Cancelar por completo publicidad oficial; se debe crear fondo de respaldo a la prensa de calidad: Trejo Delarbre
El investigador de la UNAM advirtió que disminuir al mínimo las oficinas de comunicación puede derivar en el "reforzamiento de un discurso único, centralizado y unipersonal del Gobierno Federal".

Concentrar a los medios públicos en una sola entidad de información gubernamental y disminuir al mínimo las oficinas de comunicación de las entidades gubernamentales, como propuso el presidente Andrés Manuel López Obrador, implicaría un retroceso, afirmó Raúl Trejo Delarbre, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). 

Recordó que el mandatario federal mencionó que cada uno de los medios de comunicación del Estado tiene su propia política, por lo que destacó la necesidad de crear una coordinación para articular todos los datos y mensajes públicos, con el propósito de garantizar a los mexicanos el derecho la información.

Sin embargo, de acuerdo con un comunicado, el académico señaló que si se trata de mejorar los medios públicos en México con este modelo, “habría que pensar en que no estuvieran subordinados al gobierno, sino que tuvieran un manejo presupuestal y editorial diferentes”.

Ante el anuncio de reducir al mínimo las oficinas de prensa de las entidades federales, consideró la necesidad de “ver bajo qué criterios ocurriría, y las consecuencias que esa decisión”, ya que si bien es entendible que se busque ahorrar recursos, algunas organizaciones han alertado sobre la posibilidad de que la centralización de instituciones dedicadas a la comunicación implique el impulso de un discurso único en detrimento de la diversidad.

“Hasta ahora, en lo único en que pudiera redundar esa medida sería en el reforzamiento de un discurso único, centralizado y unipersonal del Gobierno Federal. No se sabe al día de hoy cuál sería el alcance de esa decisión. El intento de una racionalización administrativa podría convertirse en nuevos conflictos burocráticos“, abundó.

Publicidad oficial debería cancelarse por completo

Sobre el anuncio que hizo la nueva administración de reducir en 50 por ciento el gasto en publicidad gubernamental, el académico estimó una afectación a los medios en general.

“Si el presidente dice que no se trata de favorecer a ningún medio, entonces tiene que especificar con qué principios se asignarán los recursos para que, por ejemplo, algunas televisoras no reciban mucho más que otras. Pero, inevitablemente habría medios que desaparecerían“, anotó.

Trejo Delarbre propuso que en lugar de disminuir 50 por ciento la publicidad oficial, ésta “tendría que ser cancelada por completo: ni un peso de dinero fiscal a los medios de comunicación. Yo sé que esto es muy impopular, porque existen centenares de medios impresos, principalmente, que dependen de la publicidad oficial para vivir”.

Una segunda medida, anotó, es que el Estado cree un fondo de respaldo a la prensa de calidad, y que una comisión independiente integrada por periodistas, académicos y sociedad civil (que no dependa del gobierno) maneje ese fondo, que podría equivaler a un porcentaje pequeño de lo que hoy es la publicidad oficial, y destinarse a patrocinar publicaciones culturales, en lenguas indígenas y locales, entre otras.

Para normar ese fondo, propuso, “en ningún caso el dinero otorgado a cada medio debería ir más allá del 50 por ciento de sus ingresos, además de trabajar para recibir el respaldo de la sociedad. Tampoco debería entregarse por más de dos años, para que se vaya renovando”.

Por otro lado, el investigador recordó que la ley obliga a los medios de comunicación a brindar al gobierno espacios de 30 minutos en radio y televisión abierta (tiempos oficiales) y también existe un tiempo fiscal.

Con eso, señaló,  el Estado tendría lo suficiente para difundir avisos de emergencias por desastres, o campañas de vacunación.






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.