Como Solalinde, Procuraduría de Guerrero aseguró que los estudiantes fueron quemados
Lo informado en principio por la fiscalía guerrerense coincide, en parte, con lo que ha afirmado recientemente el sacerdote, sobre que los 43 normalistas fueron asesinados.

El pasado 5 de octubre, la Procuraduría de Guerrero, a cargo de Iñaki Blanco, dio una versión de los hechos ocurridos el 26 de septiembre en Iguala, Guerrero: 

“Derivado de labores de inteligencia, se logró la detención de quienes dijeron llamarse: Honorio Antunez Osorio, alias el Patachín, de ocupación policía municipal de Iguala; Martín Alejandro Macedo Barrera de ocupación vendedor de narcóticos; Marco Antonio Ríos, sicario. Las citadas personas señalaron que trabajan para el grupo delincuencial Guerreros Unidos, identificando todos a un total de 30 efectivos de la policía municipal con integrantes de la organización. Además aceptaron haber participado en tráfico de drogas, secuestros y homicidios. Es de destacar que por la mañana del 4 de octubre, Martín Alejandro y Marco Antonio manifestaron haber participado directamente en el homicidio de estudiantes normalistas de Ayotzinapa, para lo cual les dieron seguimiento desde que llegaron a Iguala… les dieron seguimiento a bordo de dos camionetas… cerca del centro de dicha ciudad cuando accionaron sus armas en contra de los estudiantes, lograron que descendieran del autobús en el que se desplazaban algunos de ellos, procediendo a asegurar a 17, trasladándolos a la parte alta de un cerro de Pueblo Viejo, donde tienen fosas clandestinas, en donde indican que los ultimaron”.

“Los detenidos fueron constantes en manifestar que la instrucción de acudir al sitio en que se encontraban los normalistas la dio a quien ubican como el que da las órdenes en la Dirección de Seguridad Pública Municipal, Francisco Salgado Valladares, en tanto la instrucción de llevárselos y ultimarlos la recibieron de un sujeto apodado el Chucky, integrante y líder de los Guerreros Unidos”, continuó.

“El personal de la fiscalía del estado ha reportado que se encontraron un total de 28 cuerpos, algunos completos y otros fragmentados, los cuales presentan signos de calcinación. En tal sentido, conforme a la opinión de peritos en la materia, podemos señalar que en las fosas localizadas de Pueblo Viejo, se colocó una cama de ramas y troncos, sobre la cual se pusieron los cuerpos de las víctimas a quienes se les rozó una sustancia flamable… al parecer diesel, gasolina o petróleo“, agregó el fiscal estatal.

Después, el 9 de octubre, aparecieron 4 nuevas fosas clandestinas en Iguala, para dar un total de 9; sin embargo de éstas últimas no se especificó si encontraron cuerpos.

El gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, enturbió más las aguas: el 11 de octubre, declaró que no todos los cuerpos hallados en las fosas clandestinas son de estudiantes normalistas y dijo tener fe en encontrar con vida a los 43normalistas de Ayotzinapa. Ese mismo día, horas después, el procurador Jesús Murilo Karam dijo que no podía afirmar ni desmentir los dichos del mandatario estatal, para no prestarse a especulaciones.

La primera versión de la Procuraduría de Guerrero se cayó días después, el 14 de octubre, cuando el titular de la PGR salió a decir que los 28 cuerpos encontrados en las referidas fosas, no correspondían a los cuerpos de estudiantes. Tampoco dijo a quienes sí correspondían. 

Empero, la investigación de la fiscalía guerrerense -antes de que la PGR la tomara en sus manos-, coincide con lo que ha declarado recientemente el padre Alejandro Solalinde, quien con base en testimonios ha sostenido que a los estudiantes los asesinaron, quemándolos vivos.

Primero, el pasado viernes, el sacerdote declaró a la agencia Nóvosti:

“Estaban heridos, y así como estaban heridos, los quemaron vivos, les pusieron diésel. Eso se va a saber, dicen que hasta les pusieron madera, algunos de ellos estaban vivos… La primera información directa la tuve el domingo pasado. La segunda la tuve ayer, en la Ciudad de México. Lo primero que supe es que hay testigos, pero tienen miedo de hablar, son testigos de los mismos policías… Siempre hay alguien que tiene conciencia; pero si hablan temen que los vayan a matar. Dicen que a unos jóvenes los quemaron vivos y los mataron”, describió.

El fin de semana, Solalinde habló con más medios y reforzó sus declaraciones. Además, sostuvo que “no es simulando, hay que decírselo al gobierno, no es simulando la realidad, tapando el sol con un dedo, manejando políticamente la tragedia como se van a solucionar las cosas”.

Este lunes, en entrevista para Noticias MVS primera emisión, el religioso agregó: “La gente (testigos) tiene miedo, pero aseguran que todos los 43 fueron llevados, algunos heridos, los hicieron caminar hasta un lugar donde sucedió eso… habría varias fosas donde los colocaron… les pusieron diesel y los quemaron”.

“La primera información que me dieron fueron que algunos (fueron quemados) en el curso de la semana, ayer mismo (domingo), me dijeron que no eran unos cuantos, fueron todos”, indicó.

Sin embargo, la PGR aún mantiene hasta este 20 de octubre la versión de los 43 desaparecidos.

“De los desaparecidos yo siempre me he referido, y se lo quiero insistir con contundencia, como desaparecidos. Mientras yo no tenga evidencia de otra cosa para mí están desaparecidos simplemente”, sostuvo el viernes Murillo Karam.

El rompecabezas se sigue armando… con piezas que no terminan por cuadrar. 

*Estenográfica de la investigación de la Procuraduría de Guerrero, presentada el 5 de octubre:

Resultado de la investigación de la Procuraduría General de Justicia en relación con los hechos violento… by Aristegui Noticias






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]