Ayotzinapa: Profesor de educación física, preso por error de la PGR
El 12 de marzo pasado se anunció la captura de "La Rana", pero la CNDH concluyó que se trata de la persona equivocada.
(Foto: Archivo Cuartoscuro).

La Procuraduría General de la República (PGR) acusó por error a Erick Ulises Sandoval Rodríguez de haber participado en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, al confundirlo con Édgar Sandoval Albarrán, quien a diferencia del hombre erróneamente encarcelado se encuentra libre.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) reveló el lunes “evidencias indubitables” demuestran el error que la PGR se ha negado a corregir y que ha provocado que Erick Ulises Sandoval Rodríguez permanezca injustamente en prisión desde el 12 de marzo pasado.

No existen en el expediente del caso pruebas que indiquen que Erick Ulises es la persona que varios detenidos por el caso Ayotzinapa señalan como participante en la desaparición de los estudiantes, señaló la CNDH en un documento.

Las únicas semejanzas entre Erick Ulises Sandoval Rodríguez y Édgar Sandoval Albarrán son que comparten el primer apellido, tienen el mismo apodo, “La Rana”, y son originarios de Cocula, Guerrero.

La PGR ha desestimado el hecho de que las características de Erick Ulises no corresponden al retrato hablado 79573, elaborado por peritos de la Procuraduría, el 31 de octubre de 2014 y en cuya base anotaron: “La Rana o Güereque o Edgar (sicario)”.

El retrato señala a una persona de 27 años con una cicatriz de 1 centímetro en la muñeca de la mano izquierda, un lunar sin pigmentación en el mentón y un piercing en el trago (arriba del lóbulo) de cada oreja.

Erick tenía 32 años al momento de su detención y una perito médica certificó que no tiene un lunar en el mentón, ni una cicatriz en la muñeca izquierda ni cicatrices por el uso de piercings en el trago de sus orejas.

En el retrato hablado también se menciona que “La Rana o Güereque” tiene dos tatuajes, uno con la figura de una rana color verde en la espalda y otro con la figura de 3 flamas color verde cerca de la muñeca de la mano izquierda.

Pese a que Erick Ulises demostró que no tenía tatuajes, el juez de la causa lo puso en duda y no descartó la posibilidad de que el detenido se los hubiera retirado a propósito. La misma perito médica que certificó las diferencias físicas entre Erick y el retrato hablado concluyó que no existía rastro alguno de tatuajes en Erick ni de que éste se hubiera quitado los mismos.

“Todos estos, elementos constantes en el expediente que ninguna instancia ni policial, ministerial, ni judicial, ha tomado en consideración hasta hoy que lo hace la CNDH”, afirmó la Comisión.

 

Erick Ulises informó del error a PGR antes de su detención

Cuando se enteró de que la PGR ofrecía una recompensa a cambio de datos que facilitaran su captura, el propio Erick Ulises Sandoval Gutiérrez entregó información suya directamente a la Oficina de Investigación responsable del “Caso Iguala” de la Procuraduría.

De acuerdo con la CNDH, la casa del padre de Erick fue allanada y luego, “indebida e ilegalmente”, trataron de llevarse a su padre tras haberlo retenido durante 3 horas en el domicilio, sustrayendo objetos y fotografías sin permiso.

Después de ese allanamiento, familiares de Erick proporcionaron a la PGR su domicilio, en muestra de que no tenía razón para esconderse, pero la PGR, abusando de la buena fe y disposición de su familia, usó esa información para detenerlo inmediatamente.

 

“El Güereque” y “La Rana”

Por medio de una investigación, la CNDH no sólo comprobó que Erick Ulises Sandoval Gutiérrez había sido detenido y permanece en la cárcel por error, sino que encontró la identidad y la ubicación del probable participante en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

En 12 entrevistas realizadas por visitadores adjuntos de la Comisión en Cocula, Guerrero, pobladores identificaron a Erick como profesor de educación física y lo describieron como una persona de trabajo.

Uno de los detenidos por la desaparición de los jóvenes, Felipe Rodríguez Salgado, “El Cepillo”, también identificó a Erick como el profesor de educación física del pueblo y comentó a la CNDH que previamente su esposa le había contado por teléfono sobre la captura de “el profe”.

Además, familiares de Erick se entrevistaron con una persona cercana a Édgar Sandoval Albarrán, quien no sólo es identificado como “La Rana” (mismo apodo de Erick) sino como “El Güereque”. El allegado a Édgar Sandoval confirmó que “El Güereque” le había mostrado alguna vez su tatuaje de rana y les dio los datos de contacto del tatuador que se lo hizo.

La CNDH visitó al tatuador, quien confirmó haber hecho el tatuaje a Édgar en 2007.

Con esta información, la Comisión logró conocer que Édgar Sandoval Albarrán vive en California, Estados Unidos, con su esposa en una casa que es propiedad de un tío de la mujer.

La información fue compartida con la PGR desde el 23 de mayo pasado, pero la Procuraduría no sólo hizo caso omiso sino que continuó buscando evidencias que vincularan a Erick con la desaparición de los estudiantes antes de responder a la CNDH que estaba materialmente imposibilitada para actuar.

“La precipitación, la superficialidad y la falta de exhaustividad en las indagaciones de la Procuraduría General de la República y de las instancias policiales federales, particularmente de agentes del Ministerio Público de la Federación y de elementos de las Policías, Federal y Federal Ministerial, propiciaron la detención equívoca de Erick Uriel Sandoval Rodríguez”, concluyó la CNDH.






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]