“Con el tiempo, la gente podrá juzgar si fue buena o mala decisión” liberación de Ovidio Guzmán: AMLO
El presidente López Obrador afirmó que él tiene conciencia tranquila, “sé que actuamos de manera correcta y vamos a seguir atendiendo las causas que originan la violencia".
FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO.COM

El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que está dispuesto a comparecer ante la autoridad competente para dar a conocer y exponer sus razones del por qué no a la violencia durante el operativo para detener a Ovidio Guzmán López en Culiacán y que desató balaceras entre integrantes del Cártel de Sinaloa y las Fuerzas Federales el pasado jueves 17 de octubre.

“El jueves por la tarde se demostró que hay un cambio verdadero y vamos a fundamentar el por qué se actúa de esta forma. Estoy dispuesto a comparecer porque se dio a conocer que van a presentar o ya presentaron una demanda en contra mía los dirigentes del PAN, los que son partidarios del uso de la fuerza, los que con su estrategia convirtieron al país en un cementerio”, dijo durante la conferencia matutina.

Te puede interesar: PAN denuncia a AMLO y Alfonso Durazo ante la FGR por liberación de Ovidio Guzmán

Desde Palacio Nacional, el mandatario federal aprovechó para enviarle un mensaje a todos los mexicanos, y de manera especial a los sinaloenses, para reiterar que su gobierno tomó la decisión de evitar la confrontación fue con el propósito de salvar vidas.

“Fue una situación bastante compleja y delicada no podíamos arriesgar la vida de las personas por la detención de un presunto delincuente. Nosotros no vamos a optar nunca por la guerra, confrontación y uso de la fuerza”, abundó.

Manifestó que desde el principio, su administración dejó en claro que iba a cambiar “la política de confrontación y de violencia que hasta tenía la decisión de arrasar y exterminar; esa política absurda e inhumana e ineficaz porque no dio resultados”.

El caso de Culiacán sirvió, en ese sentido, para confrontar los dos modelos. Gritaban los conservadores irresponsables, que callaron siempre como momias cuando se masacraba a la población, que querían violencia, que era necesario mostrar los pantalones porque son supuestamente muy valientes, pero con los pantalones de otros. Decidimos no arriesgar la vida de la gente, fue una decisión que tomó el gabinete de seguridad y yo la avalé porque un gobernante, un dirigente puede poner en riesgo su vida, pero no tiene derecho a poner en riesgo la vida de los demás”, subrayó.

Consideró que con el tiempo, la gente de Culiacán podrá  juzgar si se hizo bien o mal, pero López Obrador afirmó que él tiene conciencia tranquila, “sé que actuamos de manera correcta y vamos a seguir atendiendo las causas que originan la violencia, no se puede apagar el fuego con el fuego, no se puede enfrentar la violencia con la violencia, no se puede enfrentar el mal con el mal”.

Y acotó que su estrategia es aislar la violencia y a los grupos que se dedican a las actividades ilícitas dándole a la gente lo indispensable para vivir, trabajo, buenos ingresos, bienestar y atención a los jóvenes.

Si bien aceptó que en todos los casos se tiene que castigar y detener a los presuntos delincuentes, repitió que lo más importante es cuidar la vida de las personas y por ello sostuvo que la detención del hijo de Joaquín, el Chapo, Guzmán se hará sin poner en riesgo a la población.

Sobre si presentaron sus renuncias Alfonso Durazo, titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), y Audomaro Martínez, titular del Centro Nacional de Inteligencia, el mandatario federal señaló que “eso es lo que quisieran nuestros adversarios y conservadores” y aseveró que independientemente de si fue bueno o malo o si esto le beneficia o afecta a su gobierno o si se tiene que renunciar, “aquí lo más importante es tener la conciencia tranquila y saber que se actúa con humanismo”.

“Fue una tarde-noche muy difícil de crisis, a partir de las 3 de la tarde, ya para la noche tenía yo la información de que había pasado lo peor y ya se empezó a normalizar la situación en Culiacán, que era lo que nos importaba, pero hubo en este tiempo una campaña hasta irracional en medios de nuestros adversarios fuera de lo normal, pensaron que era el momento de afectarnos políticamente”, expuso.

No obstante, dijo, “yo siempre creo mucho en la sabiduría de la gente y sé que la mayoría de los mexicanos aprobó la decisión del gobierno. Si hubiese habido masacre no estarían hablando de las renuncias de Audomaro y Durazo, sino de la del presidente”, finalizó.








Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.