“Queremos regresar a Bolivia, pero no mientras haya violencia golpista”: García Linera
Revela nombres de quiénes podrían ser los candidatos del MAS en próximas elecciones. "Queremos regresar para hacer política, ejercer nuestros derechos y apoyar a los nuevos candidatos para presidente y vicepresidente", comenta en entrevista con Aristegui. "El litio es parte de lo que está en disputa en este golpe de Estado", apunta.
Foto: Karla Magaña

Álvaro García Linera, vicepresidente de Bolivia con asilo político en México, quiere regresar a su país junto con Evo Morales -quien renunció a la Presidencia el pasado 10 de noviembre en medio de lo que calificó como un golpe de Estado-, pero está consciente que “en tanto estén estos golpistas ensangrentando Bolivia, está claro que eso no va a ser posible, porque si queremos regresar así posiblemente nos agarren a balas y puede pasar lo que sea, especialmente con Evo, que es el líder de este gran proceso”. 

En entrevista en el estudio de #AristeguiEnVivo, recordó que Evo ya había dicho que no iba a ser candidato en las nuevas elecciones que aún no se definen y apenas se están organizando, “desde entonces no hemos cambiado de opinión”, pero “hemos dicho: queremos regresar“.

-¿Bajo qué contexto regresarían?-, le preguntó la periodista Carmen Aristegui.

“Si se respetara la Constitución, nosotros deberíamos continuar nuestro mandato de gobierno hasta el 22 de enero y entregar nuestra banda presidencial al nuevo o a la nueva presidenta del Estado. Eso fuera si hubiera democracia en mi país”, anotó.

“Queremos regresar para ejercer nuestro mandato hasta el 22 de enero, no vamos a ser candidatos, y si no regresamos hasta el 22 de enero, y ya acaba nuestra gestión, igual queremos regresar para hacer política, ejercer nuestros derechos y apoyar a los nuevos candidatos que van a ser propuestos por el MAS para presidente y vicepresidente”, apuntó.

“Queremos regresar, de una u otra manera queremos regresar, está ahí nuestra historia, nuestra raíz, nuestro destino, está nuestra vida, nuestra memoria como luchadores sociales, no nos lo pueden arrebatar, de una u otra manera, más pronto que tarde, por un lado o por otro lado… no importa por dónde, Evo y Álvaro van a buscar la manera de regresar a Bolivia para seguir luchando por la gente más humilde”, abundó.

Respecto a la Comisión de la Verdad que propuso Evo Morales, refirió: “Llamamos a que auditen elección del 20 de octubre… Evo y Álvaro no se van a presentar como candidatos pero queremos regresar con nuestros derechos constitucionales… Si tanto miedo nos tienen en elecciones y nunca nos pudieron ganar en 14 años y no nos van a ganar, ya no vamos a entrar a la competencia electoral, pero déjenos ejercer nuestro derecho de caminar por las calles de Bolivia”. 

Insistió en que “Evo y Álvaro no van a ser candidatos pero tienen derecho constitucional a hablar, a escribir, a conversar, a pensar, a participar en política y depositar su voto por quien veamos conveniente… hay toda una nueva generación (en el MAS)”. Y mencionó un conjunto de nombres, como Andrónico Rodríguez, dirigente campesino, Adriana Salvatierra, “muy combativa, muy bien formada”, Héctor Arce, Luis Arce, entre otros “líderes de los trabajadores mineros y petroleros, hay una gama de líderes que se mueven entre 25 y 40 años, una segunda generación muy capaces, con muchas virtudes, con gran desempeño social”.


García Linera no se imaginaba estar como asilado político en México, como lo está ahora junto con Evo, luego de que se lo concediera el gobierno de AMLO. Ambos llegaron al país el pasado 12 de noviembre.

“Toda mi vida he buscado que los indios gobiernen Bolivia… ese es el intento de este golpe de Estado (que los indios no gobiernen)”, señaló.

De hecho, al gobierno de Evo lo definió como el haber “indianizado el Estado, los indígenas han permeado toda la estructura del Estado… el idioma indígena es obligatorio, la administración pública tiene entre sus integrantes a personas que se autoidentifican como indígenas… 48% de personal del Estado boliviano es indígena… el 55% de los miembros de la asamblea legislativa plurinacional pertenecen a alguna organización indígena, campesina o popular… la Corte tiene por primera vez a personas provenientes del mundo indígena, los puestos no están reservados a apellidos, color de sangre o de piel, se han indianizado… hay oportunidad para todos”.

Lamentó que en las manifestaciones contra Evo, “se le quemó a la whipala, en lo que la gente encuentra un símbolo de su poder y ahora la gente siente que se les están quitando el poder: me están quitando el poder, el reconocimiento que tenía… las clases altas en Bolivia dicen: indio de mierda“.

Por todo esto, consideró que el golpe que se dio “es toda una revancha de sectores conservadores que vieron en la laicidad -somos con Evo un estado laico, que respeta todas las profesiones de fe pero que no reconoce a una por encima de otra como sucedía antes-, eso es visto como un pecado, fue visto como si el diablo hubiera entrado al gobierno por gente muy conservadora”.

“Su venganza fue: no solamente quitamos la whipala sino que regresan la Biblia… nosotros no privilegiamos ninguna religión pero el neoconservadurismo trajo la idea de quemar la la whipala, de establecer la Biblia por encima de Constitución y una simbología cargada de racismo… en Santa Cruz salían a decir: hay que ir a matar indios“.

Próximas elecciones y ¿”licencia” para matar? 

“La golpista (Jeanine) Áñez intentó emitir un decreto, ayer se vio presionada y renunció a la idea de un decreto, que sería inconstitucional… ha mandado un borrador de proyecto de ley a la Asamblea, hoy se están debatiendo varios proyectos de ley para convocar a elecciones… la Asamblea está tratando su propio proyecto de ley… la golpista manda su propio proyecto de ley pero la asamblea está tratando su propio proyecto de ley”, precisó.

Entre lo que se debate es cuál sería la mejor fecha para las elecciones (se piensa en enero o en abril del próximo año); primero la discusión se da por parte de los senadores y luego pasaría a diputados.

Lo que urgió el vicepresidente es una investigación por las “30 muertes a bala” en los últimos días, con una “golpista que quiere dar impunidad a asesinos que están saliendo a matar”.

Esto último, en referencia a que el gobierno de facto emitió un decreto que exime de responsabilidad penal a policías y militares cuando actúen en condiciones de necesidad y bajo legítima defensa.

Sobre ello, esto comunicó el gobierno de la autoproclamada presidenta de Bolivia:

García Linera cuestionó cuántos muertos debe haber o cuánta sangre debe correr para que algunos países, la OEA o el enviado de la Unión Europea exijan frenar la violencia golpista en Bolivia. En tanto, dijo que la represión ya suma 30 muertos y 200 heridos. 

El vicepresidente ve en su país una “dualidad de poderes”, con un gobierno de facto que tiene a su lado a las fuerzas armadas y algunos medios de comunicación, mientras por otro está la Asamblea Legislativa Plurinacional “como poder real, constitucional”. Además, hay una “comunidad internacional que está acompañando el rechazo a este golpe”.

Al ser interrogado de si reconoce como una falla política el hecho de que Evo haya competido para reelegirse por cuarta ocasión, comentó: “Es un tema problemático, quizás aún el calor de la conflictividad actual permite hacer un análisis más frío sobre ese tema, pero evidentemente hay ahí un tema que luego va a tener repercusiones”.

Sobre si ellos están coordinando acciones de protesta en Bolivia contra el gobierno de facto en su país, comentó: “Con la gente de El Alto y de las provincias de La Paz no hay coordinación, esta es una explosión espontánea de malestar, de sufrimiento de la gente, donde sí hay coordinación es con la gente del trópico que es donde proviene el presidente Evo, él pertenece a un sindicato y ahí ha habido un conjunto de coordinaciones días atrás, pero con la gente de El Alto, que es la que está ahorita manteniendo la movilización, la que está cercando la ciudad de La Paz, la que ha sido asesinada, no existe coordinación, no existe vínculo por un motivo importante: no existe líder, no existe liderazgo, los liderazgos tradicionales con los que se tenía vínculo o están perseguidos, o han desaparecido o son débiles y lo que está viendo en las imágenes es una explosión de gente, de gente de base”.

“Lo fuerte, lo real, lo concreto son nueve pobladores asesinados (entre el día antes de ayer, en la tarde, en la noche y en la madrugada porque muchos murieron en la clínica). Hay 9 muertos registrados, 120 heridos, y hablamos ya de otra masacre. Son trabajadores, gente muy humilde”, detalló.

Dijo que no ha oído bien el audio que circula, pero se está hablando de otra región, que no está movilizada. “Y yo me ponía a reflexionar: ¿Qué puede hacer un pueblo campesino al que se le está matando? Defenderse. Ancestralmente, lo que han tenido para defenderse es el bloqueo de caminos, no se está diciendo: ataquen, no se está diciendo una cosa agresivo, se está diciendo: defiéndanse, defiéndanse, esa es una vieja herencia… un pueblo que está siendo asesinado, que está siendo masacrado, tiene derecho a defenderse”, agregó.

La batalla por el litio y cómo creció Bolivia con Evo

Linera rememoró cómo Evo Morales llegó al poder en 2006 “después de una crisis importante” en el país y durante sus gobiernos se vio un claro crecimiento económico.

“Nacionalizamos el gas, el petróleo, la electricidad, nacionalizamos el agua y eso a los 4, 5 meses… ya va a tener un efecto muy importante… (además) salario y aguinaldo garantizado para todos… Vamos resolviendo el tema de la economía vía la implementación de un modelo económico que protege lo nacional y se abre al mundo donde eres eficiente. No somos fundamentalistas de libre mercado ni del proteccionismo”, puntualizó.

Entonces, la “economía empieza a crecer por encima del 4%… los precios de combustible mejoran y crecemos al 7%… (todo por) nacionalizar aspectos estratégicos y distribuir la riqueza”, refirió y anotó que para 2019 Bolivia tenía estimado un crecimiento económico de 4.5%.

Desde la campaña “dijimos vamos a nacionalizar, no nos creyeron, llegamos al gobierno y en 3 meses hicimos trabajo sistemático… el 1 de mayo Evo se va a un campo de petróleo y anuncia que estamos nacionalizando. Todas las riquezas del subsuelo, pasan a manos de los bolivianos, las extranjeras pueden quedarse pero ya no como propietarias de nada sino como ofertantes de servicios y se establece regla de oro: el Government Take… el porcentaje del dinero que se queda con el Estado, antes era 18% para el Estado y 82 para extranjeras, dijimos: ahora todo lo que está aquí es de nosotros y las que quieran quedarse, será invertido, 82 para el Estado y 12 para privadas“, expuso.

“Algunas (empresas) cascabelearon… Brasil por ejemplo, España, Inglaterra, sentían esto como un abuso para ellos, que era algo inaceptable, hicimos los cálculos y seguía siendo rentable, aunque ya no tenían ganancias extraordinarias… después del cascabeleo, amenazas, nos abrieron juicios en el extranjeros… establecimos política de: vamos a indemnizarles lo que corresponde, no a precio de mercado sino a precio de inventario, del costo real, nos pasamos 6, 8 meses, indemnizamos sus instalaciones, nos quedamos con el negocio y las nuevas inversiones venían ya no como propietarios sino como ofertantes de servicios”, explicó.

Había 6 empresas extranjeras, se quedaron 4 y se fueron 2; “se fue la Enron, Shell, y quedó Total, Petrobras, Repsol y una argentina y creo una norteamericana también se fue… después de 8 años las 3 regresaron“, pero ya no con las mismas condiciones.

Además de que funciona el negocio del gas, el petróleo comenzó a bajar de precio “y sigue siendo rentable el negocio”.

García Linera destacó lo que representa para Bolivia el litio: “Lo asumimos enteramente estatal desde el 2008, sabíamos que había un futuro muy grande, teníamos la opción de asociarnos con extranjeras que nos decían que hacían todo, que sólo les autorizáramos entrar. Pero dijimos: este es un buen momento para demostrar como país que podemos comenzar una cadena y metimos dinero… Evo instruyó formación de empresa piloto, comenzamos de cero, para separar el litio… tardamos del 2008 al 2013 con parte piloto, artesanal, luego una industria piloto, para el 2014 ya habíamos encontrado el método boliviano”.

Ya después se dieron cuenta que “necesitamos (entrar) al mercado grande de los automóviles… (pues) el litio es parte de lo que está en disputa en este golpe de Estado… nos aliamos con China y Alemania para la venta de baterías… de un modelo de carro a otro se modifican la forma de baterías… EU, Inglaterra, a su modo también Rusia, presionaron mucho… las ofertas de China en cuanto a compra de baterías siempre han sido más generosas, pero nosotros dijimos: no podemos asociarnos a un solo mercado, por lo que también optamos por mercado europeo”.

Reveló que la tonelada de carbonato de litio costaba 4 mil dólares y ahora el precio ha subido hasta los 18 mil dólares, por lo que “es un negocio muy grande”.

Con China se amarró una inversión de 2 mil millones de dólares mientras con Alemania fue de cerca de 2,200 mdd, en la primera fase de industrialización y comercialización de baterías.

Ve aquí la entrevista completa:



Temas relacionados:
Bolivia
Evo Morales
Noti





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.