Priorizar adultos mayores indígenas no es racismo, es acción positiva: Federico Navarrete
El historiador Federico Navarrete explicó que las políticas de gobierno que priorizan a la población indígena, para compensar la desigualdad que padecen, no son racistas.
Foro: Saúl López/ Cuartoscuro

Luego de la controversia que generó la propuesta del presidente López Obrador de instituir en la Constitución que la población indígena pueda obtener la pensión de adultos mayores tres años antes que a la población general, el historiador Federico Navarrete explicó que no se trata de racismo como acusaron algunos, sino de compensar las condiciones de desigualdad que padecen.

“Lo que está haciendo el gobierno no es discriminar a favor de los indígenas, sino es buscar contrarrestar las discriminaciones que los indígenas han sufrido a lo largo de toda su vida por medio de este adelanto de la pensión para adultos mayores a los hablantes de lengua indígena”.

En entrevista para Aristegui en Vivo, Navarrete explicó que los grupos indígenas en México padecen de mayores índices de analfabetismo, falta de acceso a servicios de salud y mayor mortalidad por enfermedades curables.

“No es que esté incurriendo en discriminación, se está respondiendo a discriminaciones que existen, respondiendo al hecho de que las poblaciones indígenas generalmente tienen menos educación, generalmente tienen menos acceso a servicios de salud, y un estudio reciente de Oxfam demostró que, además, cuando hacen el mismo trabajo que los mestizos les pagan menos”.

El historiador consideró que este debate “ha hecho visible algo que todos sabíamos que existía en México, algo que por mucho tiempo había sido de mala educación reconocer, algo que no se quería admitir: la existencia de un profundo racismo en nuestro país, un racismo que tiende a menospreciar a las personas con piel más oscura, con una apariencia física o una cultura más indígena”.

“También (visibilizó) la necesidad de empezar a debatir como sociedad cómo vamos a combatir esas formas de discriminación”.

Navarrete destacó como el empleo de los términos mestizo e indígena por el presidente López Obrador molestó a un sector de la población, siendo que es una categoría que el Estado mexicano ha empleado por mucho tiempo para diferenciar a un hispanohablante y a una persona que habla una lengua originaria y se identifica como parte de un grupo étnico.

Respecto a las críticas que ha desatado la llegada a México de Evo Morales como asilado político, el historiador consideró discriminatorio el que una parte de la opinión pública apruebe cuando el gobierno mexicano asiló a los españoles durante su Guerra Civil y a judíos durante la Segunda Guerra Mundial, pero rechace al boliviano por su condición de indígena.

“Ahí claramente hay una idea de que no vale lo mismo una persona indígena que viene de Bolivia, a una persona blanca que proviene de Europa. Ahí claramente hay una devaluación de la persona de Evo Morales por su origen”.

Finalmente, consideró ridículo cuando se criticó la forma acomodada en cómo vivía en el país, propias de un mandatario.

Parecía que fuera una traición a su raza porque, en teoría, los indígenas sólo pueden ser pobres, sólo deben andar con huaraches, sólo pueden vivir en casas humildes. Entonces alguien que ya no vive en esas condiciones, o ya no es indígena o está traicionando a su raza”, refirió. 

Ve aquí la entrevista completa con Federico Navarrete:



Temas relacionados:
AMLO
Indígenas
Poderes





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.