En Tlahuelilpan siguen buscando a los “desaparecidos” desde el día de la explosión
Hasta un pedazo de tela da esperanzas a familiares de las personas que no aparecen desde el viernes pasado.
Foto: Notimex

María Isabel se aferra a un pedazo de tela que dice, perteneció a la ropa que portaba una de sus tres sobrinas que se encuentran en calidad de desaparecidas desde la explosión del ducto Tula-Tuxpan de Pemex ocurrida el viernes 18 de enero en Tlahuelilpan.

Desde el día de la tragedia recorre la llamada zona “0”. Este martes, tras remover con una vara de madera las cenizas que aún permanecen en el lugar, logró identificar una pedazo de tela rojo y azul de escasos cinco centímetros que asegura, perteneció a alguno de sus familiares.

Y si bien reconoce que toda la evidencia recolectada en la zona ya está en manos de las autoridades, asegura que no dejará de visitar el lugar hasta obtener respuesta y se logre identificar a sus sobrinas.

Este pedazo de tela se parece a la ropa que traía una de ellas ese día. Ya buscamos en hospitales y nada”, asegura.

“El día de los hechos les dijeron que estaban regalando gasolina y (las sobrinas) salieron de casa”, añade García Flores, en cuyo rostro deja asomar una lágrima.

También esparcidos a lo largo de toda la zona que permanece acordonada y resguardada por un Puesto de Mando, elementos militares, de la Policía Federal y de Seguridad Pública local, -que ha dejado 94 muertos y 46 hospitalizados-, es posible encontrar diversos objetos.

Un casco blanco marca Truper, una jarra de plástico que algunos pobladores utilizaron para recolectar la gasolina, así como una cubeta verde quemada, permanecen también como testigos mudos de la tragedia.

A 200 metros del lugar de la explosión, también es posible identificar un pedazo de tela azul de lo que sería una blusa y la jareta de un pantalón de mezclilla, como evidencia de que tras el estallido, la gente gritaba y corría para ponerse a salvo, aunque a algunos de ellos, buscaban apagarse el fuego que les alcanzó el cuerpo.

Lo cierto es que el ir y venir de los lugareños a la zona de la tragedia es constante. El olor a gasolina quemada permanece en el lugar, como también se hace patente el dolor por la pérdida del familiar, la esposa, el hijo o la hija, el amigo, el hermano o vecino.

Incluso, sobre los señalamientos de Pemex -que advierte de los riesgos de perforar o excavar-, así como en los postes de luz y los árboles, se han colocado diversas fotografías de personas que aún permanecen en calidad de desaparecidos.

Y, sobre los cristales del Centro de Cultura, algunas personas han colocado otras 40 fotografías de personas que se mantienen en esa condición.

Además, permanecen los dos letreros en los que se señala los documentos que deberán entregar a las autoridades, a fin de iniciar la carpeta de investigación correspondiente.

“Si tu familiar está desaparecido debe acudir a la Agencia del Ministerio Público en Mixquiahuala, llevando lo siguiente: Identificación oficial de la mamá, cuatro impresiones de una fotografía de cuerpo completo reciente y a color del familiar desaparecido y también en digital (sic)”.

Además, “se realiza una prueba genética a la madre del familiar y se iniciará carpeta de investigación”.

Para quienes requieran de identificar a un familiar desaparecido, los requisitos son: “Los padres o hermanos deben acudir a la Agencia del Ministerio Público de Mixquiahuala, llevando su identificación oficial”. (Por Guadalupe Vallejo/ Ntmx)



Temas relacionados:
Sociedad
Tlahuelilpan





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.