May busca renegociar la “salvaguarda” irlandesa con Bruselas y rechaza un segundo referéndum
Tras el rechazo al primer acuerdo negociado con Bruselas, la primera ministra británica presentó una alternativa al plan del Brexit ante la Cámara de los Comunes donde llamó a los legisladores a dejar del lado la idea de un segundo referéndum y rechazó la posibilidad de extender el Artículo 50 del Tratado de Lisboa.
Foto: Reuters

La primera ministra británica, Theresa May, presentó este lunes su “plan B” para la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE), tras el apabullante rechazo parlamentario hace casi una semana de la primera versión del acuerdo que negoció con Bruselas.

Ante la Cámara de los Comunes, dijo que espera que algunos legisladores dejen de reclamar un segundo referéndum, pues llevar a cabo uno podría “podría dañar la cohesión social al debilitar la fe en nuestra democracia”.

“Nuestro deber es implementar la decisión del primero.Tengo miedo de que un segundo referéndum sentaría un difícil precedente, que podría tener implicaciones significativas sobre cómo manejamos los plebiscitos en este país“, agregó.

Además, expresó su rechazo a la posibilidad de extender el Artículo 50 del Tratado de Lisboa, el cual daría una prórroga a Londres si los 27 miembros lo aprueban de manera unánime.

“Esto no es descartar un no acuerdo, sino simplemente extender el punto de decisión. Y es muy poco probable que la UE simplemente acepte extender el artículo 50 sin un plan sobre cómo vamos a aprobar un acuerdo“, dijo May.

May también reclamó a los legisladores que rechazaron la semana pasada el acuerdo de salida de la UE que clarifiquen qué alternativas proponen para solucionar el problema de la frontera irlandesa.

“En las próximas semanas seguiré hablando con mis colegas, incluido el DUP (partido unionista norirlandés), para considerar cómo podemos cumplir con nuestras obligaciones con la gente de Irlanda del Norte y de Irlanda, de una forma que podamos obtener el mayor apoyo posible en el Parlamento”, afirmó, y agregó que espera regresar a Bruselas para abordar el asunto con la Unión Europea.

La conservadora también aseguró que pretende que los miembros del Parlamento tengan más voz en torno a la futura relación comercial entre Londres y Bruselas.

La mandataria anunció también que el gobierno británico eliminará la tasa de 65 libras (75 euros) que cuesta a los comunitarios solicitar el “estatus de asentado” para quedarse en Reino Unido después del Brexit.

A finales de esta semana, la jefa de gobierno británica tiene previsto viajar a Bruselas para presentar su “plan B” antes de que éste sea votado el próximo 29 de enero, al término de un debate que durará varias horas y cuando se espera que los diputados presenten diversas enmiendas.

May presentó su plan alternativo con el fin de obtener el apoyo de la mayoría de los parlamentarios para lograr un acuerdo a través de la Cámara de los Comunes y evitar un escenario de retiro sin acuerdo.

La jefa de gobierno no tiene mayoría en la Cámara de los Comunes, por lo que necesita el apoyo de los 10 diputados del Partido Democrático Unionista (DUP) norirlandés para sacar adelante las leyes.

De acuerdo con The Sunday Times, el “plan B” de May consistirá en firmar con la República de Irlanda un tratado bilateral que permita eliminar del acuerdo con Bruselas la controvertida salvaguarda o “garantía”, diseñada para evitar una frontera física en las dos Irlandas.

Sin embargo, el gobierno irlandés ha advertido que el acuerdo de paz de Irlanda del Norte no es negociable.

Los parlamentarios, en especial los del DUP, rechazaron la salvaguarda porque temen que deje atado al país a las estructuras de la UE en contra de su voluntad, en caso de que Reino Unido y la UE tarden más de lo esperado en sellar un acuerdo comercial durante el periodo de transición, del 29 de marzo de 2019 a finales de 2020.

Si bien la estrategia de May es negociar un acuerdo bilateral con la República de Irlanda, los diputados rebeldes de distintos partidos están preparando diferentes enmiendas para extender el artículo 50 del Tratado de Lisboa con el objetivo de evitar el escenario caótico de un BREXIT sin acuerdo.

El acuerdo sobre la salida de Reino Unido de la UE, negociado por May con la Comisión Europea, fue rechazado el pasado 15 de enero por la Cámara de los Comunes, semanas antes de que se materialice el Brexit el próximo 29 de marzo.

May dio a conocer su nuevo plan alternativo después de haber sostenido reuniones con “espíritu constructivo” con ministros y líderes de diversos partidos, a excepción del líder laborista de la oposición, Jeremy Corbyn.

“Espero que reflexione sobre esa decisión”, dijo May al lamentar que Corbyn no participara en las platicas. (Con información de Ntmx)








Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.