El lado oscuro del balón (Video)
Rafael Márquez, señalado como presunto testaferro del narcotráfico, es un caso más en la relación entre el futbol mexicano con el crimen organizado.
(Foto: Twitter @AYMSports)

El señalamiento del Departamento del Tesoro de Estados Unidos a Rafael Márquez, capitán de la Selección Mexicana, como presunto testaferro del narcotraficante Raúl Flores Hernández, alías “El Tío”, cayó como bomba y da motivo para recordar otros casos en los que el futbol mexicano ha sido relacionado con el crimen organizado.

Mientras que el defensa michoacano libra una cruzada, junto a sus abogados, para demostrar su inocencia y limpiar su nombre, desde que el 9 de agosto fue implicado en la organización ilegal de “Los Flores”, cuyo líder se encuentra actualmente recluido en el penal de máxima seguridad del Altiplano en Almoloya de Juárez, hay otros casos conocidos y documentados en los que se demuestra la participación de la mafia en el balompié mexicano.

“El Futbolista”
Detenido por la Policía Federal en el 2014, Tirso Martínez Sánchez, considerado responsable de introducir 76 toneladas de cocaína entre 2000 y 2003 a Estados Unidos, fue también señalado por lavar dinero a través de los equipos Querétaro, Irapuato y Celaya. Vinculado al Cártel de Juárez y otros grupos criminales mexicanos y colombianos, Mártínez Sánchez, quien era compadre de Amado Carrillo “El Señor de los Cielos” y Arturo Beltrán Leyva “El Barbas”, fue dueño de los “Freseros”, equipo que ascendió a la Primera División en 2002, para después en 2004 ser desafiliado por la FMF, junto a los “Gallos Blancos”, bajo el argumento de reducir de 20 a 18 los clubes en el máximo circuito, aunque se sabe que el trasfondo fueron los vínculos del también conocido como “El Futbolista” o “El Doctor” con el narcotráfico y el lavado de dinero. En 2015 fue extraditado a Estados Unidos.

Un “Gato” entre las rejas
Omar Ortiz, ex portero del Monterrey, Celaya, Necaxa, Jaguares y Atlante, terminó en la cárcel, luego que se descubriera su participación en dos secuestros acreditados al Cártel del Golfo, por los que cobró más de 200 mil pesos. En enero del 2012 fue acusado de pertenecer a la organización criminal, donde ejercía como informante. Su trabajo consistía en marcar los objetivos y recabar información para facilitar el secuestro. Al “Gato” Ortiz lo vincularon con dos de los 20 secuestros que le imputan a la banda, entre ellos, el del marido de la cantante Gloria Trevi. A cambio, el exfutbolista recibió 100 mil por cada rescate. Acusado de privación ilegal de la libertad y asociación delictiva, Ortiz Uribe está internado en el penal de Cadereyta, Nuevo León, donde cumple condena. En abril circularon fotos en las redes sociales donde el ex arquero luce salvajemente golpeado, luego de los disturbios en el centro de reclusión.

Empresario en fuera de lugar
En 1994, Carlos Ahumada, empresario de origen argentino, fue acusado de recibir 94 mil dólares del narcotráfico, cuando era propietario de los equipos León (Primera A) y Santos Laguna (Primera División). La Procuraduría General de la República (PGR) intervino los equipos por el presunto lavado de dinero de su propietario. Ahumada Kurtz ha sido involucrado en “la ruta de la efedrina”, un caso de tráfico de precursores químicos y metanfetaminas de Argentina a México, cuyas ganancias habrían sido “lavadas” en la compra y venta de futbolistas. Además de León y Santos Laguna, Carlos Ahumada ha sido parte de la directiva de otros tres equipos en Argentina, Talleres de Córdoba, Juventud Unida Universitario y Club Sportivo Estudiantes de San Luis, cuatro de los cuales los dejó en una profunda crisis económica y deportiva. El empresario estuvo involucrado en asuntos ilegales como el uso de documentos falsos para permanecer en México, los videoescándalos con los políticos perredistas René Bejarano y Carlos Imaz, así como evasión fiscal y el fraude realizado en la Delegación Gustavo A. Madero, motivo por el cual permaneció cuatro años en la cárcel.

Borgetti, invitado de Arellano Félix
En 2013, Jared Borgetti, segundo goleador histórico de la Selección Mexicana de Futbol, asistió a la fiesta por el cumpleaños 63 de Francisco Rafael Arellano Félix, evento en el que un hombre vestido de payaso ejecutó al capo sinaloense. La reputación del exfutbolista del Atlas y Santos Laguna quedó manchada, luego de hacerse pública la foto en la que aparece en gran abrazo con el exlíder del Cártel de Tijuana.

Sueño europeo, bajo sospecha.
José Manuel Corona estuvo envuelto en la sospecha, luego de que el Grupo Comercializador Cónclave SA de CV, ligado a un operador financiero del Cártel de Juárez, participó en el traspaso del delantero sonorense al Twente de Holanda en 2013, y posteriormente al Porto de Portugal, en 2015; esto de acuerdo con documentos filtrados por el sitio Football Leaks.
Esta misma empresa había participado en diciembre de 2012 en el traspaso de Diego Reyes del América al Porto de Portugal, en una transacción de 9 millones de euros, en la que Cónclave y el promotor Matías Bunge cobraron una comisión de 1.2 millones de euros.
En el caso del “Tecatito”, Cónclave y el promotor Bunge, junto con la empresa Representaciones Internacionales Vijai, se embolsaron 7.5 millones de euros en menos de dos años. Grupo Comercializador Cónclave estaba ligada a Rodolfo David Dávila Córdova, un ex directivo del Banco de México, quien fue sentenciado por haber sido operador financiero del Cártel de Juárez.

Innegable es la presencia del narcotráfico y su gran poder económico en el futbol mexicano, como en su momento el entonces presidente de la Liga MX, Decio de María Serrano, hoy dirigente de la Federación Mexicana de Futbol, declaró al publicase la investigación hecha por RCN, cadena televisiva colombiana, donde se aseguró que varios capos de la droga como Diego León Montoya “Don Diego” y Juan Carlos Ramírez “El Chupeta”, exlíderes del Cártel del Norte Valle, habían lavado dinero a través de importantes clubes aztecas.

“Es muy difícil asegurar al 100 por ciento que no hay vínculos, el tema del narcotráfico es algo muy delicado actualmente y en cualquier empresa puede haber. Nosotros seguimos al pie de la letra nuestros códigos y cuadernos de cargos de todos los afiliados, pero de ahí a asegurar que es infalible, pues no. Hoy el tema del narcotráfico es un tema muy fuerte y más allá de los controles que puedas tener en la industria, en la mía, en la tuya y en las terceras, siempre existe la posibilidad de… De ahí a que no tengamos protocolos, los tenemos; los seguimos y los medimos de manera recurrente. Las posibilidades siempre existen”.

Hoy, Rafael Márquez juega su “partido más difícil”, como él mismo declaró ante los medios de comunicación, donde negó toda relación con grupos criminales. Habrá que darle el beneficio de la duda en virtud de una carrera deportiva limpia, sin escándalos y muy exitosa, aunque en estos temas es mejor no adelantar juicios y menos meter las manos al fuego por alguien.

banner-deportes






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]