Caso #KarlaSouza, parteaguas para crear un #YoTambiénMx y frenar las agresiones a mujeres
Guadalupe Loaeza, Catalina Díaz-Navarro y Regina Tamés, destacaron la importancia de que las víctimas alcen la voz y consideraron necesario un cambio cultural para eliminar actitudes machistas.

La escritora Guadalupe LoaezaCatalina Díaz-Navarro, editora de la revista Volcánica, y Regina Tamés, directora de GIRE, aplaudieron la valentía de las mujeres mexicanas que han comenzado a romper el silencio para denunciar agresiones, acosos e incluso violaciones, con objeto de emprender una “revolución” que rompa con estas actitudes.

En entrevista con #AristeguiNoticias, la autora de Las niñas bien, comentó que se sentía indignada pues mientras en el mundo se extendía la campaña #MeToo (#YoTambién), en México parecía que “no pasaba nada”, a pesar de que somos una sociedad machista donde el acoso sexual “está a la vuelta de la esquina”.

De ahí la importancia de esa serie de entrevistas hechas por la periodista Carmen Aristegui en CNN que, desde su punto de vista, destaparán la cloaca y marcarán un parteaguas.

“Yo creo que sí porque al estar escuchando estas entrevistas, estos testimonios tan dolorosos yo creo que muchas mujeres mexicanas se van a ver en estos casos, va a haber una empatía, de hecho ya la hay. Pero para aquellas víctimas que han venido guardando este secreto durante años y que les ha afectado de muchas formas, moral, psicológicamente, yo creo que va a ser una invitación para que por fin hablen”.

La periodista galardonada con la Medalla Rosario Castellanos en 2015, consideró que esto podría significar el nacimiento de un #YoTambiénMX, que evite que estas actitudes se vean como “algo normal” y que fomente la cultura de la denuncia.

“Un #YoTambiénMexicano es importantísmo porque va a ser como una advertencia para decirles ‘no están solas’, en primer lugar. Y en segundo lugar: ‘estate alerta, no es natural, no es normal, no está permitido’. Ahora, me he fijado que todos niegan.

“Como vivimos en el país de las mentiras, pues niegan, niegan. Y se solapan también los hombres. Hay como una solidaridad: ‘no pues esta vieja loca, vete tú a saber si no ella se expuso, o llevaba una falda muy corta o tú también lo provocaste. Es terrible, es terrible, vivimos todavía en un país donde todavía nos falta esa cultura de denuncia”…

“Ojalá que gracias a los programas de Carmen Aristegui muchas mujeres se atrevan y lo digan, pero con su nombre, que digan el nombre del violador“.

La feminista colombiana Catalina Ruiz-Navarro, editora de la revista Volcánica, denunció que la violencia y el acoso contra las mujeres son hechos comunes en América Latina. Y recordó, como ejemplo, el caso de la periodista Claudia Morales.

“Y es lo que empieza a suceder con estas actrices y estas mujeres que están denunciando el acoso sexual laboral en Aristegui Noticias. Muchas de ellas no están diciendo el nombre de sus acosadores porque sobra decir que esto pone en peligro su trabajo pero uno empieza a ver cómo está comenzando esto en Latinoamérica. Hace poco una periodista muy importante colombiana que se llama Claudia Morales publicó una columna (Una defensa del silencio en el diario El Espectador) en la que contaba que también había sido violada.

“Es interesante cómo ya en Latinoamérica se está viendo por fin a mujeres con poder y visibilidad pública que están denunciando estas experiencias traumáticas y es un avance muy importante”.

Ruiz-Navarro, quien fue cofundadora de la página (e)stereotipas con la que se pretende explicar y erradicar la discriminación por género, confió que estos primeros casos provoquen una avalancha. Aunque lo importante, dijo, es que la ley sea “amigable” y fomente la denuncia.

“Y luego tenemos que empezar a ajustar un sistema de denuncias que primero sea fácil y accesible para que las mujeres denuncien. En este momento en México es ofensivo que, por ejemplo, para denunciar un abuso callejero haya que hacer un peritaje psicológico.

“Entonces, tiene que ser mucho más accesible y amigable la ley hacia las mujeres y tiene que haber castigos proporcionales pues muchas mujeres no denuncian a sus agresores porque son dependientes de ellos sea laboral, económicamente y finalmente no se trata sólo de castigos sino de que cada uno de nosotros empecemos a reconocer el abuso y el acoso en el ámbito en los que nos movemos”.

La directora del Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), Regina Tamés, se refirió a la violencia contra la mujer en México como una “realidad trágica”. Lo peor, añadió, es que cuando se denuncia, hay una revictimización pues se cuestiona la veracidad de los señalamientos.

“Lamentablemente las cifras oficiales que son las que nos da el propio gobierno nos dicen que más del 60 por ciento de las mujeres han sufrido alguna vez algún tipo de violencia ya sea física, psicológica, incluso durante el parto, en las calles. Hay muchas manifestaciones de lo que puede constituir violencia y esas cifras que son bastante recientes nos hablan de una realidad que es bastante trágica.

“Creo que la denuncia es un buen primer paso pero trae toda una carga muy fuerte para las mujeres porque muchas veces son sujetas a revictimización, obviamente al cuestionamiento de su testimonio, no siempre se les cree y ya no se diga lo que enfrentan si deciden denunciar penalmente”.

La abogada y Maestra en Derecho Internacional de los Derechos Humanos, señaló que los testimonios recabados por Aristegui para CNN abren una magnífica coyuntura para colocar este tema en la agenda nacional, impulsar políticas públicas que combatan este fenómeno y para que todos, no sólo las víctimas, alcemos la voz y digamos que éste no es el México que queremos.

Recordó que para ello se lanzó la campaña #YoNoCierroLosOjos en la que se establece un decálogo que permitirá a cada uno reflexionar qué tanto se es copartícipe de estas actitudes.

“Hay una campaña de la cual formamos parte y que vale la pena retomar en estos momentos y que se llama ‘Yo no cierro los ojos’ y lo que hace es una invitación a que si tú conoces una situación de violencia, si presencias alguna situación de violencia, pues que no seas cómplice porque no actuar y cerrar los ojos justamente haces parte de que esto sea normal y de alguna manera lo avalas.

“Me parece que estamos en una gran coyuntura en donde todo apunta a que este tema de violencia contra las mujeres ya no puede ser ignorado, tiene que ser tomado en cuenta y ponerse en el centro de las políticas públicas. Y creo que esto significa una gran oportunidad porque finalmente se está hablando del tema”.








Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.