Director “me sentó y me puso a ver una película semi-pornográfica”: Paola Núñez #MeTooMx
"Me dijo 'creo que tengo que verte desnuda, porque vamos a hacer escenas de desnudos'", afirmó la actriz quien optó por no dar el nombre.

Luego de que Karla Souza reveló que fue víctima de violación por parte de un director, la actriz Paola Núñez también confesó que sufrió acoso sexual cuando empezó su carrera en cine.

En entrevista para #AristeguiCNN, la protagonista de la serie estadounidense The Son, comentó que se le han cerrado muchas puertas por “no hacer esas cosas que todos pensamos que tienes que hacer como actriz para tener éxito”.

Desde el punto de vista de Paola, las mujeres han sido vistas y objetivizadas sexualmente a tal grado que “de repente sentimos que tenemos que pasar por ese tipo de cosas para lograr el éxito. Y si no las pasamos, se nos cierran puertas y se nos van oportunidades, porque este mundo desgraciadamente es así y tenemos que aceptar que somos parte de eso, somos responsables, porque nuestras madres nos educaron para ser así”.

En su caso, dijo, la primera vez que se dio cuenta de esta situación fue cuando dio el “salto” de la televisión al cine.

“Hago la audición, me habla mi manager, en ese momento una mujer, y me dice ‘te quedaste con el personaje’. Yo feliz, dije, ‘esta es mi oportunidad de demostrar lo que puedo hacer, es como mi big break, la oportunidad de mi vida, el gran personaje’, y de repente empieza.

“La primera conversación que tuve con el director fue la siguiente: me sentó frente a él y me dijo ‘si tú te quedaste con este personaje es porque yo luché por ti, yo hice todo para que te quedaras tú, porque nadie te quería, el actor dice que no tienes talento, el escritor dice que eres medio gris y que no eres muy bonita, quería a alguien más guapa que tú, como más sensual y tu eres muy flaca’. En dos minutos destruyó mi autoestima, y por otro lado, la alzó diciendo que él luchó por mí, que la única razón por la que yo estaba en ese película era por él, pero que ahora yo tenía que demostrarle porqué yo me había quedado con el personaje’.

La actriz recuerda que este “terrorismo psicológico” lo sufrió al menos dos veces, pues aunque sentía que esto no era normal, tampoco estaba segura de que fuera acoso.

“No fue algo directo, nunca intentó hacerme algo, nunca intentó tocarme, nunca lo propuso, nunca propuso que yo hiciera sexual con él, por lo tanto no estaba convencida de que me estaba acosando sexualmente, y como no estaba segura, el acoso lo permití mucho tiempo, y como no estaba segura, me sentí tonta por no estar segura y por permitir cosas como citas a las diez de la noche en su oficina, o tomarme fotos sin blusa, porque yo iba a tener varias escenas de desnudos en la película, entonces él me dijo ‘creo que tengo que verte desnuda, porque vamos a hacer escenas de desnudos, entonces necesito que te tomen fotos desnuda’.

“No me atreví a exponerlo, no me atreví a comentárselo a mi manager, no me atreví a comentárselo al actor, al escritor, a los productores, era solo el director y yo esta incomodidad, que yo la experimentaba porque yo sentía que era parte de y que era mi gran oportunidad, porque tal vez así era, porque era mi primer película”, sostuvo.

Núñez también narró que hubo una ocasión en la que el director le pidió que viera “una película semi-pornográfica”, con el argumento de enseñarle la atmósfera que quería crear en la película. “Yo sentía su presencia, él se paró atrás de mí y yo estaba sumamente incómoda y no dije absolutamente nada, simplemente me quedé sentada por dos horas y sufriendo”. 

A decir de la actriz, en los ensayos también existía esta presión.

“Me decía ‘Paola, siento que no estás demostrándome, siento que no me estás dando lo que puedes dar, necesito que me demuestres que quieres ser este personaje, y yo un día le contesté, ¿cómo te lo demuestro? He hecho todo lo que me has pedido, me he metido en el personaje, estamos ensayando, que más quieres hacer, tú eres el director, dime qué más, que necesitas específicamente que haga con el personaje’, y el respondió ‘no, necesito que me pruebes a mí que quieres el personaje, pruébamelo. Necesito ver algo que me convenza porque hasta ahorita no estoy convencido’.

“Fueron como dos meses de eso, me hizo sentir mal actriz, me hizo sentir que cada vez yo estaba muy desesperada, hasta en una de esas citas de las diez de la noche en su oficina yo estaba llorando y él me estaba gritando exactamente lo mismo, en ese momento dije efectivamente este es un acoso sexual y voy a perder la oportunidad de mi vida, salí llorando de la oficina y le hablé a mi manager y le dije lo que había pasado y le dije que quería renunciar, y renuncié”, agregó.

Contrario a Souza, Núñez y Stephanie Sigman, quienes no revelaron los nombres de sus agresores, la clavadista Azul Almazán, afirmó que fue acosada por su ex entrenador Francisco Rueda, a quien en un principio veía como una ejemplo a seguir.

“Era mi luz, mi esperanza, mi amigo, mi papá, yo vivía con él mucho más tiempo. Yo no vivía en mi casa, yo vivía con él, lo admiraba, lo adoraba, aparte él me mostró el sueño, me lo hizo palpable y me hizo creer que yo podría alcanzarlo”, contó.

La deportista recordó que cuando tenía 19 años (en 2001), a través de una carta, dio a conocer lo que le sucedió a ella y a otras de sus compañeras.

“Había mucha presión de que ‘hay que tener más tipo de comunicación’, y yo no lo entendía, los masajes que se daban eran muy incómodos, las situaciones que se vivían en competencias eran muy incómodas, entonces dije, esto ya no tiene nada que ver con el deporte.

El hecho de estar viendo películas pornográficas o el hecho de no tener ropa cuando vas a visitarlo y está nada más tapado con una cobija, el hecho de que hay alcohol en los cuartos, o que estén dando masajes en el cuarto del entrenador sin ropa y que tu tengas que hacerte ese masaje porque tienes bolas en la espalda por tirar plataforma, eso no es normal. Es normal que un fisiatra te lo haga, pero no es normal que te lo tenga que hacer tu entrenador en esas condiciones, hasta para yo que yo era una niña empezaba a incomodarme muchísimo esta situación”, señaló.

De acuerdo con el testimonio de Almazán, quien no entrara en este juego era excluida y aislada.

“Es cuando empieza mi infierno, porque yo tengo mi sueño aquí, lo he tocado durante tantos años, y de pronto por no entrar a un juego perverso deciden quitarme mis sueños, y me dicen ‘ahora a ver como le haces tú sola a año y medio de los Juegos Olímpicos’.

“Todas las mañanas pasar por esas cosas y aun así aguantar, aguantar y aguantar y decir voy a entrar a la mitad de su juego para poder llegar, eso realmente te empieza a arrancar pedacitos de vida poco a poco, y pues el momento en que yo llegué lo aproveché al máximo, pero dije ‘ya no más, yo ya no puedo estar aquí, tengo que salir’. Obviamente que hay una depresión tremenda por muchísimos años, que me tuve que curar en Estados Unidos, hubo muchos problemas en mi cuerpo y me costó muchos años salir de ese tipo de vida”, agregó.

Por su parte, Francisco Rueda, fue contactado por CNN para tener su postura pero dijo no estar interesado en hablar del tema. 

“Es muy desagradable la respuesta de Azul si yo solo la ayudé. Solo lo que tengo que hacer es el placer de llevarla a Juegos Olímpicos y conseguirle la beca en Houston que le permitió rehacer su vida. No tengo que decir, es lamentable el show y drama que hizo, yo nunca le escuché ninguna palabra en contra mía. Esos comentarios me perjudicaron mucho en ese momento. Y no quiero tocar el tema otra vez, ella tiene toda la libertad de hacer lo que quiera“, expresó.






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]