Secta de Nxivm quería 100 esclavas sexuales con el apoyo de mexicanos
Lauren Salzman narra cómo eran marcadas en la piel e incluso quedaban sujetas a castigos sádicos que incluían azotes.
Lauren Salzman

DOS, la rama oculta de la agencia Nxivm cuyos principales asociados enfrentan a la justicia federal estadounidense en Nueva York, tenía como objetivo alcanzar 100 esclavas, cada una de las cuales debía sumar a sus conocidas, incluidas sus madres.

La revelación fue hecha por Lauren Salzman, una de las encargadas de lograr esa meta y quien rindió su testimonio en la Corte federal del distrito este de Nueva York, donde se sigue el juicio contra Keith Raniere, cabeza de toda la trama.

El autoproclamado “genio”, conocido dentro del grupo como “Vanguardia”, tenía para satisfacción personal a ocho esclavas que conformaban su primer círculo, una de ellas la mexicana Rosa Laura Junco.

Lee también| Emiliano Salinas consideraba a Raniere, acusado de tráfico sexual, “un hombre heroico”: Reportaje Especial

La resonancia mediática del caso rebasó a Estados Unidos y alcanzó a México, tanto porque algunas víctimas fueron traídas de este último país, como porque al menos un par de figuras de la sociedad mexicana tuvieron diversos grados de implicación, según los testimonios recogidos en el juicio.

Junco compró una casa en Halfmoon, suburbio de Albany, en el estado de Nueva York, que tenía el estatus de “sorority house”, es decir, residencia exclusiva para mujeres, nombre tomado de las casas empleadas en las fraternidades universitarias estadounidenses.

En esa residencia, Raniere habilitó una especie de galera donde tenía su propia celda, señaló Salzman en su testimonio rendido este lunes y citado por artvoice.com.

Añadió que Junco la llevó al grupo luego de recibir la invitación personal de Raniere en la ceremonia fúnebre de Pamela Cafritz, muerta en noviembre de 2016 y quien también era parte de esa comunidad.

“¿Que deseas hacer por tu crecimiento?”, le preguntó Raniere a Salzman y le adelantó que sería contactada por alguien más, la que resultó ser Rosa Laura Junco, hija de Alejandro Junco, fundador de Grupo Reforma, un conglomerado de medios en México.

DOS, la rama oculta de Nxivm, fue creada luego del intento suicidio de Camila, mexicana de 13 años de edad que tuvo relaciones sexuales con Raniere y fue fotografiada en poses abiertamente sexuales.

Rosa Laura fue quien sugirió a Salzman que entregara fotos de ella desnuda, a lo que se negó, pero le insistió y le dijo que ella misma ya lo había hecho.

Salzman acabó tomándose las fotografías y en su testimonio dijo que Rosa Laura le causaba una buena impresión, ya que era una persona que calificó de “muy conservadora”.

Tras la entrega de las fotografías, Rosa Laura le dio los detalles de DOS, y le hizo ver que “todas somos esclavas para algo“. Podemos aprender a servir nuestros asuntos o aprender a servir a nuestros principios, añadió.

En Nxivm se trata del compromiso para ser una persona noble, a través del sufrimiento de experiencias duras. La idea, le dijo Rosa Laura, es vencer el sufrimiento por nuestros principios, idea que atrajo con fuerza su atención, recordó Salzman.

Además, Rosa Laura le mostró la marca a fuego que en la piel se había dejado hacer con la iniciales de Raniere, y entonces estuvo de acuerdo en dejarse marcar.

De acuerdo con The New York Times, la ceremonia para marcarlas sucedió en 2017 dentro de un hogar en Albany, Nueva York, donde las integrantes del grupo Nxivm tuvieron su rito de iniciación para una nueva participante de la secta ultrasecreta dentro de la organización.

Salzman testificó que la hicieron arrodillarse y decir: “Amo, por favor, márcame, sería un honor, un honor que quiero portar por el resto de mi vida”. Luego la sostuvieron en una mesa para dar masajes mientras alguien usaba una herramienta de cauterización para quemarla con las iniciales de Keith Raniere, el líder de Nxivm, en una zona cercana a la cadera.

“Fue lo más doloroso por lo que he pasado”, dijo Salzman durante el segundo día de su testimonio en el juicio contra Raniere.

Salzman también declaró que un grupo de mujeres perteneciente a la secta sexual dentro de Nxivm, fueron sujetas a castigos sádicos que incluían azotes con una correa de cuero.

Lauren Salzman es hija de Nancy Salzman, conocida como la “prefecta” y cofundadora de Nxivm. Justificó su adhesión a DOS como un guía para lograr el empoderamiento de las mujeres.

Se encuentra acusada de forzar el trabajo de una víctima sexual de nacionalidad mexicana de Raniere, para lo cual la amenazó con hacer que la deportaran y aunque esto no ocurrió, sí fue regresada a México contra su voluntad y sin documentos, en represalia por mostrar interés por un hombre diferente a Raniere.

Al igual que su madre, Lauren se ha declarado culpable a fin de evitar una pena de hasta 20 años de prisión, y coopera con las autoridades para la reducción efectiva de su sentencia.

Nxivm y DOS han alcanzado a figuras relevantes en Estados Unidos y México, como Allison Mack, actriz protagónica de la serie Smalville, y la heredera del emporio de bebidas alcohólicas Clare Bronfman, las dos ya encausadas.

Además, Emiliano Salinas, hijo del expresidente mexicano Carlos Salinas de Gortari, fue miembro del Consejo de Nxivm y copropietario de Executive Succes Programs (ESP) México, concesionario en México del grupo de autoayuda.  (Ntmx)

Ve el reportaje especial:






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.