Brazadas por un futuro más luminoso para niños débiles visuales y ciegos | Video
Patricia Guerra y Marcos Velázquez nadarán 15 kilómetros en el Mar de Cortés con el fin de recaudar fondos y apoyar los estudios de jóvenes invidentes en 11 estados del país.
  1. (Foto: Cortesía Patricia Guerra)

  2. (Foto: Cortesía Patricia Guerra)

  3. (Foto: Cortesía Patricia Guerra)

  4. (Foto: Cortesía Patricia Guerra)

  5. (Foto: Cortesía Patricia Guerra)

  6. (Foto: Cortesía Patricia Guerra)

  7. (Foto: Cortesía Patricia Guerra)

  8. (Foto: Cortesía Patricia Guerra)

  9. (Foto: Cortesía Patricia Guerra)

  10. (Foto: Cortesía Patricia Guerra)

  11. (Foto: Cortesía Patricia Guerra)

Por Erik B. Casas

Al menos 180 niños y jóvenes con debilidad visual o ciegos en 11 estados del país tendrán la posibilidad de continuar sus estudios y aspirar a un futuro más luminoso.

Gracias a la tenacidad de dos atletas mexicanos, Patricia Guerra, nadadora con amplia trayectoria en aguas abiertas, y Marcos Velázquez, triatleta y conferencista invidente, quienes harán la travesía acuática, de casi 15 kilómetros, entre Balandra a Puerta Cortés en el Mar de Cortés, Baja California Sur, el viernes 26 de julio, en un esfuerzo para reunir fondos que serán destinados a la causa “una brazada, una visión a la vida”, apoyada por la Fundación  KIO Networks y el programa Ilumina.

La personas interesadas en apoyar esta causa podrán adquirir una o las brazadas que deseen con un costo de 50 pesos, fondos que serán destinados a la compra de computadoras habilitadas con un software parlante para facilitar, y en muchos casos impedir, que estudiantes con dificultades para ver interrumpan su educación por la falta de una herramienta necesaria.

“Vamos a recaudar fondos para llevar computadoras habilitadas con un software parlante a chiquitos débiles visuales y ciegos que existen en toda la república mexicana y que precisamente para pasar a secundaria necesitan esta computadora”, explica Patricia Guerra, tercera mexicana en cruzar a nado el Canal de la Mancha (2004), hoy directora de la Fundación KIO Networks.

La travesía denominada “una brazada, una visión a la vida” en el Mar de Cortés es la forma ideada por Guerra y Velázquez para apoyar a la educación de jóvenes débiles visuales o ciegos de entre 10 a 15 años de edad que forman parte del programa Ilumina, estudiantes localizados en los estados de Oacaxa, Veracruz, Yucatán, Guerrero, Baja California, Puebla, Michoacán , Tabasco, Campeche, Ciudad de México y Estado de México.

“Estas entidades tienen hoy por hoy activo el programa Ilumina. Es un programa en el que se capacita en el uso de la computadora, como en el software parlante, a los chiquitos, a sus padres y maestros.

“Hoy, Ilumina tiene activo este programa, y lo único que hace Fundación KIO Networks es hacer esta alianza para brindar estos equipos habilitados y los chiquitos puedan seguir con su educación. Son chiquitos que están sumados al programa, activos en una primaria que van a pasar a la secundaria y necesitan su computadora habilidada”.

Alrededor de 78 mil brazadas son las que calculan darán Guerra y Velázquez en su travesía bajacaliforniana, cuyo costo de 50 pesos, deducibles de impuestos, pueden ser adquiridas a través del sitio de la Fundación KIO Networks: www.fundacionkio.org.mx.

“Esta vez voy con un nadador invidente, Marcos Velézquez, quien se suma a esta travesía y le da una razón más. Y qué mejor que un nadador, en las mismas condiciones que estos chiquitos, cruce el océano y a través de la venta de sus brazadas los fondos obtenidos se puedan destinar para que estos chiquitos puedan seguir estudiando.

“Son 15 kilómetros en línea recta, aunque el mar siempre tiene la última palabra. Depende de las corrientes, depende de las mareas; pero estamos confiando que es una buena fecha, es una buena ventana (el viernes 26 de julio a partir de las 8 de la mañana). Calculamos estar del otro lado en alrededor de seis y siete horas (de nado continuo), más o menos.

“La gente puede comprar desde una hasta el número de brazadas que quiera comprar, se compran en www.fundacionkio.org.mx, y se trata de sumar para que estos chiquitos puedan continuar sus estudios. Calculamos alrededor de 78 mil brazadas (3 millones 900 mil pesos). Son los fondos necesarios para ayudar a 180 chiquitos con su computadora, software habilitado y la capacitación a sus papás, maestros y a ellos mismos”.

Guerra, quien ha realizado múltiples travesías en aguas abiertas con causa desde 2006 a la fecha, muchas de ellos en el Mar de Cortés, tiene plena confianza en la respuesta de la sociedad mexicana a este tipo de esfuerzos en beneficio de sectores muchas veces relegados o ignorados.

“He participado en otros nados (con causa), donde hemos logrado beneficiar a más de dos mil mujeres con cáncer de mama; más de 40 mil chiquitos en pobreza alimentaria extrema; transplantes de médula, chavitos con cáncer.

“Y ahorita vamos por estos chiquitos (débiles visuales y ciegos). El tema es evidenciar que esto existe, que está muy cerquita, que lo tenemos muy cerca todos los días. Y como otras causas que me han tocado apoyar, hay cosas que están ahí y muchas veces decidimos no ver, y si sumamos esfuerzos podemos cerrar esa brecha y verdaderamente generar un cambio para que estos chiquitos algún día pongan el nombre de este país muy en alto”.

Y para generar este cambio la participación de la sociedad, así como las empresas, es clave. Solidaridad y deseos de ayudar que Guerra ha podio comprobar en repetidas ocasiones, gracias a la total transparencia de los recursos y la garantía de que la ayuda llega a la persona que lo necesitan.

“Hemos logrado tener una transparencia 100 por ciento de fondos y eso es lo que nos hace tener una credibilidad, que la gente tenga certeza. Si algo hemos tratado de hacer, y hemos logrado, es que somos congruentes con la causa. Todo mi equipo tanto en tierra, como en mar, lo único que tenemos presente, y nunca dejamos de perder de vista, es la causa.

“La respuesta es increíble, por eso es siempre mi agradecimiento a la sociedad civil. Las empresas siempre ayudan, siempre suman, pero al final del día, las personas que deciden donar una brazada, que dejan posiblemente de tener un fin de semana placentero por donar brazadas para poder ayudar a alguien más, me parece totalmente loable, sin dejar de tener todo mi agradecimiento y toda mi admiración a las empresas grandes.

Frase
“Hemos encontrado gente que ha sumado muchísimo y nos enorgullece muchísimo que este país responda. México siempre se ha caracterizado por ser solidario y no ha sido la excepción”.

“Sociedad civil siempre responde, siempre esta ahí. Me he encontrado cualquier cantidad de gente siempre con un comentario de aliento y eso es lo que nos exige todo los días a dar el 100 por ciento a cada uno de nosotros. Llevamos juntos trabajando 16 años todo mi equipo y una servidora, y creo que una parte de lo que nos ha mantenido unidos es esa causa, esa satisfacción de saber que alguien que ni siquiera conoces ha sido beneficiado por un trabajo que tu estás haciendo y al final del día le estás sumando a este gran país”.

Será en las aguas del Mar de Cortés, escenario natural de increíble riqueza y belleza, donde Guerra aportará toda su experiencia para guiar a Velázquez en una travesía con causa muy personal para el triatleta y conferencista mexicano, invidente desde los 14 años, pero poseedor de un espíritu indomable.

Me tomó dos minutos convencerlo por teléfono de esta causa. Lo primero que me dijo es que él habría querido tener una computadora cuando la había necesitado, y qué mejor que alguien que está en las mismas condiciones que estos chiquitos cruce el océano para que estos chiquitos puedan seguir estudiando. Creo que a partir de esta premisa se acabaron los pretextos para los chiquitos ciegos y para nosotros mismos.

“Marcos es un referente, es una persona que todo el tiempo te está sacando de tu zona de confort con su simple forma de ser. Alguien que no tiene límites. Es alguien con sueños grandes. Alguien, que como él dice, ‘cruza metas y cambia vidas’. Y me toca simplemente ser guía, darle rumbo, él pone la velocidad, y los dos movemos las piernas y los brazos para llegar al otro lado y beneficiar a estos 180 chiquitos en toda la república mexicana.

“Vamos unidos por un arnés que va a la cintura. Este arnés mide un metro 50 centímetros. Y se trata de tener una comunicación no verbal. Entender que se trata de alguien más, que por ese alguien vale la pena hacer un esfuerzo”.

banner-deportes



Temas relacionados:
Baja California
Deportes
México





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.