Kínder Nxivm: la escuela que Raniere entregó a los hijos de Salinas y a Rosa Laura Junco
Problemas de lenguaje, ruptura completa de la comunicación entre padres, maestros y niños, impedimento a los menores para comunicarse en su idioma natal, maestros sin certificación pedagógica e instalaciones deficientes caracterizaron la operación de Rainbow Multicultural Garden en México.

Por Juan Omar Fierro y Sebastián Barragán

Al menos tres niños inscritos en Rainbow Multicultural Garden enfrentaron problemas de lenguaje tras asistir a la escuela que opera bajo la filosofía de Keith Raniere, el líder de Nxivm quien fue declarado culpable de cargos como tráfico sexual, fraude, robo de identidad y trabajos forzados por una Corte de Nueva York.

Inicialmente el kínder operó en la Ciudad de México mediante una asociación civil encabezada por los hermanos Emiliano y Cecilia Salinas Occeli, hijos del expresidente Carlos Salinas de Gortari.

El nombre comercial del plantel de preescolar que dirigía Cecilia Salinas era Rainbow, pero su razón social era Multicultural Value Development Center y comenzó a funcionar antes de que la Secretaría de Educación Pública (SEP) le concediera reconocimiento oficial, de acuerdo con documentos oficiales.

Un vocero de la familia informó a este medio que la inversión de los hermanos Salinas en este proyecto fue de 4.5 millones de pesos.

En Monterrey operó bajo dos empresas creadas por Loreta Garza Dávila y Rosa Laura Junco de la Vega, hija del dueño del periódico Reforma, ambas integrantes del círculo más cercano a Raniere, quienes comenzaron con una inversión de 50 mil pesos cada una.

El sistema educativo está basado en enseñar siete idiomas diferentes a niños que apenas comienzan a dominar su lengua materna, lo que supuestamente ayuda a comprender el mundo de siete maneras diferentes.

Documentos internos conseguidos por Aristegui Noticias revelan que las cuotas podían alcanzar hasta los 60 mil pesos mensuales y los niños tenían que someterse a un régimen 100 por ciento vegetariano, incluyendo a los menores de un año, todo con el objetivo de que los niños experimentaran “múltiples idiomas y culturas con el propósito de convertirse en ciudadanos del mundo”.

Los testimonios que ahora revela Aristegui Noticias indican que Emiliano Salinas estaba vinculado directamente en el reclutamiento de los menores, que los padres de familia no tenían acceso a las instalaciones educativas ni forma de supervisar el aprendizaje de sus hijos, además de que se les prohibía de manera expresa conversar con los maestros.

Además, afirman que no todos los profesores contaban con certificación académica en Pedagogía u otra especialidad. El Sistema de Información y Gestión Educativa (Siged) de la SEP asegura que solo tres maestras estaban debidamente registradas, pero la escuela aseguró a Aristegui Noticias que contaba con 12 maestros especializados.

Una pareja de padres con un niño que estuvo inscrito en Rainbow relató que algunos de los empleados en ese centro escolar fueron contratados por hablar lenguas extranjeras, pero sin que se les capacitara en atención a infantes.

Los nombres de la pareja, Paulina y José, fueron cambiados a petición de los afectados, pero su testimonio coincide con el de otros padres que hablaron con este medio de comunicación. En dos de los casos, mostraron diagnósticos médicos para avalar su señalamiento.

La última prueba aportada por la fiscalía de Nueva York para convencer al jurado de la culpabilidad de Raniere consistió en un video donde se observa al líder del culto justificar el abuso sexual a niños:

“A menudo, cuando se aconseja a personas que son, por ejemplo, niños que fueron lo que se llama abusados … algunos niños pequeños están perfectamente contentos con eso hasta que descubren lo que sucedió más adelante en la vida y luego es más la sociedad la que los abusa que los padres en realidad, porque en las sociedades del pasado, como en Roma o lo que sea, los estándares eran extremadamente diferentes. Pero no estamos en Roma y deberíamos saberlo”, declaró Raniere.

LA ESCUELA CREADA POR RANIERE Y SUS FILIALES EN MÉXICO

Keith Raniere presumía en su página personal de internet ser el creador del programa educativo para niños: “A fines de 2006, fundó Rainbow Cultural Garden, un programa revolucionario de desarrollo infantil que promueve el potencial cultural, lingüístico, emocional, físico y de resolución de problemas de los niños”, dice su biografía redactada en tercera persona.

El sitio web original de Rainbow Cultural Center abría su página de presentación con una frase de Raniere: “uno de los eventos más milagrosos en el mundo es el nacimiento de un niño. El nacimiento inicia una jornada increíble, la jornada de una vida”.

Las páginas keithraniere.com y rainbowculturalgarden.com ya fueron dadas de baja, pero la organización no lucrativa The Internet Archive mantiene capturas de pantalla de los sitios web como parte de su trabajo de preservación de contenidos en línea.

El 24 de abril de 2007, Loreta Garza Dávila y Rosa Laura Junco de la Vega crearon la empresa Rainbow Cultural Garden en San Pedro Garza, Nuevo León, según el acta constitutiva obtenida por este medio.

Ambas mujeres mexicanas formaban parte del círculo más cercano al líder del culto, de acuerdo con un esquema presentado por la Fiscalía de Estados Unidos. Jimena Garza y Rosa Laura Junco pertenecieron al grupo de esclavas de Raniere, explicaron los fiscales del caso en el juicio que concluyó este 19 de junio.

En Estados Unidos, la organización fue registrada por Loreta Garza Dávila y Michele Tarzia bajo los nombres “RAINBOW CULTURAL GARDEN” y “RCG Kids International”, dos sociedades de responsabilidad limitada nacional asentadas en los estados de Nueva York y Nevada.

En la Ciudad de México, la asociación civil Rainbow Multicultural Garden obtuvo una clave de trabajo de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y un acuerdo para abrir sus puertas en la calle Taller de Cápsulas no 13, en la alcaldía de Cuajimalpa.

Documentos oficiales muestran discrepancias sobre la operación del jardín de niños especializado en idiomas. El padrón de establecimientos mercantiles de la delegación Álvaro Obregón indica que la escuela comenzó a operar el 18 de febrero de 2013 en la calle Manuel Gutiérrez Zamora 110, colonia Las Águilas.

Sin embargo, un documento enviado por los voceros de la familia Salinas señala que el permiso oficial de la SEP les fue concedido dos meses después: el 24 de abril de 2013, según el acuerdo 09130016.

La directora general de Rainbow es Cecilia Salinas, quien es auxiliada por Fabiola Sánchez de la Madrid, esposa del abogado Federico de la Madrid Cordero, hijo del fallecido expresidente de México, Miguel de la Madrid Hurtado.  

De acuerdo con testimonios consultados, Fabiola Sánchez de la Madrid era una de las principales directivas del plantel junto a la directora académica, Yvonne D’Harcourt, y la directora administrativa, Doménica Giordano.

RED INTERNACIONAL DE ESCUELAS NXIVM

Según la página oficial de Rainbow, el sistema tuvo escuelas en Estados Unidos (Albany, Nueva York y Miami), México (Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara), Guatemala, España, Reino Unido.

En 2015, Raquel Perera, esposa del cantante Alejandro Sanz, abrió una sucursal en Miami, la cual se impulsó mediáticamente con declaraciones y publicaciones en redes sociales de la pareja sobre el aprendizaje de uno de sus hijos del ruso.

El 3 de mayo de 2018, el Departamento de Niños y Familias de Florida ordenó la clausura del establecimiento debido a la detención y las imputaciones formales contra Raniere, reportó el diario Miami New Times

Joseph O’Hara, quien fue consultor de Nxivm entre 2003 y 2004, dijo a The Sun que en los Rainbow de Estados Unidos contrataban a personas sin preparación académica, lo que afectó la salud de los niños:

“El llamado plan de estudios en el que están sumergiendo a estos niños es perjudicial. Tenemos ejemplos de niños que salen y no pueden hablar en ningún idioma, solo balbucear (…) “Todo lo que he leído sugiere que, de hecho, existe un daño psicológico en los niños que no aprenden idiomas a una edad apropiada”, dijo al diario de Reino Unido.

El propio Raniere educó a uno de sus hijos con este sistema: según documentos de la Fiscalía de NY, el líder del culto enviaba a su hijo al plantel de Monterrey mientras se encontraba fugado de las autoridades de Estados Unidos.

 

JOSECITO, EL NIÑO QUE SUFRIÓ LA TORTURA MULTICOLOR

Los daños que causa el método didáctico de Rainbow, según Joseph O’Hara, eran desconocidos para Paulina y José, padres de Josecito, pero ahora lo saben por experiencia propia. Su hijo estuvo en Rainbow cerca de dos años y hoy debe tomar terapias para superar los problemas de lenguaje y comportamiento que sufrió tras su estancia en ese centro escolar.

“Mi hijo ahorita toma terapia de todo tipo, sensorial, de habla, de adaptación social, conductual, ha sido fuerte. De repente, se enojaba de la nada y ‘aaaaah’, o sea, intentaba tranquilizarlo y no era posible”.

Debido a que el niño enfrentaba problemas para aprender varios idiomas al mismo tiempo, las directivas de Rainbow recomendaron a la familia que visitara a una especialista para diagnosticar a su hijo, pero al momento de la consulta la supuesta terapeuta les entregó un documento realizado a base de recortes que, incluso, contenía el nombre de una niña desconocida para ellos.

“Me lo mandó por correo electrónico y me encuentro con que es copy-paste de otros diagnósticos. O sea, de repente en vez de poner ‘José tiene tal cosa’, ponía ‘Marianela tiene no sé qué, porque se le aplicó tal y tal estudio’, y hasta al final me daba el diagnóstico de lo que tenía José y me quedé helada”, explicó la madre en entrevista previa con Carmen Aristegui.

El diagnóstico del niño Josecito jamás convenció a sus padres, pero Paulina y José al principio no pudieron reaccionar, por lo que se enfrentaron a actos de discriminación y malos tratos de los directivos, incluyendo a Cecilia Salinas, quien siempre se negó a darles una explicación.

Más desconcertante para la pareja era la falta de comunicación con los maestros y otros padres de familia, por lo que debieron enfrentarse solos a esta situación. Ni siquiera podían ingresar de manera libre a las instalaciones del plantel, explica Paulina.

“Dejaba a mi hijo y no me mandaban ni fotos de que estuviera bien, sobre qué estaba haciendo, nada. No había una cámara para que yo, a través de internet, pudiera ver a mi hijo. O sea, para saber si estaba bien o no. Acababan de salir muchos casos de niños abusados en otras escuelas y yo tenía mucho nervio con esas cosas, y yo quería saber cómo podía estar más cerca de mi hijo, pero no se me permitía”, reveló.

La cosas empeoraron para Josecito y su familia hasta que la celebración de un 10 de mayo fue la peor que tuvo Paulina: su hijo había sido aislado junto a otro menor mientras que su esposo no había sido invitado, debido a que la escuela dirigida bajo los principios de Keith Raniere prohibía de forma tajante la participación conjunta de hombres y mujeres en actividades familiares.

La fallida celebración del Día de las Madres la hizo tomar la decisión radical de sacar al niño de la escuela: “salí tristísima de ahí, porque lo esperaba con mucha ilusión, era el segundo 10 de mayo que iba a pasar con mi hijo, y ver que todos los demás estaban haciendo algo mientras el mío estaba aislado. Esa fue una de las razones por las que lo sacamos. Ya ni quería convivir con su hermano”.

Hoy Josecito se recupera gracias a las terapias. Salir de Rainbow representó para él una mejoría inmediata. “Cuando lo cambiamos de escuela dio un cambio de 360 grados, volvió a ser mi niño feliz, a fijar la mirada, volvió a ser la personita que yo había dejado en Rainbow”, explicó Paulina.

RAINBOW Y SUS REGLAS AL ESTILO NXIVM

Padres de familia consultados por Aristegui Noticias entregaron documentos internos que dan cuenta de la forma en que opera el sistema educativo.

Las cuotas para estudiar en los centros iniciaban en 26 mil pesos mensuales para el horario de 9:00 a 13:00 horas y aumentaban hasta llegar a los 60 mil pesos para el horario de 9:00 a 18:00 horas.

Sin embargo, el testimonio de Paulina y José agrega que había planes de estudio de hasta 100 mil pesos mensuales, cantidad que no correspondía con las instalaciones deficientes y la mala calidad de los alimentos que les daban a los menores de edad.

Adicionalmente los padres deberían cubrir una cuota de preinscripción de 10 mil pesos por cada ciclo escolar.

Los padres firmaban el compromiso de no contratar a ningún empleado del centro educativo, bajo la amenaza de una multa de 200 mil pesos, según un formulario que debían entregar al iniciar cada curso.

Los “Lineamientos Internos” indicaban que los retrasos de más de 15 minutos en hora de salidas y entradas se cobraban como “horas extra” con un costo mínimo de mil 500 pesos.

El reglamento establecía la prohibición expresa de que los padres se comunicaran con los maestros “en ningún momento y bajo ninguna circunstancia dentro o fuera del colegio”.

En el “Manual de Padres” se indica que la alimentación se da en los planteles y es 100 por ciento vegetariana con horarios definidos.

El vegetarianismo incluye a los niños menores de un año: “Se les darán papillas elaboradas en la escuela, tomando en cuenta las restricciones que haya dado el pediatra, siguiendo la línea del vegetarianismo. Favor de enviar y estar reportando continuamente los alimentos PROHIBIDOS para sus hijos”. 


El documento dice que no hay castigos, pero que los niños aprenden a medir sus acciones mediante reglas que los niños entienden y aceptan.

Las facturas se expedían a nombre de “Multicultural Value Development”, con domicilio en Cordillera de los Andes 240, en Lomas de Chapultepec, el mismo domicilio en el que operaba Nxivm México y en el que se impartían los cursos de ESP México, empresa mexicana que Emiliano Salinas y Alejandro Betancourt operaron en nuestro país hasta antes de la detención e imputación de Keith Raniere.

Adicionalmente, los padres estaban obligados a firmar su consentimiento para que los menores fueran utilizados para campañas de publicidad.

 

DE RAINBOW A CULTURED, SIN PERDER LO MULTICULTURAL

Tras el escándalo por el encarcelamiento de Raniere cayó la confianza de los padres en el Rainbow Multicultural Garden y la mayoría abandonó la escuela, pero el proyecto nunca dejó de operar.

Se mudó en dos ocasiones y durante el mes de junio se instalaron en avenida Jesús del Monte 4, colonia Hacienda Las Palmas, en Naucalpan, Estado de México, a unos 10 minutos de sus antiguas instalaciones.

Su nuevo nombre es culturED, Centro Educativo Multicultural, con el que aún opera con una plantilla de maestros y maestras, según pudo constatar Aristegui Noticias durante un recorrido. Fabiola Sánchez de la Madrid aún forma parte de la Mesa Directiva de la escuela, al igual que Cecilia Salinas, según un informe enviado por el vocero de la familia.

“El kinder sigue operando con clave de la SEP, ofreciendo una oferta educativa multicultural, pero totalmente desligado tanto administrativa como pedagógicamente, del sistema Rainbow de NXIVM. Esto desde principios del 2018″, señala la comunicación.

Un documento entregado por un padre de familia afirma que el tipo de enseñanza sigue ligada a Rainbow y su creador, ya que opera con una patente registrada por Keith Raniere. “El Sistema Educativo impartido hoy por nuestra escuela en México, seguirá su funcionamiento normal ya que las situaciones que rodean a los propietarios de las patentes son independientes, aunado a que está fuera de nuestras manos su juicio o resolución“, explica la carta con fecha el 28 de marzo del 2018.

Carta Nxivm sobre Detención… by on Scribd

Los padres de los tres menores que sufrieron secuelas por su estancia en la escuela creada por Raniere y operada en la Ciudad de México por Emiliano y Cecilia Salinas esperan justicia como ocurrió en Estados Unidos.

“Que se juzgue lo que se tenga que juzgar en ese mal actuar que tuvo esta persona, que tuvo la capacidad de envolver adultos y hasta niños. Que se verifique qué es lo que hizo para mal, porque obviamente no hizo bien, si lo hubiera hecho bien no estaría en la cárcel. Que se busque, que se investigue, que se haga justicia”, demandan

Pero sobre todo, exigen a la SEP que revise los permisos y la metodología de una escuela que está bajo sospecha. “Si es grave con adultos es más grave con niños. Que revisen a nivel federal que es lo que están haciendo las instituciones, si realmente la licencia de operación de esa escuela está cumpliendo con los protocolos y las normas para la educación”, concluyen, sin ver- todavía- la salida al final del arcoiris.






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.