versión de El cementerio marino de Paul Valéry (Juan Pablos Editor). Ha sido autor y coautor de varios libros de economía, sociología, historia y literatura, entre los que destacan, de la editorial Siglo XXI, Historia de la Cuestión Agraria Mexicana (tomos VII, VIII y IX) y Los nuevos sujetos sociales del desarrollo rural; Chiapas: la guerra de los signos, de ediciones La Jornada; y, de Juan Pablos Editor, Juan Rulfo: otras miradas. Ha dirigido diversas revistas, entre ellas: Economía Informa, Rojo-amate y la Revista de la Universidad Autónoma de Guerrero.

*La opinión aquí vertida es responsabilidad de quien firma y no necesariamente representa la postura editorial de Aristegui Noticias.


Temas relacionados:
Arte
Cine
Indígenas
Roma Película


    Contenido Relacionado


  1. Las 10 nominaciones de Roma a los Óscar 2019 (Video)
    febrero 22, 2019 2:33 pm
  2. Yalitza Aparicio responde a críticas y señala estar “orgullosa de ser una indígena oaxaqueña”
    febrero 16, 2019 3:45 pm
  3. Yalitza, actriz fenomenal, me hizo sentir emociones muy profundas: Diego Luna
    febrero 13, 2019 7:57 pm
  4. La reforma indígena en marcha: afromexicanos y algo más (Artículo)
    febrero 11, 2019 5:24 pm
  5. Las grandes batallas de la Cuarta Transformación (Artículo)
    enero 15, 2019 1:34 pm
  6. 25 años: Luces y sombras del EZLN (Artículo)
    enero 2, 2019 5:24 pm
Escribe un comentario

Nota: Los comentarios aquí publicados fueron enviados por usuarios de Aristeguinoticias.com y han sido editados en orden de llegada. Invitamos a los usuarios a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]