¿Qué pasará con las Tiendas Superissste? Su nuevo director responde; bajo auditoría, contratos por 695 mdp
El último año de la administración de Luis Alonso Reza, se hicieron contrataciones por 695 millones de pesos que hoy están bajo auditoría de la contraloría interna, revela su nuevo director. El Superissste recuperará su razón de ser, asegura en entrevista.
Foto: Isabel Mateos/ Archivo Cuartoscuro

Por Ana Lilia Pérez

Luego de la difusión de la serie “Superissste: ¿Qué demonios pasó aquí?”, investigación de Aristegui Noticias, y que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) confirmó los datos presentados incluyéndolos en sus resultados a la Cuenta Pública 2017, la actual administración de Superissste, en voz de su director Roberto Revilla Ostos, explica que ya se suspendieron las contrataciones por convenio consideradas irregulares, y que actualmente están bajo auditoría contratos de 2018.

“Superissste retomará su razón de ser, se acabaron los contratos interinstitucionales que no tengan relación con el objeto de las tiendas de abasto”, asegura Roberto Revilla.

Las investigaciones periodísticas de Aristegui Noticias revelaron que la cadena de tiendas del Issste, que tenían como esencia el de tiendas de abasto a bajo costo, como tal habían sido aniquiladas para convertirlas en un mecanismo de triangulación de recursos públicos mediante supuestas ventas por convenio, algunas de ellas ficticias.

Tras el cierre de 266 tiendas, las 70 restantes fueron prácticamente convertidas en elefantes blancos –cuyos gastos de operación cuestan dos millones de pesos diarios–, pero el uso real que se daba a estas era triangular recursos de otras dependencias, en un mecanismo donde se simulaban compras directas al amparo del artículo 1 de la Ley de Adquisiciones, mediante “convenios”.

Las investigaciones periodísticas concluyeron que Superissste incumplía su mandato constitucional y se usaba como mecanismo de contrataciones discrecionales con áreas gubernamentales federales y locales como el Issste, Cofepris, y la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de la Ciudad de México, entre otras.

La ASF auditó algunas de esas contrataciones y en su informe de la Cuenta Pública 2017, presentado en febrero de este año, llegó a los mismos resultados, y recomendó que se regulara.

Ahora, dice el actual director “nosotros vendemos productos de consumo, nosotros nos vamos a limitar a eso, y no vamos a llevar a cabo ninguna venta de algo que no tenga que ver con la razón de ser de las tiendas”.

Roberto Revilla revela que en 2018 –el último de la administración de Luis Alonso Reza Olivas– todavía se hicieron contrataciones por 695 millones de pesos, con el  Issste, Cofepris y la SSP, por lo que, dice, ha solicitado al Órgano Interno de Control lleve a cabo la investigación.

Explica que no sólo están bajo auditoría esos contratos, sino que también “ya se inició la auditoría al área de control a los contratos, en el área de abasto, en compras, en el área de control y supervisión a todas las unidades y ventas, mermas”.

Adiós a la Tienda 14

Respecto a las llamadas ventas por catálogo que hacía la suigeneris Tienda 14, asegura que ya se suspendieron, y que ésta dejó de operar definitivamente.

“Hay una instrucción directa del director de Issste de no llevar a cabo ni una de estas operaciones. No hay ni habrá, eso no va a volver a suceder en el Superissste”.

Habla de las condiciones financieras en las que recibió las tiendas:

Detalla que los números con los que recibió las tiendas son justo los que reportó Aristegui Noticias en la investigación periodística: adeudos con proveedores por 650 millones de pesos, y sólo 60 millones de pesos en mercancías, es decir, un déficit de 590 millones en los inventarios. Casi el 50 por ciento de esos adeudos, revela, están en procesos litigiosos.

No obstante los números rojos, asegura, las tiendas pueden ser autosustentables. Explica que está en marcha un plan de reestructuración, y que “Superissste retomará su razón de ser, lo que establece el artículo 123, volver a ser las tiendas económicas de los trabajadores, y donde ellos puedan encontrar los productos de la canasta básica y a buenos precios”.

Asegura que “se acabaron los contratos interinstitucionales que no tengan relación con el objeto de las tiendas de abasto”.

(Te puede interesar: Superissste reconoce triangulación para evadir licitaciones)

Punto de quiebre

Revilla explica que las tiendas eran autosustentables, pero que en el año 2000 se dio un punto de quiebre a partir de la mala aplicación del programa de medicinas express, con el cual, las farmacias de Superissste comenzaron a destinar buen parte de sus ingresos a adquirir medicamentos que entregaban a los derechohabientes del Issste, pero el Superissste dejó de cobrarle al Issste.

“Hubo allí un problema de flujo que muchas veces las tiendas tardaron mucho tiempo en hacer esa cobranza, y no cobraban ni se hacía el pago en tiempo y forma. Empezaron a agarrar recursos de los proveedores de las tiendas  para también poder financiar las medicinas, y allí comienza a darse el problema con las tiendas, se empieza a dejar de pagar a los proveedores y empieza el problema. La idea no era mala, pero se aplicó mal. Y acabó siendo un problema financiero, porque no se aplicó correctamente, y empieza a crecer las necesidades de recursos.

“Llega la administración del presidente Peña y ve esta problemática con ya pasivos muy grandes y decide cerrar y había unas cuentas por cobrar muy altas, pero esto era con el Issste y deciden cerrar pero ya veía el problema con los proveedores con las tiendas. El sistema de farmacias cerró por completo, pero se quedan las tiendas pero ya muy afectadas porque ya muchos de los proveedores ya hacían salido por esta falta de pago.

“De allí estas otras estrategias, creo que esta estrategia tampoco fue lo mejor, tan es así que tenemos estos problemas. Debía corresponder lo que se debía a proveedores con el inventario, lamentablemente eso no correspondía”.

La reestructuración

Roberto Revilla dice que la nómina de Superissste se reducirá a 600 millones de pesos, con una plantilla de entre 1800 a 1900 trabajadores, 800 de estos cajeras.

Habla de una “disciplina operativa”, para hacer autosustentable las tiendas, y explica que además de negociaciones con proveedores de marcas líderes, se está incorporando a productores locales y regionales, para introducir productos de manufactura directa.

“Lo que nos interesa es que en nuestras tiendas haya productos de calidad, económicos y sobre todo que sean del gusto de los consumidores”, porque, dice, “la única forma en que vamos a hacer que funcione es incrementando las ventas, y hacer de este sistema a lo que fue en su momento este sistema”.

Para hacer sustentables las tiendas, dice, “hay un conjunto de estrategias, básicamente van orientadas al abasto, a la comercialización, al tema de recursos humanos y a lo que tiene que ver con el aspecto financiero y administrativo de la empresa”.

Detalla la logística: “En la parte de abasto lo voy a vincular en lo que tiene que ver con los proveedores y eso es la negociación que se esta realizando con los proveedores en las nuevas condiciones, y con los productores en las mejores condiciones de mercado. Estamos negociando acuerdos con productores para ofrecer productos a buenos precios , eso nos esta ayudando a que la gente llegue a las tiendas con productores económicos”.

Agrega que se operará con centros de distribución: “Estos centros de distribución van a los centros como la central de abasto, recogen los productos y los llevan a estos centros y de allí los distribuyen, eso genera ahorros, y esos ahorros se van a  reflejar en los precios y en los márgenes que vamos teniendo. Ya están empezando a operar, hay uno en Ciudad de México.”

-¿Usted vio la serie de Superissste que presentamos?

-Si claro, y me dio mucha tristeza, y la verdad estaba allí en el reportaje, así estaba.

-Le ofrecen la dirección, ¿que dijo?

Es un reto, ¿por qué no darle la oportunidad de regresar?, todo mundo quiere esas tiendas.

Ahora, dice, “lo único que nos corresponde es hacerlo bien, hacerlo de manera transparente y si todos aportamos algo creo que podremos lograr hacer de estas tiendas lo que fueron hace años: un orgullo del Issste y del país. El compromiso es que los trabajadores tengan una canasta básica económica y que puedan contar con productos al alcance de la economía familiar”.

El titular de Superissste se comprometió a exponer a este medio el resultados de las auditorías.



Temas relacionados:
ISSSTE
Sociedad





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.