Oficialistas irrumpen en la Catedral de Managua agrediendo a madres de presos políticos y sacerdote | Video
Los afectados acusaron a los uniformados de permitir el ingreso de los agresores a la sede religiosa, en donde un grupo de madres de presos políticos protesta pacíficamente.
Foto: Reuters

Este martes, el Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Nicaragua, Silvio José Báez condenó la violencia de la que el párroco Rodolfo López y Sor Arelys Guzmán, fueron víctimas luego de que un grupo de oficialistas irrumpió en la Catedral de Managua en donde un grupo de madres de presos políticos permanecen en huelga de hambre.

“Condeno la profanación de la Catedral de Managua”, escribió Báez en un mensaje a través de Twitter. “Estoy cercano con mi oración a los sacerdotes y a toda la Iglesia del país que sufre persecución”.

El pasado lunes, la Catedral de Managua se convirtió en un campo de batalla cuando un grupo de simpatizantes del presidente Daniel Ortega irrumpió y atacó al sacedorte Rodolfo López y a la religiosa Sor Arelys Guzmán.

Al menos nueve madres de “presos políticos” permanecen desde la semana pasada al interior de la Catedral de Managua en huelga de hambre para exigir al mandatario nicaragüense la liberación de sus hijos.  De acuerdo con videos difundidos en redes sociales, los orteguistas intimidaron a las mujeres.

La Arquidiócesis de Managua pidió al mandatario del país que “tome acciones inmediatas para que se respeten todos nuestros centros católicos, así mismo a la Policía Nacional que retire sus tropas que asedian e intimidan la Catedral y nuestras parroquias”.

Los afectados acusaron a los uniformados de permitir el ingreso de los agresores, aunque las autoridades señalaron que el grupo enfurecido rompió a la fuerza los candados del lugar, versión de la que las personas atacadas dudan, pues desde la convocatoria de la huelga la policía bloqueó los accesos a la catedral y tiene control total.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó la violencia contra madres y religiosos en manos de civiles. A través de un pronunciamiento, exigió al Estado de Nicaragua investigar esos hechos, detener asedio policial a templos y familiares de presos políticos.

En tanto, el hostigamiento continúa en la iglesia de San Miguel Arcángel en Masaya, la cual fue rodeada desde el pasado domingo por la Policía Nacional y paramilitares de Nicaragua.

En el recinto, donde las autoridades ya les han privado de los servicios básicos como luz y agua, las mujeres cumplieron este martes cuatro días en ayuno como protesta pacífica. Sin embargo, han sufrido hostigamiento y agresiones por parte de las fuerzas policiales que han cercado el recinto.

Las madres han recibido comentarios como: “se van a morir” y otras frases intimidantes por parte de los agentes, según denuncia Yonarqui Martínez, defensora de derechos humanos conocida como “la abogada de los presos políticos” y quien se encuentra también atrapada en el sitio.

Las acompaña el párroco de San Miguel, Edwing Román, quien a través de sus redes sociales ha denunciado las agresiones que enfrentan no sólo las manifestantes, sino también quienes se acercan a la iglesia.

El acceso al lugar está restringido tanto para simpatizantes de la causa como para medios de comunicación y quien se acerca corren el riesgo de ser detenido, como 13 jóvenes que el pasado jueves intentaron pasar agua a la parroquia y fueron llevados a la cárcel de El Chipote, en Managua.



Temas relacionados:
América Latina
Nicaragua
Violencia





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.